De los bloques a la comida: Rasti sale de las jugueterías y llega a las góndolas

La familia fabricante de la clásica marca de juguetes didácticos apuesta por la diversificación con el objetivo de llegar a nuevos negocios. De los bloques, pretenden desembarcar en alimentos. Ya lo hizo con la multinacional Mondelez, de golosinas y galletitas, para una promoción para Terrabusi

Los Rasti buscan salir de las jugueterías. La empresa familiar Dimare, fabricante de los clásicos ladrillitos de juguete, buscan expandir su marca a nuevos rubros de productos y servicios. Para eso, acaba de asociarse con International Merchandising Consultants (IMC), una firma local con larga trayectoria en el negocios de las licencias que comenzará a comercializar la marca Rasti para que otras industrias utilicen su imagen y atributos de marca.


La marca está muy posicionada y es querida en el segmento de la familia. Buscamos asociarnos con otras firmas que comparten nuestros atributos y valores, destacó Daniel Dimare, director Marketing y Comunicación Institucional de Rasti. Según el ejecutivo, la marca tiene la ventaja de generar consenso entre los chicos y sus padres. Es elegida por los hijos y también por los grandes, que la conocen desde chicos. Hay una tendencia de volver al juego en familia. En realidad es una contratendencia frente a la tecnología. Los padres no quieren que sus hijos jueguen solos frente a una pantalla y buscan cosas para hacer juntos, agregó.


La cantidad de rubros a los que busca llegar es muy amplia. Recién empezamos. En el corto plazo que estamos con la licencia ya tuvimos muchas consultas de empresas de los rubros alimentación, indumentaria, proyectos editoriales y shoppings. Como positivo para las empresas, los contratos son en pesos y se cierran en la Argentina, señaló Laura Adelstein, directora de Licencias de IMC.


No es la primera vez que la empresa asocia su marca a otras compañías. Y como obtuvieron buenos resultados, ahora buscan reforzar esta estrategia a través de un socio. En los últimos años, tuvieron alianzas con SG Global Sport para animaciones de cumpleaños infantiles y eventos lúdicos para niños y con MMP Media para capacitaciones corporativas. También con la cadena hotelera Holiday Inn, que inauguró en su hotel de Córdoba un Espacio Rasti de juego y con la multinacional Mondelez, de golosinas y galletitas, que realizó una promoción para Terrabusi. En 2010, además, Alpargatas lanzó una edición limitada de su calzado Flecha con motivos asociados a los Rasti.


Es lo que hizo el gigante global Lego desde 2000 cuando buscó revertir su caída en la facturación con grandes licencias como Star Wars o los superhéroes de Marvel que le permitieron llevar su negocio más allá del mundo del juguete. Con videojuegos, una exitosa película y otros productos que fueron producidos mediante alianzas estratégicas con otras compañías, la empresa se benefició con una mayor promoción de sus juguetes.
Gracias a las figuras de acción, la demanda de los coloridos bloques de Lego creció un 10% en el flojo mercado de los juguetes de 2013, y permitió a la firma danesa superar a Hasbro y convertirse en el segundo más grande fabricante de juguetes por ventas a nivel mundial.


Lego tiene un programa de licencias muy similar al nuestro, lo vienen manejando desde 2004. Con la película lanzada recientemente lo que hace Lego es favorecer a toda la categoría, no sólo a la marca. Especialmente en la Argentina, donde sus productos son muy caros, advirtió Dimare.


La marca Rasti se comercializa en la Argentina desde 1968 y, luego de algunas décadas fuera del mercado, fue relanzada en 2007. Desde entonces, lleva vendidas más de 1 millón de cajas y llegó a exportarse a México, Colombia, Chile, Perú, Paraguay, Bolivia y Uruguay.


La empresa argentina tuvo en el último año, una alianza con Mattel, el mayor fabricante de juguetes del mundo y dueño de marcas como Barbie y Hot Wheels, por la cual se convertían en importadores de productos Rasti en otros mercados. Ahora, en Dimare esperan volver a negociar nuevos contratos. Sin embargo, Mattel acaba de comprar una compañía canadiense Mega Brands que también vende bloques de construcción para niños y compite directamente con Lego, lo que puede complicar la continuidad de la relación Mattel-Rasti.

Tags relacionados