Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El Indec ganó credibilidad pero a costa de una meta de precios mucho más difícil de alcanzar

No es la primera vez que al Indec le toca dar malas noticias desde que puso en marcha su nuevo índice de precios minoristas. Pero con la variación de abril que presentó ayer, superior a todas las estimaciones elaboradas por las consultoras privadas, nadie se animó a poner en duda la rigurosidad de las nuevas mediciones. Por el contrario, la reacción que generó en el mercado es que llegó la hora de prestarle menos atención a los indicadores alternativos y esperar a que el ente que produce las estadísticas oficiales entregue su veredicto.

El Indec logró, además, completar los primeros doce meses del nuevo IPC, con lo cual ya permite evaluar la variaciones anuales y el comportamiento de los grandes rubros en los primeros meses del 2017.

Si el 2,6% sorprendió, es básicamente porque hubo algunos aumentos que tuvieron una proporción mayor a la esperada. Que después de servicios para la vivienda, donde se anotaron los aumentos tarifarios del gas, el capítulo que mostró una suba más alta fuera indumentaria, no estaba en los planes de los analistas. La pregunta que comenzaron a hacerse los economistas es si la ponderación de los precios de la energía era la correcta, y si había un traslado al comercio y la industria que no estaba siendo registrado, ya que la inflación núcleo del mes dio un preocupante 2,3%.

Alimentos fue el otro rubro que encendió luces amarillas. Lácteos y carnes empujaron el promedio, como resultado de las inundaciones que complicaron la oferta de leche a los tambos. Todo eso compone la preocupante foto de abril, porque dejó el IPC del cuatrimestre en 9,1% y volvió una misión casi imposible llegar a la meta anual de 17%.

Los aumentos conocidos ayer terminaron justificando la suba de la tasa a 26,25% que aplicó el BCRA hace un mes. Hacia adelante, los relevamientos de mayo anticipan un mes más tranquilo. Sin embargo, aunque en los últimos doce meses la carne haya subido solo 17% y la indumentaria 20% -pese a las alzas de abril, siguen abajo del 27% promedio del IPC-la idea de que la inflación se soltó será difícil de borrar para el Gobierno.

El problema es que en materia de política monetaria el Central no puede hacer mucho más. Tal vez sea hora de que otras áreas del Ejecutivo se involucren más si creen que la meta de 17% todavía es cumplible.

 

Más notas de tu interés

Comentarios1
Eduardo Hartinger
Eduardo Hartinger 11/05/2017 09:01:43

Duele, pero en el gobierno anterior había la misma inflación y el INDEK nos informaba el 1,2% y nos íbamos a dormir tranquilos ignorando que eso era esconder la basura debajo de la alfombra y que todo iba a ser peor.