U$D

DOMINGO 26/05/2019

Análisis técnico: cuál es la proyección a mediano plazo de la Bolsa argentina

RUBÉN J. ULLÚA

Analista de mercados

0
Análisis técnico: cuál es la proyección a mediano plazo de la Bolsa argentina

La Bolsa argentina tuvo un gran arranque del 2019, con un índice S&P Merval que ganó en el primer mes del año poco más del 20% en dólares y que desde los mínimos de u$s 661 alcanzados en agosto del pasado año ya acumula una recuperación cercana al 50%.

Si bien la magnitud porcentual del avance desde los mínimos es de consideración, la recuperación apenas logra recortar un 30% de toda la caída que sufrió el índice desde sus máximos históricos de u$s 1830, logrados hace exactamente un año (el 1 de febrero del 2018). 

Más allá del entusiasmo que les dio a los participantes del mercado el avance de enero, lo cierto es que nadie puede estar en condiciones de confirmar que lo peor de la crisis haya pasado y por eso el inversor aún deber ser cauto en la toma de decisión.

Sin embargo, aun conscientes de eso, desde una perspectiva analítica técnica actualmente se observa con un alto grado de confianza que el avance en desarrollo para el índice desde los mínimos de agosto del pasado año 2018 no sólo se trata de un movimiento de recuperación temporal, sino que por el contrario puede dar parte al inicio de un nuevo ciclo alcista, que dará continuación al bull market de este mercado iniciado en 2002 y que pueda llevar el índice no sólo de regreso hacia los máximos históricos del 2018 sino incluso hacia instancias superiores para adelante.

Ahora, lo que se preguntará el lector seguramente, ¿cuál es la condición técnica que actualmente muestra el índice para que nuestras expectativas sean tan optimistas a pesar de encontrarnos lejos de los niveles de confirmación tendencial?.   

Quienes siguen a los technicals del mercado y conocen las bases de la corriente del análisis técnico sabrán que uno de los axiomas base que tiene es el interpretar el patrón armónico que el accionar de los participantes va describiendo con el comportamiento de los precios en una gráfica y a partir de ello poder inferir, sin tener certeza, un comportamiento potencial a desarrollarse para adelante.

En la siguiente gráfica mensual del índice S&P Merval en términos de dólares se puede observar con claridad todo el comportamiento desarrollado por los precios desde finales de la década de los 80 hasta la actualidad (más treinta años de mercado).

Es en esta gráfica donde se puede apreciar que la baja desarrollada por el índice desde los máximos históricos del año pasado se trata actualmente de un tramo correctivo al ciclo alcista o bull market en fuerza para la bolsa argentina desde el piso conseguido en la crisis del año 2002.

Sin embargo, lo más interesante desde el punto de vista técnico que entrega la gráfica, es la armonía de comportamiento que tuvo el mercado en su desarrollo alcista desde esos mínimos históricos, tanto en términos de magnitud como en términos de tiempo.

Justamente hacia comienzos de septiembre del 2018, a pocos días de haber conformado su piso, que en una nota publicada en El Cronista por Julián Yosovitch, (Cronista Charts: El gráfico que puede anticipar un piso en el Merval) se advertía que la baja desarrollada por el mercado se encontraba alineada a un comportamiento armónico respecto a caídas previas del índice en términos de dólares. A partir de ello nos preguntábamos si lo peor de la baja ya había pasado.

Vista la respuesta del mercado en los últimos meses, desde esos pisos mencionados, es que toma mayor confianza nuestra lectura analítica de considerar que justamente esos mínimos de agosto en u$s 661 pudieron haber marcado un piso definitivo y que desde entonces el ciclo alcista de largo plazo haya podido retomar su curso.

Como se aprecia en la gráfica adjunta, es nuestro escenario técnico preferido el considerar que el índice S&P Merval viene desarrollado su ciclo alcista de largo plazo en una gigantesca formación de cuña o triángulo diagonal, la cual se encontraría aún incompleta, siendo la baja del 2018 recién el cuarto movimiento de la figura (onda D), por lo que restaría aún un nuevo segmento alcista de importancia que buscaría en los próximos años recortar de manera íntegra las pérdidas del último año y así conducir el mercado a nuevas marcas históricas.

No se debe pasar por alto la armonía de comportamiento que viene teniendo el mercado de largo plazo, desde su piso histórico del año 2002. En efecto, si observamos la relación en las magnitudes de comportamiento, podemos destacar que las correcciones tanto de onda B), como de onda D) han sido exactamente del 76,4% de retroceso de Fibonacci al trayecto de avance previo en onda A) y onda C). A su vez, el desarrollo alcista de la onda C de la figura, visto entre el año 2008 y el techo del año 2018, ha recorrido exactamente el 261,8% de Fibonacci de lo que había recorrido el avance en onda A) de la figura.

Por otra parte, si observamos la relación y armonía temporal, podemos ver que mientras el desarrollo alcista de la onda A) de la formación ha sido exactamente de 62 semanas, el desarrollo alcista de la onda C) lo ha duplicado a la perfección en términos de tiempo, demorando 124 semanas. Por ello, si esta relación de tiempo se mantuviera y efectivamente el avance en curso desde agosto pasado forma parte de la onda E) de la formación de cuña, entonces estaríamos en presencia de un movimiento de avance que podría demandar entre 38 y 62 meses hacia adelante y es por ello que desde lo operativo se sugiere ser principalmente pacientes.  

Lo concreto, es que todo está  por verse y lo expresado más arriba si bien es nuestro escenario técnico preferido para el mercado argentino, que augura definitivamente buenos vientos, a este se le deberá dar seguimiento e ir validando con el comportamiento que vaya desarrollando hacia los próximos meses. Veremos…

¿Y en este contexto, qué esperar para el corto plazo?

Como lo expresamos previamente, en el marco amplio de tiempo somos optimistas para el mercado, aun sabiendo que este escenario deberá ir validándose hacia los próximos meses. Ahora, en lo que respecta al corto plazo, debemos saber que el S&P Merval en términos de dólares enfrenta en la zona de 1000-1100 dólares una resistencia muy importante, la cual posiblemente contenga el avance de los últimos meses y nos entregue un recorte parcial del mismo, lo que se suele catalogar como una toma de ganancias.

Por lo comentado, y dada la cercanía de los precios a la zona de resistencia mencionada, es que insistimos en que desde lo operativo habrá que ser pacientes y recordar que las tendencias nunca son lineales sino escalonadas, por lo que habrá que estar atentos a esos potenciales recortes, ya que si bien siempre en las bajas pueden reaparecer “fantasmas”, en el contexto amplio serán consideradas como una oportunidad de posicionamiento en este mercado. Veremos…

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping