GUERRA RUSIA-UCRANIA

Rusia sube la presión de Europa con el gas: por qué quiere que le paguen en rublos

El 40% del gas que importa la Unión Europea proviene de Rusia ¿Estrategia comercial o venganza? Se especula que la medida podría extenderse a otros bienes.

Vladimir Putin está reaccionando ante las sanciones económicas impuestas por Occidente con sus propias y nuevas reglas: la semana pasada el presidente ruso firmó un decreto que establece que desde abril, las exportaciones de gas a "países no amigables" (básicamente, la Unión Europea, Estados Unidos, Japón, Reino Unido y Suiza, entre otros) deberán ser pagadas en rublos.

La idea es que los compradores deberán tener dos cuentas en Gazprombank -ligado a la compañía estatal Gazprom, es el tercer banco más grande del país y uno de los pocos que logró esquivar las sanciones financieras-, una en divisa extranjera y otra en rublos, y el banco se encargará de la conversión.

Alemania y Austria ya activaron la primera fase de sus planes de racionamiento de energía, ante la posibilidad de desabastecimiento. Según el Kremlin, los importadores europeos de gas natural tienen al menos hasta la segunda mitad de abril para cumplir con la nueva exigencia.

Guerra Rusia-Ucrania, EN VIVO, Día 40 | Zelenski calificó a los soldados rusos de "asesinos, torturadores y violadores" por la masacre de Bucha

Guerra Rusia-Ucrania, EN VIVO, Día 39 | El presidente de Ucrania califica de "genocidio" la masacre de civiles en Bucha

"El pago de las entregas reales que se están realizando ahora no tiene que hacerse hoy - dijo Dmitri Peskov, el vocero del gobierno ruso el viernes-. Debería hacerse en algún momento... en la segunda mitad de abril, o incluso a principios de mayo".

Sus comentarios aliviaron los miedos de que Rusia fuera a cortar las exportaciones a Europa inmediatamente, pero la amenaza a largo plazo sigue latente. Después de todo, no van "suministrar gas gratis", dijo Peskov.

Los analistas creen que podría haber varios motivos detrás de la medida. Por un lado, está el factor político: "Se trata de una cuestión política, no comercial, y parece diseñada para devolver a las empresas europeas parte de las molestias causadas por las sanciones impuestas al banco central, y para subvertir parcialmente esas restricciones", le dijo Ron Smith, analista senior de petróleo y gas de BCS en Moscú, al Financial Times.

Aunque la medida todavía no se aplicó, todo parece indicar que Rusia seguirá recibiendo divisas internacionales y los compradores podrán seguir pagando en sus monedas. A pesar de la guerra, los envíos de gas a Europa no se han detenido y, de hecho, han ayudado a Rusia a soportar mejor las sanciones: la consultora ICIS estima que las ventas por gas le reportan al país u$s 350 millones por día. Y es que la Unión Europea importa el 90% del gas que consume, y el 40% llega directamente desde Rusia.

Otros afirman que la medida sirve para aumentar el valor del rublo, que se había devaluado cerca de un 60% en los primeros días de la invasión a Ucrania. Sin embargo, tras un mes de fuertes controles de capital y aumento de la tasa de interés, la divisa rusa rebotó y ya está cerca de los niveles previos a la guerra.

Europa todavía está analizando las repercusiones de la medida. Varios compradores se han negado hasta ahora a pagar en rublos, alegando que la exigencia rusa incumple las condiciones de sus contratos de compra, que en su mayoría están denominados en euros o dólares estadounidenses.

El presidente de Ucrania califica de "genocidio" la masacre de civiles en Bucha

Los gobiernos están divididos: la ministra de Ecología de Francia, Barbara Pompili, dijo que no veía la solicitud como un incumplimiento de contrato ya que las empresas seguirían teniendo la posibilidad de pagar el gas en euros; el Gobierno alemán dijo que analizará los detalles antes de tomar una decisión, mientras que Dinamarca directamente condenó la iniciativa.

El decreto de Putin refuerza la necesidad de Europa de dejar de depender del gas ruso, pero eso no es una meta fácil de obtener en el corto plazo. La Unión Europea no ha conseguido suministros alternativos que compensen la interrupción total de las entregas rusas, ni siquiera con la promesa de Estados Unidos de aumentar sus envíos de GNL, que, por otra parte, es más caro que el gas que llega desde Rusia. En marzo, la inflación de la eurozona subió a un récord 7,5% interanual, por el aumento de la energía y los alimentos.

También está el problema de la infraestructura: Alemania (la mayor economía de Europa) no tiene ninguna terminal de GNL y depende de Bélgica y Países Bajos, para que regasifiquen el GNL, en terminales que ya no tienen mucha capacidad extra.

Níquel, el secreto del éxito de Tesla: para qué sirve y por qué llevó a Elon Musk a firmar acuerdos 'ocultos' en América latina

Po otra parte, Rusia está amenazando con extender la exigencia del pago en rublos a otros sectores aparte gas: la lista podría incluir fertilizantes, granos, cereales, petróleo y metales, entre otros.

Dmitri Medvedev, expresidente de Rusia y aliado de Putin, fue un paso más y dijo en redes sociales que "sólo estaremos suministrando alimentos y productos agrícolas a nuestros amigos (...) Tenemos muchos de ellos, y no están en Europa ni en América del Norte".

La prioridad en el suministro de alimentos es el mercado interno y el control de precios a nivel doméstico, dijo Medvedev.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios