Arrivederci Alitalia: cómo es ITA, la nueva aerolínea de bandera de Italia que ya genera polémica

La nueva aerolínea sólo empleará a un 30% de los antiguos empleados de Alitalia y operará inicialmente con 58 aviones.

Adiós Alitalia y hola a ITA Airways, la nueva aerolínea de bandera italiana que reemplaza a la histórica empresa justo en un momento en el que el sector de los viajes todavía se tambalea por la crisis de coronavirus y los rivales low cost están apuntando a su mercado nacional en un intento de atraer a los pasajeros.

ITA utilizará aviones de Alitalia y llevará su conocido nombre, tras asegurarse la compra de la marca por 90 millones de euros (u$s 104 millones) en la víspera de su debut. Pero la nueva aerolínea sólo empleará a unos 2800 trabajadores de los más de 10.000 de su predecesora, y operará con una red simplificada para mantener los costos bajos y ayudar a obtener ganancias una vez que la demanda se recupere de la pandemia.

Al frente de la empresa se encuentra el presidente Alfredo Altavilla, que se dio a conocer como ayudante de Sergio Marchionne en la reestructuración de la automotriz Fiat y la posterior compra de la empresa estadounidense Chrysler. El ejecutivo, de 58 años, fue elegido por el gobierno del primer ministro italiano Mario Draghi para el cargo de aerolínea.

Los pobres de Italia sienten más los costos de la energía

ITA operará inicialmente con 52 aviones, aproximadamente la mitad que Alitalia, y aumentará a 78 el próximo año. El crecimiento se verá impulsado por el acuerdo alcanzado el mes pasado para la compra o alquiler de 59 aviones Airbus, que ayudarán a reducir los gastos de la tripulación al maximizar la interoperabilidad.

Los obstáculos de la UE

ITA tuvo que atravesar un tortuoso viaje para llegar a su lanzamiento. Por un lado, la nueva aerolínea ha tenido que demostrar que será financieramente autosuficiente y que representará una clara ruptura con Alitalia para conseguir el visto bueno de los reguladores. Margrethe Vestager, jefa de antimonopolio de la Unión Europea, finalmente dio su apoyo el mes pasado, al tiempo que prohibió las subvenciones pagadas a Alitalia.

Al mismo tiempo, los trabajadores se ha rebelado contra la reducción de personal de ITA y los nuevos contratos, organizando protestas en Roma. La empresa sólo ha heredado los empleados directos de la antigua Alitalia, y las operaciones de mantenimiento y asistencia en tierra del grupo han sido objeto de una oferta pública de adquisición como resultado del acuerdo de la UE.

Quién fue Juan Pablo I: el Papa que reinó solo 33 días

Los italianos han sugerido que el dinero se destine a la salud o la educación. Pero aún así, la atracción emocional perdura para una marca que en su día fue sinónimo del glamour de 'La Dolce Vita' y de las estrellas de Hollywood que se iban de vacaciones a Roma.

"Lo considero como un asunto de familia, bueno, una familia bastante costosa, pero un asunto de familia", dijo Draghi en abril.

¿Es necesario?

ITA deberá hacerse un espacio en un mercado que ya está bien atendido. Las aerolíneas globales ofrecen muchos vuelos de larga distancia desde Roma y Milán, mientras que esas ciudades y otras tienen buenas conexiones europeas a través de una serie de compañías como Ryanair, EasyJet y Wizz Air Holdings. Las low cost impulsaron su presencia en Italia con la flexibilización de las restricciones de viaje por Covid-19.

Sin embargo, el gobierno afirma que Italia necesita su propia red de aerolíneas para apoyar el turismo en el quinto país más visitado del mundo.

Es probable que a la compañía "le vaya mal, como a todas las demás aerolíneas italianas antes", dijo el martes en una entrevista el director general de Wizz, Jozsef Varadi.

"No veo ningún cambio aquí, es una entidad de propiedad estatal", agregó Varadi. "Y básicamente están heredando el contexto laboral de Alitalia y todas las ineficiencias de esa aerolínea. No se puede esperar mucho de ellos".

El ministro de Desarrollo Económico de Italia, Giancarlo Giorgetti, dijo en junio que ITA debe encontrar un socio para crecer, y el director general de Delta Air Lines, Ed Bastian, dijo este mes que están manteniendo conversaciones sobre una posible alianza. La actual asociación de Delta en el Atlántico Norte, de la que formaba parte Alitalia, incluye a Air France-KLM y Virgin Atlantic.

Incluso las propias proyecciones de ITA prevén algunos años de lucha antes de que la compañía empiece a ganar dinero.

Según un plan de negocio revisado presentado a los legisladores este mes, ITA ya no espera obtener ganancias en 2023, sino que prevé unas pérdidas por 33 millones de euros, antes de volver a obtener ganancias al año siguiente.

Sin embargo, la empresa vio el valor de recuperar el nombre de Alitalia -con un descuento sobre el precio original de 290 millones de euros- después de que Vestager insistiera en que se vendiera al mejor postor. La identidad de Alitalia sigue teniendo resonancia y se considera una herramienta de marketing útil en los mercados internacionales.

Mientras tanto, el público se ha mostrado tibio en su apoyo a una nueva aerolínea que recibirá 1300 millones de euros de fondos públicos, además de los más de 5000 millones de euros gastados en Alitalia. La compañía entró en quiebra en 2008, y se ha mantenido con los ingresos de los contribuyentes.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios