Maestros en el Museo de Bellas Artes: Da Vinci, Tiziano y Goya llegaron a Buenos Aires

Desde hoy se podrán visitar las 58 piezas provenientes del Museo de Bellas Artes de Hungría que repasan la historia del arte europeo, desde el Renacimiento hasta el Romanticismo. Una oportunidad excepcional para toparse con los artistas estrella de Europa por estas latitudes.

Foto: prensa MNBA

Foto: prensa MNBA

Obras de Leonardo Da Vinci, Tiziano, Giorgio Vasari, Peter Paul Rubens, Francisco de Goya, El Greco, entre otros se podrán ver desde mañana en el Museo Nacional de Bellas Artes a partir de un acuerdo con su par de Hungría. La oportunidad, excepcional en Argentina, es una invitación a conocer sobre la historia del arte del periodo comprendido entre el siglo XV y XIX, en el que se desarrollarán movimientos como el Renacimiento, el Manierismo, el Barroco y el Romanticismo.

Los curadores Ángel Navarro y Florencia Galesio seleccionaron 58 piezas del Museo de Bellas Artes-Galería Nacional de Hungría – el tercero más importantes de Europa del este, detrás del ruso Museo Hermitage y el austríaco Museo de Viena- que se exhiben en el pabellón de muestras temporales del museo, con un montaje e iluminación adecuados a los estándares internacionales y un homenaje a la técnica de la perspectiva que desarrolló durante el siglo XV el arquitecto Filippo Brunelleschi y con la que experimentaron los pintores de esta época.

La exhibición abre con los grandes maestros del norte de Europa que en el siglo XV trabajan el arte religioso, el paisaje y el retrato. Influenciados por la brisa renacentista italiana, atraviesan este periodo entre el legado expresionista medieval y las nuevas tendencias. Se destacan aquí las obras de Lucas Cranach el Viejo con ironías a las parejas cuyos miembros se llevan una considerable diferencia de edad.

Detalle de "Pareja amorosa desigual: hombre viejo y mujer joven" de Lucas Cranach el Viejo. ©Museo de Bellas Artes, Budapest.

En Italia, cuna del Renacimiento, los artistas incluirán la perspectiva en sus trabajos y mirarán con admiración el mundo clásico del cual tomarán sus historias mitológicas y la forma de representar el cuerpo humano. El ser humano desplaza a la religión como centro de interés, aunque la Iglesia continúa siendo un jugador importante, especialmente a la hora de solventar artistas. De esta época se destacan un dibujo de Rafael y una pequeña estatua atribuida a Leonardo Da Vinci, “Guerrero a caballo”, una de las pocas del maestro italiano de este tamaño y de la cual se desprende la preocupación del artista –tal lo acreditan dibujos que resistieron el paso del tiempo-  por representar caballos parados en dos patas.

El Renacimiento dio lugar a un movimiento de menor magnitud, pero que caló profundo en los artistas, el Manierismo. Giorgio Vasari, considerado el primero historiador del arte del mundo por una recopilación de biografías de artistas que editó en el siglo XVI, es uno de sus exponentes presentes en la exhibición. Su obra “Las bodas de Caná” está rodeada de una historia de guerras, desaparición y repatriación. En 1944, durante la Segunda Guerra Mundial, se evacuaron los depósitos del museo y la pintura fue a parar a Bavaria. Finalizado el conflicto bélico, las obras regresan a Budapest, excepto “Las bodas…” que pasó a engrosar el listado de pinturas perdidas. Recién se vuelve a saber de ella en la década del ’90 cuando la adquiere de forma legal el Museo de Bellas Artes de Montreal, Canadá. Advertidas las partes de la situación, en 2002 se decide que la pieza regrese a su casa europea a partir de un acuerdo bilateral entre los países.

Detalle de "Las bodas de Caná" de Giorgio Vasa

ri.  ©Museo de Bellas Artes, Budapest.

Barroco x 3

 

El periodo barroco, desarrollado durante el siglo XVII, está representado por artistas italianos, holandeses y españoles. Se seleccionaron, según explicó Navarro, trabajos con temáticas que no están presentes en la colección permanente del Bellas Artes, como las naturalezas muertas lujosas holandesas. Estas se caracterizan por representar vajillas de plasta, frutas exóticas, géneros de telas exquisitas y elementos costosos como relojes de oro. Desde Holanda también dicen presentes dos artistas clave: Peter Paul Rubens y Anton van Dick con los característicos retratos de fondos negros y marrones.

En Italia se populariza el género vedute, el cual representa ciudades con detalles precisos de la arquitectura local, mientras que España atravesará el barroco con ímpetu creativo y floreciente. Será el Siglo de Oro de las artes españolas con exponentes como Francisco de Goya – imperdible su “Escena de Guerra” que remite a una de sus obras más populares, “El 3 de mayo en Madrid “- Francisco de Zurbarán y Bartolomé Esteban Murilllo.

La exhibición concluye con una selección de grandes maestros húngaros que en el siglo XVIII viajan a formarse en las reglas del arte clásico a Viena, Munich y París. Los artistas se impregnan de la tendencia en boca, el romanticismo, la cual llenará sus pinturas con sus características típicas como los imponentes paisajes y las escenas o personajes considerados exóticos, en su mayoría provenientes del Lejano Oriente.

“Obras maestras del Renacimiento al Romanticismo. Colección del Museo de Bellas Artes-Galería Nacional de Hungría” puede verse en el Museo Nacional de Bellas Artes, avenida del Libertador 1473, hasta el 29 de julio.

 

Comentarios1
Guido Martinelli
Guido Martinelli 28/03/2018 07:36:12

Qué animal el redactor para referirse al chiroscuro como "fondos negros y marrones"... una brutalidad impactante Gee Martin