U$D

MIÉRCOLES 24/04/2019

El desafío es cortar los aumentos a cuenta de la incertidumbre

El desafío es cortar los aumentos a cuenta de la incertidumbre

Será difícil para el Gobierno instalar una receta que revierta las expectativas anuales de inflación, hoy más cercanas a 40% anual que al 30% que asentó en sus proyecciones un benigno FMI hace solo una semana. Lo que reflejaron los datos que difundió el Indec es que hay una retroalimentación que supera un racional clásico, como ser el traslado del dólar a los precios.

En lo que va del año, el precio mayorista de la divisa tuvo un aumento de alrededor de 10%. Terminó el año apenas por abajo de $ 39 y ayer estaba en $ 42,39. Sin embargo, el precio de los alimentos en el primer trimestre tuvo una variación mayor a 11%, lo que implica un traslado total de la suba del tipo de cambio en ese período. Educación, el rubro que más se incrementó en el mes, había tenido un salto de 13% en marzo de 2018. Este año escaló todavía más y en un solo mes trepó casi 18%.

La preocupación que genera el segmento de alimentos dentro del Gobierno está ligada directamente al impacto político del aumento de precios: con este nivel de ajuste hay que esperar que los datos de pobreza e indigencia del primer semestre del año (que se conocerán antes de las elecciones) sean todavía más duros de lo esperado. Por eso el plan para contener las subas se concentró en el "no incremento" de ciertos bienes por seis meses y en controles a supermercados. Es que en abril ya se ven aumentos a cuenta con los que las empresas o los minoristas se previenen por lo que puede venir, ya sea el virtual congelamiento u otra disparada cambiaria.

La mejor señal la dio el BCRA, al mostrar que el Fondo autorizó a congelar el techo de la banda cambiaria, un factor que debería quitar volatilidad y enfriar el nerviosismo. Una vez más, el desafío es quebrar la inercia.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés