Quién es Sviatlana Tsikhanouskaya, la líder opositora bielorrusa que agita desde el exilio las aguas contra Putin

Sus actividades son seguidas con atención por los distintos actores del conflicto, en tanto podrían ser una vía para desestabilizar la vida política interna de Bielorrusia.

Bielorrusia es un país aliado estratégico para Vladímir Putin, ya que es una de las vías principales para ingresar en territorio ucraniano. Este país, cuya capital es Minsk, ciudad famosa entre otras cosas porque fue sede de los tan mentados acuerdos que llevan su nombre, está situado en el centro de Europa y limita con un total de cinco países, entre ellos Rusia, Ucrania, Polonia, Lituania y Letonia.

Su presidente, Alexander Lukashenko, mantiene un estrecho vínculo con Putin, desde que en el año 2000 llegó al poder en unas elecciones que fueron, además, el trampolín de despegue de Sviatlana Tsikhanouskaya, una mujer que en esos comicios se presentó solo a los efectos de denunciar la detención de su marido, el youtuber, bloguero y activista Serguéi Tijanovski, preso desde mayo de ese año bajo la acusación de querer agredir a un policía durante una protesta. Pese al carácter improvisado de su candidatura, la dirigente logró aglutinar a todo un sector de la oposición a Lukashenko y obtuvo según datos oficiales objetados por la oposición casi el 10% de los votos.

Tras denunciar los resultados de las elecciones y el inicio de protestas en la calle, Tijanóvskaya salió del país después de estar retenida durante horas en el edificio de la Comisión Central Electoral.  El 11 de agosto, tres días después de los comicios, se anunció que Tijanóvskaya estaba refugiada en Lituania.

Tsikhanouskaya tiene 39 años, es licenciada en filología inglesa y ha recobrado un notorio protagonismo desde que estalló la guerra entre Rusia y Ucrania.

Sus actividades son seguidas con atención por los distintos actores del conflicto, en tanto podrían ser una vía para desestabilizar la vida política interna de Bielorrusia.

Según Tsikhanouskaya, "Lukashenka cometió traición", ya que "hizo que nuestro país participara en la invasión de Ucrania", dijo en un tuit desde el cual se declaró "líder nacional de Bielorrusia para proteger la soberanía y la independencia de nuestro país, representarlo en las negociaciones de seguridad y la gestión de crisis en la región.

"Hoy, los bielorrusos están lanzando una campaña de desobediencia y resistencia pacíficas. Protestaremos contra la guerra y el uso de nuestro ejército para atacar a los ucranianos. Exigimos que Bielorrusia sea un país libre e independiente", tuiteó a las pocas horas.

En declaraciones a DW, la ex candidata dijo que la mayoría de las personas en su país de origen "no apoyan esta guerra" y caracterizó el apoyo de Minsk a Rusia como una deuda que Alexander Lukashenko tenía por el apoyo del Kremlin después de las elecciones de 2020.

"No esperábamos que sucediera esta guerra. No creíamos en esto... Putin se asoció con [Alexander Lukashenko] y atacó a Ucrania. Y este es el precio que Lukashenko está pagando por el apoyo del Kremlin en 2020, lo que le permitió a Lukashenko quedarse en poder", dijo la líder opositora.

"Realmente quiero expresar mi solidaridad con todos los ucranianos porque algunas personas no quieren pelear, especialmente no quieren pelear contra Ucrania, nuestro vecino, la gente que amamos... Queremos ser amigos, por supuesto, con ellos.", advirtió.

Temas relacionados
Más noticias de Guerra Rusia-Ucrania
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.