Receta sencilla

La milenaria bebida de Veracruz que ayuda a bajar de peso: cómo prepararla y qué otros beneficios aporta

Aprende el paso a paso de esta deliciosa bebida tradicional de exquisito sabor y multiplicidad de beneficios.

En esta noticia

Hay bebidas milenarias que en su sabor mezclan y guardan historia, secretos y la sabiduría culinaria que se trasmite de generación en generación. El atole de nalga es una de estas dulzuras que, originaria de Veracruz, se prepara especialmente en ocasión del Día de los Muertos

Con la particularidad de que también puede ser elegida como postre con una pequeña variación en la receta, esta bebida posee varios beneficios para la salud, entre ellos, su alto aporte de fibra dietaria que otorga sensación de saciedad, contribuyendo a la pérdida de peso en dietas que buscan reducir la ingesta de calorías. 

La bonita playa de Quintana Roo que está libre del sargazo y es perfecta para nadar entre peces

Revelan el dato más buscado sobre el ajolote mexicano: conoce cuántos años vive

Atole de nalga: de dónde surge su particular nombre 

El color típico del Atole de nalga se debe a su componente estrella: el maíz negro. Foto: FreePik.es

El atole es una bebida prehispánica, espesa, que generalmente se consume caliente. Dulce y deliciosa, su ingrediente estrella es la harina de maíz que, de acuerdo a su preparación, adquirirá la textura deseada. 

En el caso del atole de nalga, su componente madre es el maíz negro, que le dará su particular color chocolatoso y al mismo tiempo, permitirá que pueda ser tanto bebido como comido. ¿Por qué? Porque su consistencia gelatinosa luego del reposo permite ser desmoldado y aquí se encuentra el origen del nombre: atole de nalga porque precisamente a esa parte del cuerpo recuerda el atole desmoldado. 

Convertido en una suerte de gelatina brillante, el atole puede ser elegido como postre para cualquier comida. Veamos cuáles son sus beneficios. 

El ritual infalible para conseguir un aumento de salario en el trabajo: solo necesitas canela y una moneda

¿Por qué el atole de nalga ayuda a bajar de peso? 

A veces resulta sorprendente pensar en variantes saludables y deliciosas a la vez para sumar a nuestra dieta. Más cuando se trata de algo dulce. Pues en el caso del atole de nalga, esto es posible. Como se dijo anteriormente, esta bebida es alta en fibra generando sensación de saciedad.

El maíz negro, estrella de la preparación, es fuente de beneficios para la salud:

  • Fibra dietética: además de promover sensación de saciedad, mejora la digestión y contribuye al control de peso y la prevención de enfermedades digestivas. 
  • Bajo aporte de grasas: el maíz negro es ideal para sumar en planes nutricionales que buscan controlar la ingesta de grasas. 
  • Fuente de carbohidratos complejos: proporciona energía de forma gradual al organismo.
  • Fuente de minerales y vitaminas: contiene magnesio, fósforo y zinc y vitaminas del complejo B, esenciales para el metabolismo y el sistema nervioso. 
  • Antioxidantes: el maíz negro aporta  antocianinas con propiedades antioxidantes que combaten el daño de los radicales libres. 

¿Cómo preparar atole de nalga?

Por su alto aporte de fibra dietaria, el atole de nalga, ya sea en su versión bebible o no, es una muy buena opción para sumar a planes de alimentación saludables en los que se busque reducir la ingesta de calorías. Foto: FreePik.es

Si después de todo lo dicho deseas probar esta bebida rica tanto por sabor como por aportes a la salud, aquí te acercamos el paso a paso más sencillo con esta receta fácil. 

Ingredientes

  • Maíz negro, 1kg
  • Rajitas de canela, 2
  • Piloncho, 1 cono
  • Chocolate, 1 tablilla
  • Agua, 3 litros

Preparación

  1. Sumerge en agua el maíz y mantenlo a temperatura ambiente durante 3 o 4 días.
  2. Pasado ese tiempo, licúa el maíz varias veces y luego, filtra la masa con un colador de malla fina.
  3. Vuelve a filtrar el maíz, pero esta vez, con una manta de cielo: el objetivo es que el líquido que resulte no tenga residuos.
  4. Lleva la masa a una olla, agrega agua y cocina a fuego lento, moviendo constantemente.
  5. Suma las rajillas de canela, el piloncho y la tabla de chocolate, trózala primero para facilitar su disolución.
  6. Cocina hasta que espese lo suficiente.
  7. Sirve en tazones profundos de forma inmediata si beberás tu atole. Si, en cambio, deseas tomarlo como postre, déjalo reposar durante toda la noche. Verás que su consistencia será similar a la de la gelatina, desmolda al servir.
Temas relacionados
Más noticias de Salud