Restructuración

Boeing: el CEO y altos directivos dejan la fabricante de aviones en plena crisis

Desde el CEO de Boeing hasta altos directivos del Board anunciaron su alejamiento de la fabricante de aviones, en medio una amplia reorganización motivada por la crisis de seguridad ante un accidente producido en enero

El presidente ejecutivo de Boeing, Dave Calhoun, dejará su cargo a fin de año, en medio una amplia reorganización de la dirección motivada por la crisis de seguridad que enfrenta el segundo mayor fabricante de aviones del mundo. 

La reestructuración desatada tras la falla de un panel de un avión 737 MAX en pleno vuelo en enero,  incluye el anuncio de varios cambios en el directorio. Stan Deal, presidente ejecutivo de Boeing Commercial Airplanes -es decir responsable de la división de aviones comerciales- se jubilará inmediatamente y lo reemplazará Stephanie Pope, directora de operaciones de la empresa. El presidente de la junta, Larry Kellner, también informó que no tiene previsto seguir en el cargo cuando termine su mandato actual.

"Quiero compartir con ustedes que decidí que este será mi último año como director ejecutivo de nuestra gran empresa y ya notifiqué a la junta directiva la decisión", anunció Calhoun, que está al frente de la compañía desde 2020, en un comunicado.

El ejecutivo ha estado bajo presión desde el incidente del 5 de enero, cuando un panel se desprendió de un vuelo de Alaska Airlines a unos 16.000 pies de altura. "El accidente del vuelo 1282 de Alaska Airlines fue un momento decisivo para Boeing. Debemos seguir respondiendo con humildad y total transparencia", enfatizó.

 A la vez, Steve Mollenkopf ha sido nombrado nuevo presidente del consejo de administración.  

La crisis de Boeing igualmente se inició hace cinco años cuando dos 737 Max-8 se estrellaron en circunstancias similares, en octubre de 2018 y marzo de 2019, lo que dejó un saldo de 346 personas muertas.

La empresa se enfrenta desde entonces a una fuerte investigación y las autoridades estadounidenses han frenado la producción mientras intenta solucionar los problemas de seguridad y calidad.

La semana pasada, un grupo de presidentes ejecutivos de aerolíneas estadounidenses solicitaron reuniones con directivos de Boeing para expresar su preocupación por el accidente del 737 MAX 9 de Alaska Airlines, afirmando que era una señal inusual de frustración por los problemas del fabricante y Calhoun.

La crisis de la compañía ha frustrado a las aerolíneas que ya están luchando con los retrasos en las entregas tanto de Boeing como de su rival Airbus, y el fabricante de aviones ha estado 'quemando' más efectivo de lo esperado en este trimestre, según explicó la agencia Reuters.

El principal rival de la compañía, Airbus, consiguió recientemente pedidos de 65 aviones de dos de los principales clientes asiáticos de Boeing, en lo que algunos consideraron una señal de la preocupación de los ejecutivos por Boeing.

Temas relacionados
Más noticias de Boeing

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.