Historias de Garage

Crearon un negocio "consciente" y amigable con el ambiente que facturó $140 millones el año pasado

Con certificación triple impacto, la propuesta de negocios de Zafrán se basa en la comida sana y la conciencia social

Esta empresa de alimentos sanos y naturales logró llevar el concepto de alimentación saludable a las grandes cadenas de supermercados y desarrolló un modelo de negocio centrado en tres pilares: mejorar el mundo a través de la alimentación, la inclusión laboral y la regeneración del suelo y la biodiversidad.

Su negocio empezó en las plazas y no deja de crecer: la historia del café de especialidad "en dos ruedas"

Desde las barras de cereales hasta las galletas, granolas y legumbres de la marca, todo está enfocado en la nutrición, incluso en el segmento de consumidores niños, para quienes presentaron el año pasado la línea Zafranito, marca orgánica certificada, que nació con el propósito de combatir la obesidad infantil inculcando buenos hábitos de alimentación.

"En Argentina 1 de cada 3 menores tiene sobrepeso al empezar la primaria, lo que pone en riesgo su rendimiento educativo y calidad de vida, por eso apuntamos a ser una opción saludable en los comercios de todos los días donde los padres buscan algo rico para sus chicos", explican.

Con un capital inicial de $50.000, los Co-fundadores Nito Anello y Charlie Rivero Haedo iniciaron este proyecto en 2012 y hoy, junto a su socio Diego Salmain, emplean a 20 personas en situación de vulnerabilidad

"Aportamos a un mundo equitativo, igualitario e inclusivo y sentimos que debemos llevarlo a cada decisión que tomamos. Trabajamos en inclusión laboral y confiamos en la diversidad, por eso incorporamos a nuestro equipo de trabajo a personas con alta barrera de ingreso laboral. Además, trabajamos con distintos talleres protegidos y tenemos un programa de inclusión laboral para gente que ha pasado por situación de encierro. Incorporamos mujeres con hogares monomarentales y víctimas de violencias, además de contar con mujeres profesionales en los espacios de toma de decisión", enumera Anello.

Además, destaca el empresario que desde 2014 producen sus granolas en la Asociación Civil Andar, organización que genera oportunidades innovadoras para el desarrollo creativo del potencial de las personas con discapacidad a través del trabajo, el deporte, la cultura, el arte y la salud. Allí se cocina y envasa el producto.

Más que una empresa B

Zafrán nació con un espíritu diferente al de cualquier empresa de alimentos, y esa característica se impregna a cada uno de sus eslabones de trabajo. Desde sus ingredientes, pilares fundamentales de su tarea, que provienen en su mayoría de la agroecología, hasta toda su cadena de valor que incluye programas de reducción de plásticos, packs compostables y el desarrollo de un nuevo plan de venta de galletitas y granola a granel que esperan lanzar próximamente.

A todos estos eslabones y algunos más, que llevaron a Zafrán a certificar como Empresa B, se le suma su compromiso con la organización internacional 1% for the planet, que certifica que sus miembros donan el 1% de su facturación a una ONG para apoyar causas ambientales y regeneración. "En 2021 plantamos una Agrofloresta en la Asociación Andar dónde producimos nuestras granolas con el objetivo de que los frutos de estos árboles se transformen en los ingredientes para el desarrollo de nuevos productos. Una nueva fuente de ingresos para la organización", explican desde la empresa.

2021, un año clave

Si bien la empresa viene creciendo a grandes pasos (en 2020 facturó $85 millones y en 2021 logró dar un salto hacia los $140 millones) y sus marcas ya se convirtieron en una referente de los consumidores que eligen ser conscientes de lo que consumen, lo cierto es que el debate constante sobre las reglamentaciones que empiezan a regir sobre los productos envasados no fueron del todo favorables para este sector.

"La industria alimenticia estuvo en 2021 en el centro de la discusión. Por un lado, las causas sociales vinculadas al uso de la tierra para la producción de alimentos: el acceso a la tierra por grupos campesinos, la utilización de trigo modificado genéticamente, etc. Por el otro, por la nueva ley de etiquetado que tiene varios aspectos cuestionables", resaltan desde la empresa.

Si bien la iniciativa de etiquetado busca alertar a los consumidores acerca de los altos niveles de azúcar, grasas, destacándolo en los envases, en la práctica algunos productos que contienen solo ingredientes naturales, como el maní, almendras, nueces o las pasas de uva, también deben señalar el alto nivel en grasas o de azúcar, poniéndolos en el mismo nivel que otro tipo de alimentos que sí son nocivos para la salud.

"Desde Zafrán sabemos que recuperar el valor por el alimento que se produce en equilibrio con la tierra es el primer paso hacia un cambio sustancial. Por eso nos caracterizamos por producir alimentos con recetas honestas, transparentes y claras desde nuestro inicio. Ponemos el foco en aquello que nos alimenta. Aplicamos toda nuestra creatividad y conocimiento en el desarrollo de alimentos nutritivos, mínimamente procesados, sin conservantes, saborizantes ni colorantes agregados. Usamos poco azúcar, poca sal y grasas", remarcan los empresarios que buscan dejar en claro que su receta para la innovación se basa en aseguren siempre que para producir no es necesario echar mano a ingredientes con nombres extraños.

Militar el cambio desde una marca comercial

"Algo que nos hace sentirnos activos en el rol que asumimos en nuestra sociedad es que todo lo que hacemos tiene ese compromiso como agente de promoción de la regeneración del suelo y la diversidad. Por eso cada recurso, cada herramienta o cada espacio que tenemos para expresar nuestro propósito la observamos como un canal de comunicación y una oportunidad para amplificar la conciencia ambiental colectiva, una consciencia más inclusiva y equitativa", resalta este grupo de empresarios que hacen de su trabajo una interpelación a la sociedad, especialmente a las nuevas generaciones, y un llamado hacia la incorporación de nuevos hábitos que "se inculcan con la palabra y con el ejemplo, hacen bien y son divertidos, como hacer deporte, cocinar en casa o

"Reciclar", como ellos mismos explican

La empresa, que sigue sumando desafíos y recientemente lanzó su propia tienda online, apunta, además, a lograr un sello de "Producto que es comida", en línea con su propuesta de recetas caseras, sanas y nutritivas, "como la que podrías preparar en casa".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios