Bolivia: Camacho aceptará ser candidato si la oposición se une

Los dirigentes que compitieron contra Evo comenzaron a hablar del armado de un frente único para pelear la presidencia. El Movimiento al Socialismo (MAS) discute una lista sin Morales.

"Si llegara a ser un frente único y hay el consenso de la población, sin duda que vamos a ir" afirmó el líder del comité cívico de Santa Cruz de la Sierra, Luis Fernando Camacho, uno de las figuras clave en las protestas que derivaron en la salida de Evo Morales del gobierno.

Más allá de su clara oposición a Morales, hasta ahora, este 'outsider' –que muchos lo asimilan a Jair Bolsonaro dada su postura ultraderechista y discurso religioso– se había mantenido distante de la política tradicional. De hecho, cuestionó la "falta de madurez" de la vieja política para llegar a un frente opositor unido en los últimos comicios. Sin embargo, las nuevas elecciones (que todavía no tienen una fecha definida) suponen un reacomodamiento del mapa político boliviano, luego de la crisis institucional en la que está sumido el país desde el 20 de octubre.

Con el objetivo de llegar con una propuesta unificada, Víctor Hugo Cárdenas (candidato a presidente por Unidad Cívica Solidaridad), instó a todos los opositores que compitieron con Evo en las últimas elecciones a renunciar a sus aspiraciones para dar paso a una candidatura única que estaría integrada por la dupla de Camacho y Marco Antonio Pumari (líder del Comité Cívico de Potosí), dos de los principales motores de las protestas en contra de Morales.

"Si el país demanda una renovación, tendremos que sentarnos con los sectores bajo una responsabilidad institucional. Si corresponde asumir no vamos a sacarle la nalga a la jeringa. Si no es lo mejor para Bolivia, les aseguro que no vamos a formar parte", confirmó Camacho, blanqueando su intención de candidatearse, a condición de liderar un frente opositor único.

"Tenemos que tener candidaturas claras, sería lo mejor que podamos tener una sola candidatura", dijo el santacruceño –heredero de una familia rica con inversiones en los sectores de seguros, gas e inmobiliarias, entre otros negocios–, aunque se cuidó de no mostrase demasiado terminante en sus declaraciones. "La decisión con Marco la vamos a tomar en función de cómo vaya yendo la situación, porque tampoco queremos generar un escenario de fricción, no queremos dividir el voto, queremos unidad y candidaturas claras", agregó.

Y si bien expresó que ninguno de los dos está "en la política vieja de quién va arriba o quien va abajo", en términos de quién sería el candidato a presidente y vicepresidente, en la conferencia de prensa no olvidó deslizar la fórmula "Camacho-Pumari".

Por otra parte, la Asamblea Legislativa Plurinacional prevé aprobar hoy el reglamento y la convocatoria para elegir a los nuevos vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE) –los anteriores fueron detenidos en el marco de una causa por fraude electoral–, según informó el senador, Óscar Ortiz. Una vez que se haya nombrado a las nuevas autoridades –Ortiz estimó un plazo de 20 días para las designaciones– serán ellas las encargadas de definir la fecha definitiva de los nuevos comicios que, según especulan, podrían realizarse en abril de 2020.

Por lo pronto, el primer vocal del TSE, Salvador Romero –que fue designado por la presidenta interina Jeanine Añez– ya había anticipado que no había "posibilidad técnica" de hacer las elecciones antes del 20 de enero (fecha en que se vencería el plazo original para convocar a elecciones), pero aseguró que el TSE está comprometido a organizar el proceso en el término de 120 días, lo que podría abrir la posibilidad a una extensión del mandato interino de Añez.

El senador Ortiz dijo que se evalúa unanálisis legal y constitucional sobre una posible ampliación de la presidencia de Añez, que deberá tratarse en conjunto con la Asamblea Legislativa y el Tribunal Constitucional Plurinacional.

Mientras tanto, Carlos Mesa –el principal rival de Evo Morales en las últimas elecciones– quiere mantener cohesionada a Comunidad Ciudadana (la coalición con la que se había presentado en octubre) y busca ampliar acuerdos con otras fuerzas políticas de cara a las elecciones de 2020.

Por su parte, si bien el Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo, en el pasado había impulsado la idea de que se volvieran a presentar todos los candidatos del 20 de octubre, ahora intenta reorganizarse tras descartar que sus líderes principales, Morales y García Linera puedan competir en los nuevos comicios.

Tags relacionados