Es natural

Cruel pero real: a qué edad el cuerpo empieza oler a viejito y cómo eliminarlo fácil

La ciencia demostró que el olor a viejito o como los japoneses lo llamaron, el "kareishu", es una realidad que llega mucho antes de lo esperado.

En esta noticia

En el año 2001, científicos japoneses comenzaron a hablar del "Kareishu" para dirigirse de una manera, políticamente correcta, al olor a viejito u olor a persona mayor

A simple vista parece algo cruel y etiquetador, pero, parte del contrato al que adherimos al nacer es el hecho de crecer y envejecer. Si es que la suerte te lo permite.

Abuelos. Fuente: Archivo.

Aceite de oliva extra virgen casero: cómo prepararlo de forma sencilla

Salud: cómo se deben preparar y comer los huevos para que no suban el colesterol

Bueno, para alejarnos de las etiquetas con connotaciones peyorativas, vamos a los datos concretos y científicos. Resulta que los humanos tenemos la capacidad de poder identificar o tener una noción de la edad de otro humano por su olor y es especial, este olor a viejito que aparece con la edad debido a una molécula que tenemos en la piel.

El olor a persona mayor o a viejito es algo per se al proceso de envejecimiento; es decir, es algo natural que no debe verse como punto negativo, sobre todo porque en la actualidad existen muchos mecanismos y formas para ralentizar y evitar que aparezcan mucho antes.

Piel. Fuente: Archivo.

La razón por la que empezamos a oler a viejitos

El Diario El País dio a conocer fragmentos de la entrevista con el químico José María Antón, quien habló sobre el olor a viejito y remarcó que no siempre llega sobre los 60 años, sino que puede aparecer a partir de los 30 años de vida.

"Lo causa el 2-nonenal, una molécula que se genera en la piel al oxidarse de forma natural los ácidos grasos de la barrera lipídica... El 2-nonenal huele realmente mal. Tanto que, cuando abrimos una cápsula con esa molécula en el laboratorio, todo apesta",

Según el químico en su entrevista, el olor a viejito se clasifica en una escala de menor intensidad a menos desagradable.

Estos cambios en los olores corporales que delatan la edad de las personas, según la ciencia, se debe a cambios hormonales se producen en el organismo según vamos creciendo debido a la producción de lípidos en la superficie de la piel y en peralejo, se reduce la capacidad antioxidante natural de la piel, con lo cual, una dieta rica en antioxidantes es clave.

Mantener una piel sana. Fuente: Archivo.

Claves para prevenir y eliminar el olor a viejito

Dado que los lípidos no son solubles en agua, resulta muy complicado que solo con una ducha la molécula 2-nonenal se vaya con facilidad.

Para evitar o reducir el llamado olor a viejito y controlar la presencia de la molécula 2-nonenal, puedes seguir estos hábitos y consejos y hábitos básicos para reducir el olor corporal.

Buena higiene personal:

Utiliza productos de higiene como desodorantes, perfumes, cremas y jabones de forma regular. Presta atención a las zonas propensas a acumular bacterias, como las axilas y los pies.

Ropa limpia:

Usa ropa limpia y asegúrate de lavarla regularmente con un buen detergente y agrega suavizante.

Higiene personal. Fuente: Archivo.

Dieta equilibrada:

Mantén una dieta equilibrada y rica en frutas y verduras. También, limita el consumo de alimentos procesados y ricos en grasas.

Hidratación y actividad física:

Bebe suficiente agua para mantener tu cuerpo bien hidratado. Además, realiza actividad física regularmente para promover la circulación sanguínea y eliminar toxinas a través del sudor.

Uso de ingredientes naturales:

Aplica aloe vera en las áreas propensas para actuar como desodorante natural. Mezcla bicarbonato de sodio con agua o talco y úsalo en las axilas para combatir las bacterias.

Aloe vera. Fuente: Archivo.

Vinagre de Manzana:

Considera el uso de vinagre de manzana para combatir bacterias y hongos en la piel.

Para prevenir el olor a viejito, se aconseja incluir omega-3 (pescado, nueces), antioxidantes (frutas, verduras), y limitar grasas saturadas. Optar por carbohidratos complejos, evitar alcohol y tabaco, mantener un peso saludable con dieta equilibrada y ejercicio son clave. 

La genética y salud general influyen; cambios repentinos deben consultarse con un profesional de la salud.

Temas relacionados
Más noticias de olor