Industria

Los clústers de oil & gas crecen de la mano de Vaca Muerta

Las pequeñas y medianas empresas relacionadas al sector unifican estrategias para crecer de la mano del boom petrolero

La industria del gas y el petróleo crece a un ritmo acelerado y Vaca Muerta es el motor. Las pymes relacionadas al sector quieren aprovechar el vuelo y refuerzan sus agrupamientos empresarios en busca de oportunidades y sinergias.

Así los clústers de oil y gas se convirtieron en protagonistas del universo pyme y no paran de crecer en cantidad de miembros y negocios.

Karina Corradi, que es socia gerenta de la empresa Antares SRL y presidenta del Clúster de Petróleo, Gas y Minería de la provincia de Córdoba, cuenta cómo las pymes de la provincia trabajaron para diversificar su actividad y no quedar atados a la industria autopartista. Y, de paso, subirse a la ola hidrocarburífera.

"Nuestro fuerte era el autopartismo, pero trabajamos en la diversificación ya hace unos cuantos años. Sucedía que a veces el autopartismo se caía y las empresas no podían sostenerse. Entonces comenzamos a proveer al sector de minería, y más tarde al del petróleo".

Hoy el clúster alberga a más de 200 empresas entre proveedoras de petróleo, gas y minería. La empresaria cuenta, al respecto, que la provincia vive un proceso de clusterización impulsado por el gobierno provincial.

Una cuestión que aclara Corradi es el por qué de una "Córdoba petrolera". "Tenemos mucha infraestructura industrial con muchas empresas muy sólidas luego de años de trabajar para la industria automotriz. Lo que hacemos puntualmente es ver necesidad tiene la industria y nos conectamos con la empresa que lo puede producir. Por eso participamos como clústers en las ferias para entender el rubro y ofrecer el trabajo a una pyme de Córdoba", destaca.

Desde el clúster de Energía de Mar del Plata, su presidente Marcelo Guiscardo, apunta a la oportunidad que se abre en el país y, por ende a las pymes argentinas.

"Tenemos la suerte de estar en el inicio de un crecimiento acelerado para los próximos cinco años en los que se va a duplicar la producción de gas y petróleo con Vaca Muerta como el motor del crecimiento" Entre los proyectos que se vienen menciona el oleoducto al mar que transportará 400.000 barriles por día, el gasoducto, el proyecto de inversión de Petronas de u$s 40.000 para exportar gas licuado y la exploración offshore de Mar del Plata, que tiene la posibilidad de convertirse en una nueva Vaca Muerta.

"Todas las empresas nos estamos preparando desde hace tiempo para esto. Por eso tenemos a más de 70 empresas participando en encuentros del sector y capacitándonos para trabajar tanto en Vaca Muerta como en offshore", señala.

"La demanda será muy grande y las pymes estamos todas mirando estas oportunidades. Por eso nos juntamos con los clúster de Córdoba, Neuquén y Santa Fe y evaluando que cuando no se tiene la capacidad de brindar todos los servicios, nos podemos unir para poder hacerlo en conjunto".

Experiencias empresarias

Mónica Rabboni, es titular de Aerre, una empresa productora de válvulas de seguridad y forma parte del Grupo Argentina de Proveedores Petroleros (GAPP), una asociación que se fundó con el objetivo de fortalecer el comercio internacional, pero que hoy apunta a multiplicar la presencia local.

"Somos un grupo de 150 empresas que trabajamos como en un espacio de networking y nos capacitamos, fundamentalmente en todo lo que es industria 4.0 y transformación digital de manera grupal. Agruparnos nos permite la integración, la colaboración entre colegas, el trabajo en equipo y el acompañamiento permanente", señala.

Sobre las posibilidades que se abren con Vaca Muerta, la empresaria dice que "espera que el proyecto se fortalezca y pueda derramar trabajo a toda la industria. En nuestro caso estamos viendo un avance en la cantidad de trabajo. Aumentamos un 50% la producción con respecto al año pasado.

Una de las empresas pymes históricas del sector es Motomecánica. Una empresa que nació en la década del 30, que se especializó en la producción de válvulas para agua potable, pero que desde hace 70 años provee a la industria petrolera.

Juan Maldonado, responsable de relaciones institucionales de la empresa que también integra el GAPP, se lamenta de lo difícil que resulta que esta industria le abra el juego a nuevas empresas. "Es tanto el potencial que tienen el gas y el petróleo que abrir el juego a nuevos proveedores puede expandir las oportunidades de trabajo rápidamente".

Más allá de eso, "las pymes que han sabido mantenerse competitivas, que han invertido, van a trabajar mucho, a pesar de lo complicado de la situación económica macro", señala. Aprovechando este boom e lleva invertidos cerca de u$s 10 millones en los últimos dos años.

El problema de las importaciones

Una de las quejas que más se reitera son las trabas que tiene hoy la industria para poder importar. Según Guiscardo, este sector tiene el potencial de producir cerca de 4 millones de barriles por día, algo similar a lo que producía Venezuela en otros tiempos. Y claramente, será una fuente permanente de dólares más que necesarios para la economía argentina.

Sin embargo, los empresarios del sector sostienen que se les dificulta avanzar en sus planes de inversión y en sus trabajos por falta de insumos importados y que el gobierno no les brinda soluciones.

Maldonado dice que "lo más complicado es la fragilidad del sistema de importaciones. Todo el sistema productivo global tiene un alto componente de importados. Pero eso no sucede sólo en la Argentina, en Alemania en todo lo que produce hay un 40% de componente importado. Es una falacia decir que no se necesita importar. No existe más eso de nos salvamos con lo nuestro", cuestiona.

"En los últimos tiempos una resolución del BCRA, realizada desde una oficina administrativa, generó un grave impacto en toda la cadena de valor. Es importante que se hable sobre el impacto que tienen este tipo de restricciones, porque es como darse como un tiro en el pie", se queja.

Al respecto Guiscardo destaca que lo que más se necesita "es poder comprar los insumos para poner en funcionamiento los equipos. Hay muchos elementos que no se producen en el país y no las podemos importar aunque tengamos el dinero. Lo que más nos afecta es la incapacidad de poder importar cosas que se necesitan para el día a día".

Pero además, puntualiza, "lo otro que se necesita es el financiamiento para poder hacerle frente a los proyectos que se requieren para tener equipos o, por ejemplo, una base en Neuquén". "Es cierto que en nuestra industria, muchas veces, las empresas ayudan, pero cuando hacés un salto de capacidad, con el giro del negocio no es suficiente".

TALENTO

Desde los clúster de Mar del Plata y Córdoba hicieron mención a la necesidad de recursos humanos en el sector y destacaron la colaboración con las universidades y sindicatos del sector. "Es una oportunidad, son trabajos que generan valor y están mejor pagos. Es una oportunidad que no debemos desaprovechar", apunta Guiscardo.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios