HISTÓRICO

Japón: se casó la princesa Mako, sobrina del emperador, y renunció a su título y a la realeza, ¿por qué?

También renunció a los u$s 1,3 millones que les dan a las mujeres que abandonan la familia real. La pareja dio una conferencia con una franqueza inusual: Mako dijo que su matrimonio con Komuro era inevitable pese a la oposición que sufrieron.

La princesa Mako de Japón, sobrina del emperador, se casó hoy con su novio de la universidad y renunció a su título real, afirmando que está decidida a construir una vida feliz con su "irreemplazable" marido tras un turbulento compromiso.

En una conferencia de prensa junto a su esposo, el plebeyo Kei Komuro, marcada por una franqueza inusual para la familia real de Japón, Mako dijo que su matrimonio con Komuro era inevitable a pesar de la oposición generalizada que enfrentaba.

Mako, conocida ahora como Mako Komuro, recibió un diagnóstico de Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT) previamente este año, después de que su compromiso fue asediado por un escándalo financiero, un intenso escrutinio de la prensa y estar tres años separada de su prometido.

Quién es Fumio Kishida, próximo primer ministro de Japón y cómo lo valora el mercado

"Kei es irreemplazable para mí. Para nosotros, el matrimonio es una elección necesaria para vivir cuidando nuestros corazones", expresó Mako y dijo que noticias "incorrectas" sobre su marido le habían causado "gran temor, estrés y tristeza".

Otras épocas: ceremonia de Año Nuevo en el Palacio Imperial japonés, Mako a la derecha - Bloomberg

"El flujo de críticas arbitrarias de las acciones de Kei, así como la especulación unilateral que ignoró mis sentimientos, hizo que las mentiras de alguna manera parecieran realidad y se convirtieran en una historia no provocada que se propagó", sostuvo.

Komuro se comprometió a proteger y apoyar a Mako. "Amo a Mako. Quiero pasar la única vida que tengo con quien amo", dijo hoy.

La pareja, ambos de 30 años, se casó en la mañana después de que un funcionario de la Agencia de la Casa Imperial (IHA), a cargo de la vida de la familia, presentara la documentación a una oficina local que registraba su matrimonio.

Los matrimonios reales generalmente involucran una serie de ceremonias formales y una celebración, pero la pareja renunció a todos los ritos e incluso rechazó los  u$s 1,3 millones que generalmente se dan a las mujeres que dejan la familia.

Ambos anunciaron su compromiso en 2017 en una conferencia de prensa, donde las sonrisas que intercambiaron se ganaron los corazones del país. Pero las cosas cambiaron cuando la prensa sensacionalista informó de un escándalo financiero que involucró a la madre de Komuro, lo que llevó a los medios a volverse en su contra.

El matrimonio se pospuso y él se fue de Japón para estudiar derecho en Nueva York en 2018, manteniéndose en contacto con Mako a través de Internet. Finalmente se reunieron este mes y prevén vivir en Nueva York, luego de que Mako solicite su primer pasaporte.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios