Cambio climático

Cumbre de la Tierra: más de 100 ONG piden a Alberto Fernández reestructurar la deuda externa a través de políticas climáticas

El 22 y 23 de abril se llevará a cabo la Cumbre de Líderes sobre el Clima convocada por el presidente de los Estados Unidos Joe Biden, con el objetivo de colocar a la lucha contra el cambio climático como prioridad en la agenda global. Qué le piden las organizaciones ambientales locales a Alberto Fernández.

El 22 de abril es el Día de la Tierra a nivel internacional y el presidente de EE.UU. Joe Biden convocó a una Cumbre de Lideres sobre el Clima para el 22 y 23 de abril. En esa cumbre, participaran de forma virtual 40 líderes mundiales, dentro de los cuales se encuentran los 17 países responsables del 80% de las emisiones de CO2. 

Biden busca que en esta cumbre los países asuman mayores compromisos climáticos y que el cambio climático sea una parte central de su política exterior. A nivel regional, entra en vigencia este jueves el Acuerdo de Escazú, un acuerdo regional sobre el acceso a la información, la participación pública y el acceso a la Justicia en asuntos ambientales en América Latina y el Caribe. 

Mariano Villares, cofundador y Presidente de la ONG Sustentabilidad Sin Fronteras

El Cronista entrevistó a Mariano Villares, cofundador y presidente de la ONG Sustentabilidad sin Fronteras, una de las más de 100 organizaciones no gubernamentales que solicitan a través de una carta (Lee la carta completa aquí) al presidente Alberto Fernández que en dicha cumbre establezca mayores compromisos del país y entre otras medidas, reestructurar la deuda externa a través de políticas climáticas.

¿Cambio la política climática de USA con la presidencia de Biden?

Totalmente, es uno de los ejes de la politica externa de Biden, a diferencia de Donald Trump reconocido por ser un negacionista del cambio climático. Con la administración Biden, Estados Unidos volvió al Acuerdo de Paris y ya anunciaron el compromiso de ser carbono neutral en 2050. 

¿Qué se espera de la Cumbre?

El punto central de la cumbre será el plan del gobierno de Biden de reducir las emisiones estadounidenses para 2030 y la capacidad de su gobierno en persuadir a otros países a que hagan más de lo que ya prometieron. Kerry, el enviado presidencial especial para el clima, afirmó que la cumbre "será una oportunidad para que las principales economías y otros países trabajen juntos en los niveles más altos posibles para abordar la crisis climática". Se espera que China tenga un rol clave en la cumbre, que asuma mayores compromisos junto a Estados Unidos. Días atrás, los enviados para el Clima de ambos países se reunieron y publicaron una declaración conjunta en donde se comprometieron a presentar sus estrategias de reducción de emisiones a largo plazo y tomar las acciones apropiadas para maximizar la inversión y el financiamiento climático para apoyar la transición energética en países en desarrollo, entre otras medidas.

¿Además de China, qué otros países se espera que aumenten sus compromisos?

La administración Biden esta con negociaciones activas con Brasil, India, Corea del Sur, Japón, Canadá y Argentina. Con Corea del Sur, Japón y Canadá se tienen altas expectativas de que se anuncien nuevos compromisos para 2030 y con Brasil los esfuerzos de Estados Unidos están enfocados en un plan de protección de la selva amazónica. El objetivo final es una reunión productiva de la ONU en noviembre en Glasgow, Escocia, por la COP26, en donde se espera que los casi 200 países que se han adherido al Acuerdo de París sobre el cambio climático avancen en medidas concretas para la reducción de los gases de efecto invernadero y la adaptación al cambio climático.

¿Cuál es la postura de Argentina al respecto?

Alberto Fernández confirmó su participación de la cumbre y coincidió con Kerry en la necesidad de abordar esta temática como prioridad a nivel bilateral y multilateral y de trabajar en forma conjunta para que la recuperación económica postpandemia se pueda alinear con los compromisos climáticos a fin de promover un desarrollo integral y sostenible. A su vez, la semana pasada estuvieron reunidos el Canciller Felipe Solá, el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz y Alberto Fernández con funcionarios norteamericanos enviados por Biden, en donde además de temas vinculados a pandemia y las vacunas, se habló de cambio climático y del evento del 22 de abril. En ese contexto y entendiendo que estamos en una emergencia climática y ecológica espero que Alberto Fernández tenga un rol importante en la cumbre, Argentina tiene la oportunidad de liderar en la región una transformación que nos encamine a la regeneración, con una transición justa y verde. Justamente por eso, con más de 100 ONG presentamos una carta al presidente para que Argentina asuma mayores compromisos y medidas concretas en la cumbre.

En medio de una pandemia y atravesando una nueva crisis económica, ¿Argentina está en condiciones de asumir mayores compromisos ambientales?

Si, no debemos olvidarnos que lo que estamos viviendo, la pandemia, es una consecuencia de cómo nos relacionamos con la naturaleza. Debemos actuar de inmediato para evitar seguir repitiendo los mismos errores, si hay algo que debemos aprender con lo que nos esta pasando es que no podemos seguir con nuestras vidas exactamente igual. Sino cambiamos, es muy probable que el COVID19 no sea la única pandemia que tendremos que afrontar en los próximos años. Además, para Argentina el hecho de asumir mayores compromisos debe ir acompañado de un pedido formal y concreto vinculado a reducir los pagos de la deuda externa. en donde los países deudores aceptaron invertir ese dinero en la conservación de la naturaleza. Argentina cuenta con una deuda externa que representa el 89,4% del PIB valuado en más de 300 mil millones de dólares, poder restructurar parte de la misma a cambio de asumir mayores compromisos climáticos se traduciría en múltiples beneficios para el país, para la región y para el mundo, porque las emisiones que se hacen en un país afectan a todos por igual. En el 2020 contamos con antecedentes en donde el FMI y líderes del G20, como China, realizaron restructuraciones de deudas a los países más pobres a cambio de compromisos ambientales, en donde los países deudores aceptaban invertir ese dinero en la conservación de la naturaleza. Argentina cuenta con una deuda externa que representa el 89,4% del PIB valuado en más de 300 mil millones de dólares, poder restructurar parte de la misma a cambio de asumir mayores compromisos climáticos se traduciría en múltiples beneficios para el país, para la región y para el mundo, porque las emisiones que se hacen en un país afectan a todos por igual.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios