La salvaje vida de Bill Gates que nadie conoce: alcohol, fiestas y strippers por años

El fundador de Microsoft cultivó durante años su imagen de un hombre de familia y filántropo. Tras su divorcio empezaron a salir a la luz hechos poco conocidos de su juventud

El fundador de Microsoft Bill Gates siempre se preció de cultivar su imagen pública. Con los años, a su título de empresario le sumó el de filántropo a raíz de las obras realizadas por la fundación con lleva su nombre y el de su exesposa Melinda French. Sin embargo, desde el anuncio de su divorcio, varios detalles de su vida privada volvieron a ser noticia. Una tercera en discordia, Ann Winblad, con quien pasaba fines de semana enteros y fiestas alocadas con strippers y mucho alcohol son algunos de ellos.

En los años 90 el periodista James Wallace escribió dos libros sobre la vida Gates. En ellos, el autor descubrió que antes de su matrimonio el empresario vivió una vida con ciertos excesos, varios mientras vivía con la fraternidad universitaria.

En una entrevista publicada por el diario británico Daily Mail, Wallace aseguró que antes de casarse el fundador de Microsot "no era un santurrón". Por el contrario, era común que los empleados de Microsoft organizaran fiestas con strippers en la casa de Gates.

También eran común que fuera el anfitrión de salvajes despedidas de soltero en su casa de Seattle. Para organizarlas, el empresario visitaba completamente desnudo uno de los clubes nocturnos de la ciudad y contrataba a las lap dancers para que fueran a su casa y nadaran desnudos junto con sus amigos en la pileta cubierta de su casa. Estas pool parties estaban regadas de una cantidad no despreciable de alcohol.

Según el biográfo, este tipo de comportamientos puso tensión a los inicios de la relación con Melinda French antes de su casamiento. Es que incluso después de haber iniciado su relación en 1988, Gates mantuvo sus hábitos en lo que respectaba a las mujeres. Eso ocurría especialmente cuando estaba fuera de la ciudad por trabajo. Era común que el empresario tuviera relaciones con las periodistas mujeres que cubrían las noticias de Microsoft.

Y aunque su vida como mujeriego era conocida, los medios no se interesaban en cubrirla, porque tanto Gates como Microsoft les proporcionaban buena información. Ninguno quería que se cortara el flujo de información.

Por aquellos años el empresario era uno de los números fijos en las ferias de tecnología como Comdex y Demo, a las que solía ser invitado como orador principal. También era un asiduo asistente las fiestas privadas que se realizaban después y en las que se emborrachaba con bastante facilidad, según asegura el periodista Robert X. Cringely, que por aquel entonces publicaba una famosa columna de rumores informáticos para InfoWorld

"Bill bebía, y se emborrachaba con bastante facilidad. Todos habremos estado en alguna aventura en la que Bill estaba claramente perjudicado. Era un borracho más feliz", indicó el periodista.

Tags relacionados

Más noticias de Infotechnology

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios