Brasil: advierten que no podrá refinanciar su deuda si no hacen un ajuste fiscal

En su Estrategia Federal de Desarrollo, el gobierno advirtió que si no se encara ninguna reforma fiscal, podría desatarse una crisis de confianza sobre la sostenibilidad de la deuda pública, que este año se espera alcance el 95% del PBI 

El gobierno de Brasil advirtió que podría estar en problemas para refinanciar su deuda pública –que se estima este año llegará al 95% de su PBI– si no se llevan a cabo una serie medidas de ajuste fiscal.

En un documento firmado por el presidente Jair Bolsonaro y el ministro de Economía, Paulo Guedes, el gobierno delineó su Estrategia Federal de Desarrollo para los años 2020 a 2031. El texto (con carácter de decreto) establece que “la estabilidad macroeconómica, la continuidad de la agenda de ajuste fiscal de largo plazo y el equilibrio de la política monetaria son condiciones necesarias para volver a un crecimiento sostenido .

El gobierno establece dos escenarios con proyecciones de crecimiento de entre el 19,1% y el 37,2% para los próximos 11 años, dependiendo si el país se limita a las reformas macro fiscales (escenario de referencia) o se compromete con una agenda de reformas estructurales mayores con eje en la escolarización (escenario de transformación).

Un tercer escenario, más pesimista,  pronostica que, de no hacerse ningún tipo de ajuste fiscal, "esto podría mantener las cuentas públicas en una senda explosiva, aumentando la desconfianza de los inversores sobre la sostenibilidad de la deuda pública, elevando las primas de riesgo requeridas y desencadenando, en algún momento de los próximos años, una crisis de confianza que podría hacer imposible la refinanciación de la deuda".

Aunque la estrategia federal brasileña no contempla incursionar en ese escenario, con el ritmo de aumento del déficit fiscal –estimado para este año en 12,1 % del PBI– muchos en Brasil se están preguntando si el gobierno planea reducir en serio el gasto.

Aunque las medidas que estableció el gobierno (estimadas aproximadamente en u$s 107 mil millones) para contener el golpe económico de la pandemia han tenido efecto, especialmente en los sectores más vulnerables, ahora muchos se preguntan cómo piensan financiarlo.  En los últimos cinco años la deuda creció un 30%, mientras que la economía –que todavía no se había recuperado completamente de la crisis 2015-2017– está lidiando con una nueva recesión que en el segundo trimestre de este año significó una caída récord de 9,7% del PBI.

Por otra parte, la agenda de privatizaciones que el ministro Guedes había planeado como parte de su plan de ajuste, está lejos de avanzar: “Hay privatizaciones que no pudimos hacer. Hay acuerdos políticos que lo dificultan, hay una mentalidad cultural equivocada , reconoció días atrás. La ortodoxia fiscal de Guedes y el creciente coqueteo de Bolsonaro con el gasto público han generado varios roces entre ambos, y frecuentemente se especula con una salida del ministro.

Uno de los principales motores del gasto fue el programa de ayuda de emergencia, popularmente conocido como ‘coronavouchers’, que entre abril y agosto repartió 600 reales (u$s 106) a 67 millones de personas, con un costo  aproximado de u$s 57 mil millones. El plan fue tan masivo que incluso logró una caída en la pobreza del 23,7% interanual (unas 15 millones de personas) y disparó la imagen de Bolsonaro –justo antes de las elecciones municipales de noviembre–,  por lo que el mandatario decidió extenderlo hasta fin de año, aunque negoció con Guedes reducirlo a la mitad.

A fines de septiembre, Bolsonaro anunció la creación de un nuevo programa social, ‘Renta Ciudadana’, que comenzará a aplicarse desde enero de 2021 y pagará entre 200 y 300 reales al mes (u$s 35 y u$s 53). Para financiar el programa serán utilizados recursos destinados a saldar los "precatorios" (compromisos de pago del Tesoro en base a obligaciones judiciales) y parte del fondo para educación Fundeb.

Mientras tanto, la inflación sigue en ascenso, aunque en niveles controlables; el real se devaluó cerca de un 30% en lo que va del año; y en los últimos meses está aumentando la demanda de bonos a corto plazo en detrimento de otros más largos.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios