U$D

SÁBADO 25/05/2019

El Gobierno amenaza con anular la licencia de Nextel en el marco de su guerra con Clarín

A través de la Aftic, le otorgó 30 días para cancelar la venta del 49% de su capital a Cablevisión. Si no lo hace podría perder su estatus como empresa telefónica

El Gobierno amenaza con anular la licencia de Nextel en el marco de su guerra con Clarín

Para frenar el ingreso del Grupo Clarín a Nextel, el Gobierno modificó su estrategia de batalla y en lugar de apuntar sus cañones solamente al mayor holding de medios del país, decidió iniciar una fuerte avanzada en contra de la operadora de telefonía móvil. Por un lado, le quitó una gran cantidad de frecuencias para operar su servicio en importantes corredores económicos del país. Y por otro, la amenaza con anular su licencia como operador de telecomunicaciones si no cancela la venta del 49% de su capital a Cablevisión. Ambas determinaciones tienen un único objetivo; seguir minando el poder de Clarín y mantener viva la llamada ‘madre de todas las batallas’, tal como bautizó el propio Néstor Kirchner. El viernes, la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Aftic), publicó en el Boletín Oficial dos resoluciones. En una le quitó varias frecuencias a Nextel, operación orientada a resentir sus servicios. Las frecuencias corresponden a corredores como los de Buenos Aires-Rosario; Rosario-Córdoba; Buenos Aires-Mar del Plata; Córdoba-Mendoza y Santa Fe-Paraná. También fueron afectadas frecuencias en la provincia de Buenos Aires. Según la resolución, todas las bandas fueron otorgadas a Nextel en 2000 por un plazo de 10 años y se encuentran vencidas.

Tras analizar los pedidos de prórroga y hacer referencia a una serie de leyes y resoluciones vinculadas con las regulaciones del mercado de las telecomunicaciones, la Aftic terminó por desestimar "por no corresponder" las solicitudes de extensión de frecuencias. Y entendió que "operado el vencimiento, deviene necesario cancelar el uso". Se trata de la primera medida de este tipo que toma un gobierno en contra de una operadora de telecomunicaciones desde que se privatizó el sector de la telefonía. La decisión fue votada por el titular de la Aftic Norberto Berner, y los directores que responden al Poder Ejecutivo, Nicolas Karavaski y Federico Bekerman. No estuvieron presentes en la reunión de ayer los representantes de la oposición Miguel Angel Giubergia y José Asad Peluc, quienes rechazaron esta posibilidad.

Se entiende que tanto desde Clarín como Nextel se iniciará acciones administrativas y judiciales en contra de la medida que no sólo perjudica económicamente la operación de ingreso de Cablevisión en la compañía, sino que resiente en forma importante la calidad del servicio que Nextel le ofrece a sus dos millones de usuarios.
Un dato curioso es que también varios organismos oficiales que utilizan Nextel se quedarían sin servicio como la ANSeS; el Banco Central; la jefatura de Gabinete; la Cancillería; el Ministerio de Desarrollo Social; la Casa de Moneda; el Ministerio de Planificación Federal y el de Interior. También la petrolera estatal YPF, varios entes oficiales y municipalidades con referentes kirchneristas.

Sin embargo, esta determinación oficial tiene un condimento especial: el ingreso como accionista minoritario del Grupo Clarín a Nextel, operación que causó irritación en el núcleo duro del kirchnerismo.

Por eso, el viernes la Aftic también intimó a Nextel a dejar si efecto la venta del 49% de su capital a Cablevisión en u$s 167 millones. Se argumenta que la transacción no cumple con varios artículos de la Ley Argentina Digital N´ 27.078 como el 13, que establece que "la transferencia, cesión, arrendamiento, constitución de cualquier gravamen sobre la licencia y toda modificación de las participaciones accionarias o cuotas sociales, en los términos de la reglamentación vigente, deberán obtener la previa autorización de la autoridad de aplicación, bajo pena de nulidad". Añade que el artículo 14 de la misma norma permite a la Aftic declarar la caducidad de la licencia o registro respectivo de Nextel. Según la Aftic el causal de caducidad se debe a que Nextel no pidió aval al ente. Y considera que el ingreso de Cablevisión en Nextel "ejerce una influencia dominante como consecuencia de acciones, cuotas o partes de interés poseídas, o por los especiales vínculos existentes entre las sociedades". Advierte que las acciones compradas por el grupo le permiten tener "una participación objetivamente suficiente como para otorgar la mayoría en las decisiones". Esto se debe a que la Aftic considera a Cablevisión como socio mayoritario y divide el 51% restante entre NII Mercosur Telecom y NII Mercosur Móviles. También señala que Cablevisión ya abonó "casi totalidad del precio previsto para la adquisición del 100% del capital social de Nextel, circunstancia que corrobora que ha existido una real transferencia del control social". Por ese motivo, considera que la operación "implicó una pérdida de control social". Y advierte que Nextel no solicitó autorización a la Aftic. Por lo tanto, asegura que la conducta de la empresa "la haría, prima facie, pasible de la sanción de caducidad prevista en el artículo 14 de la Ley N´ 27.078". Por tal motivo, la Aftic considera que el ingreso de Cablevisión en Nextel viola el el artículo 13 de la Ley N´ 27.078, por haber sido celebrada sin la previa autorización. E intima a Nextel a dejar sin efecto en los próximos 30 días la operación "bajo apercibimiento de aplicar la sanción prevista en el artículo 14 de la Ley N´ 27.078".

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping