La actualización de la matriz insumo-producto

Para el análisis de la estructura productiva del país y para la elaboración de las cuentas nacionales, así como de las proyecciones para el diseño de la política económica, es de fundamental importancia contar con la matriz de insumo-producto actualizada.

Esto permite vincular los distintos actores que intervienen en los procesos relacionando el origen y usos de los flujos de bienes y de las valuaciones a precios de productor y comprador.

La información que proporcionan estas matrices sirve de base, no sólo para la programación económica, sino también para la construcción de sofisticados modelos de previsión y simulación, además de las tradicionales aplicaciones sobre requerimientos productivos, suministros de insumos, efectos multiplicativos y protección efectiva, agregándose ahora temas como las relaciones entre medio ambiente y sistema productivo, cambio tecnológico, migración interregional e internacional, y la evaluación de decisiones gubernamentales en materia fiscal, comercial y de inversión.

En 1953, el Banco Central elaboró una matriz de insumo-producto del país, que posteriormente se denominó matriz base publicado con el título de Transacciones de bienes intermedios del sector manufacturero argentino, que comprendía las transacciones totales de bienes nacionales e importados, valuados a precio del usuario.

Años después, el Consejo Nacional de Desarrollo (Conade) publicó una Actualización de la matriz base del 53, basada en la actualización en los precios relativos, utilizando los mismos coeficientes técnicos, pero debe tenerse especialmente en cuenta que la variación de los mismos modifica sustancialmente los resultados.

La matriz insumo-producto son cuadros de doble entrada que registran en un cierto período y un área geográfica determinada las operaciones sobre bienes y servicios efectuados por los distintos participantes o agentes económicos, que son los usuarios intermedios o finales y los productores, y los bienes y servicios clasificados de acuerdo con las ramas de actividad económica que los generan.

Para ello es imprescindible contar con la información necesaria mediante encuestas en establecimientos de todo el país, tanto de los sectores productivos como del comercio y servicios.

La matriz es un instrumento que tiene la capacidad de integrar en un esquema contable relativamente simple, el complejo conjunto de relaciones que conforman la estructura productiva, permitiendo mejorar las tareas de planeamiento, evaluación y reordenamiento territorial, otorgando una versatilidad y adaptabilidad a las condiciones actuales.

Debemos tener en cuenta los importantes cambios tecnológicos, de precios relativos y pautas de consumo, no permiten extrapolar las relaciones recíprocas, ya que han cambiado los coeficientes técnicos que las vinculan, por lo que un nuevo relevamiento de los mismos se hace imprescindible tanto para poder estimar resultados y costos como los efectos e impactos derivados de un sector sobre los demás.

Es auspicioso destacar que se conoció el decreto 1098/97, por el cual se declaró de interés nacional la realización durante este año de encuestas a establecimientos de todo el país con objeto de determinar la matriz de insumo-producto, para lo cual se creó un comité técnico en el ámbito de la Secretaría de Política Económica, que tendrá a su cargo el diseño metodológico y la planificación, implementación, supervisión, coordinación y organización del proyecto.

Para el cumplimiento de ese objetivo ese comité técnico podrá suscribir los convenios y contratos necesarios tanto con los gobiernos provinciales y de la Ciudad de Buenos Aires como con personas físicas y/o jurídicas, públicas o privadas, nacionales o extranjeras, para la coordinación y ejecución de actividades conducentes a la elaboración del proyecto, prestando asimismo la asistencia técnica y financiera necesaria a los gobiernos provinciales.

 

Tags relacionados
Noticias del día