Consumo masivo

Por trabas a las importaciones, una marca brasileña se lanza en la Argentina "vía" Uruguay

Es Truss Professional, el mayor fabricante de productos profesionales para el cabello. Fabrica en San Pablo todo lo que vende en 30 países. Por qué Uruguay es un engranaje clave para que su importador en la Argentina pueda recibir producto. Cuánto proyecta vender y a qué rivales apuntará

En esta noticia

A pesar de las trabas a las importaciones, desembarca en el país la marca brasileña Truss Professional. Es el principal jugador del negocio de productos profesionales para el cabello.

Su llegada a la Argentina se concreta a través de la importadora Pure Beauty, que se dedica a la venta de artículos del segmento de belleza y estará a cargo de su comercialización también en el Uruguay.

Ya entró por la Aduana una primera tanda de 2500 unidades provenientes de Brasil, donde Truss fabrica en tres plantas situadas en las afueras de San Pablo la totalidad de la producción, que vende en los 30 países en los que opera. En el mercado, apunta a posicionarse entre L'Oréal Profesional y la marca más premium de la categoría, Kerastase

Buenos Aires es la ciudad más cara de la región para comprar una propiedad


El objetivo es traer otras 2500 unidades por mes. Para la reposición de la mercadería, Pure Beauty desembolsará u$s 500.000 hasta fin de año. No obstante, las limitaciones a las importaciones generan incertidumbre en la ejecución del plan, que se ideó en un contexto de menores obstáculos. 

Así y todo, Truss y Pure Beauty decidieron seguir adelante. Aunque todavía no tienen confirmado cuál será el cupo mensual que se les asignará, ya elaboraron una estrategia con la que intentarán sortear las trabas.

Teniendo en cuenta que las importaciones de bienes asociadas deberá ser financiada, como mínimo, a un plazo de 180 días corridos a contar desde el registro del ingreso aduanero en la Argentina, Pure Beauty se apoyará en el capital de su filial uruguaya.

Pure Beauty se apoyará en el capital de su filial uruguaya. Será la empresa vecina la que financie el pago al proveedor

De esta manera, la compañía intentará asegurarse el cupo tercerizando el mecanismo mediante esta sociedad, que comprará la mercadería a Truss y se la venderá luego a la división argentina. En tanto, el dinero será devuelto por Pure Beauty Argentina a su colega vecina a los 180 días.

"Estos productos reciben una licencia automática. Pero el inconveniente tiene que ver con la capacidad financiera. Será la empresa uruguaya la que financie el pago al proveedor", explicó Carlos Bertín, propietario de la importadora.

Así, con fondos frescos para la antelación en los pagos, espera poder conseguir los permisos correspondientes. En ese sentido, fuentes allegadas al Gobierno confiaron en que el punto clave es conseguir financiamiento y aclararon que no deberían generarse inconvenientes con el ingreso de los productos.

Carlos Bertín, dueño de Pure Beauty

Tras las nuevas disposiciones, el Banco Central asigna una categoría a cada pedido para acceder a los dólares para pagar la importación, mediante el Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI), que evalúa cada operación importadora y del que participan también el Ministerio de Desarrollo Productivo nacional y la Administración de Ingresos Públicos (AFIP).

"Estamos en conversaciones con el Gobierno. Sabemos que es un escenario difícil y, aunque no tenemos precisiones por delante, entre no hacer nada y arriesgarnos, preferimos esto último", aseguró Bertin, quien mira el largo plazo. "Confío en que, superado este ciclo bajista, la Argentina volverá a recuperarse. Es importante que, para ese entonces, tengamos presencia en el mercado. Por eso, buscamos consolidarnos ahora", agregó.

Proyecciones de venta

Se calcula que la industria nacional de belleza capilar mueve u$s 240 millones al año. La meta de Pure Beauty para el primer año es lograr un market share del 1%. "Apuntamos a obtener ingresos por u$s 2,5 millones", sostuvo Pablo Sbruzzi, director de ventas de la importadora.

En Uruguay -un mercado más pequeño pero con potencial de crecimiento, con una facturación anual de u$s 300.000- esperan recaudar u$s 30.000 al cabo del año. "Estamos expectantes de cómo evolucionará la situación. Ajustaremos las proyecciones en función de la mercadería que podamos importar. La idea es alcanzar una amplia cobertura, pero brindando una respuesta real", afirmó Sbruzzi.

Pablo Sbruzzi, director comercial de Pure Beauty

Desde la semana pasada, se consiguen en el país 30 productos de los 100 que vende a nivel global Truss. Incluyen distintas líneas de shampoo, decoloraciones y tratamientos para el pelo. El 70% del portfolio está orientado a peluquerías y el 30% está dirigido al consumo en el hogar.

Pure Beauty ya hizo alianzas con cinco distribuidores y la idea es sumar a 10 más, para abastecer a salones y retailers especializados de todo el territorio nacional, aunque el 80% del negocio se concentra en Capital Federal y el Gran Buenos Aires. Para alcanzar al consumidor final, también vende sus productos por la tienda virtual Vipstore.

Además, planea tener clientes directos, como reconocidos estilistas que ya se interesaron por la marca. "Después de la pandemia, quedaron 20.000 peluquerías en pie, que son potenciales usuarias. El sector se está empezando a recuperar y la actividad ya está al 70% de la prepandemia", analizó.

La historia de Truss Professional

El desembarco se retrasó por la pandemia. "La asociación comenzó hace tiempo, pero el Covid-19 alteró los planes", señaló Lucas Pontes, director de ventas internacional de Truss. 

"Las gestiones de los trámites de importación se extendieron por ocho meses. Cuando teníamos todo listo para el lanzamiento, irrumpió la segunda ola de coronavirus. Decidimos esperar el momento adecuado. Elegimos a Pure Beauty porque es una firma boutique, que selecciona cuidadosamente los productos que ofrece", detalló.

Pese a la pandemia, la marca logró crecer un 50% 

Pese a la pandemia, la marca logró crecer un 50%. "Nos afianzamos en el segmento doméstico. Hubo países donde las restricciones fueron menos rígidas. Cuando las peluquerías reabrieron, vendimos todo lo que no habíamos podido colocar durante meses", describió Pontes. 

En Brasil, Trust cuenta con 200 distribuidores y más de 1000 vendedores. En los Estados Unidos, su segundo mercado más importante y el primer país al que se expandió, tiene 14 distribuidores en 25 de los 50 estados. "Llegamos al 70% de la población, con un volumen de ventas por u$s 250 millones", expresó.

Lucas Pontes, director de ventas de Trust

Con 19 años de trayectoria, la compañía fue fundada por Manuella Bossa en 2003, cuando tenía 26 años, luego de graduarse en Modas y especializarse en Mercadeo y Manejo Corporativo. Previo a ello, en los años '90, la ejecutiva trabajó para Calvin Klein en Nueva York, en el área de Desarrollo de Producto.

De regreso a Brasil, lanzó su propia empresa, que se caracteriza por ser sustentable. Utiliza agua natural en sus productos, a diferencia de la competencia que usa agua tratada con cloro. Además, durante el proceso de fabricación se usa luz natural en vez de artificial. Todo el papel de impresión se recicla al igual que sus envases, que son reutilizables. Los productos tienen sello ecofriendy y cruelty freees decir, no se prueban con animales y se fabrican con ingredientes naturales y orgánicos.    

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.