Viajar con tu mascota: 5 cosas que tenés que saber para subirla al avión

Viajar con tu mascota: 5 cosas que tenés que saber para subirla al avión

Son muchas las cuestiones que hay que tener en cuenta a la hora de subir un perro o un gato en un avión, ya que las normas para viajar con animales varían según cada país y aerolínea.

Se acercan las vacaciones de invierno y con ellas una pregunta clave: ¿dónde dejar a nuestras mascotas? Si bien son cada vez más las personas que eligen llevar a sus animales con ellos para disfrutar unos días de descanso, son muchas las cuestiones que hay que tener en cuenta a la hora de viajar con un perro o gato en avión. Desde DogHero, la app para cuidar mascotas cuando viajás, compartieron algunas recomendaciones a tener en cuenta.

Documentación

Para que tu mascota pueda subir al avión es obligatorio contar con el certificado de vacunación antirrábica, un certificado de salud y el Certificado Veterinario Internacional (CVI) que acredite la sanidad del animal ante el SENASA.

Este último se deberá presentar a las autoridades sanitarias de destino y su vigencia depende de cada país. Siempre conviene investigar a fondo antes, ya que las normas para viajar con animales varían según cada compañía en función de la legislación de sus respectivos países y de sus propias normas internas.

Preparativos para el vuelo

Es clave chequear qué tipo de contenedor exige cada aerolínea, en cuanto al peso y medida. Generalmente suelen pedir que tenga fondo impermeable y que sea resistente, ventilado y seguro, aunque cada compañía tiene normativas particulares.

El tamaño del perro también suele ser determinante a la hora de decidir viajar con mascotas, ya que no deben sobrepasar los 7-9 kilos con contenedor incluido para ir en cabina, y los 23 kilos para ir bodega. Además, deben tener más de 8 semanas.

Día del Animal: hoteles exclusivos, restaurantes y aerolíneas pet friendly

La tendencia es clara: el 80% de los argentinos dice tener al menos un animal doméstico en su hogar -en su mayoría perros- según una encuesta elaborada por GFK Group. Pero eso no es todo: casi la mitad de los argentinos dueños de perros y gatos asegura tener devoción por ellos, según un estudio hecho a nivel nacional por Booking.com.

¿Conviene que viaje?

Según información relevada por DogHero, una aplicación que conecta a los dueños de mascotas con anfitriones que hospedan los perros en su casa, numerosas asociaciones de veterinarios en todo el mundo informan de que el transporte por aire de razas de perros y gatos braquicéfalas implica un riesgo mayor de problemas respiratorios y sobrecalentamiento del animal, debido al estrés de volar.

Si la mascota es braciquéfala (nariz chata), algunas compañías requieren rellenar un informe durante el check-in, declarando conocer los riesgos asociados a volar para la mascota.

Bulldog inglés y francés, Pekinés, Bóxer, Pug y Boston Terrier son algunas de estas razas y podrían fallecer durante el viaje debido a su incapacidad de regular su temperatura corporal, así como la falta de respiración en el vuelo.

En el aeropuerto

Una vez que se llegó al aeropuerto, el pasajero debe acudir a los mostradores del SENASA al menos con cuatro horas previas al embarque, para que un inspector pueda realizar la constatación física y documental del animal.

Durante el vuelo

El viaje en avión puede resultar estresante para la mascota, sobre todo, si el animal tiene que viajar en la bodega, lejos de sus dueños y rodeado de ruidos fuertes y desconocidos para él.

Por otro lado, si el viaje es más largo de lo habitual pueden llegar a sufrir algo parecido al jet-lag, lo que puede generarle problemas digestivos y de irritabilidad. A su vez, especialistas recomiendan no sedarlos, ya que esto aumenta el riesgo de problemas cardíacos y respiratorios durante el vuelo.