Salud

Las papas fritas y las almendras engordan lo mismo, según este experto de Harvard: dónde está el problema

Un estudio sugiere que no hay una diferencia significativa entre estos alimentos en términos de aumento de peso. Pero eso no hace que la decisión sea igual de saludable.

¿Comer papas fritas es lo mismo que comer almendras? Bueno, en realidad esto no es tan así, pero un investigador de Harvard mostró en un estudio que, en cuanto a calorías se refiere, ahí sí que no hay tanta diferencia. 

Esta investigación financiada por la industria de la papa sugiere que no hay una diferencia significativa entre comer una porción de 300 calorías de papas fritas y una porción de 300 calorías de almendras todos los días durante un mes, en términos de aumento de peso. 

Tal vez comer papas fritas en lugar de almendras llenas de proteínas no aumente la balanza a corto plazo, pero eso no hace que la decisión sea igual de saludable, dijo Walter Willett, profesor de epidemiología y nutrición en Harvard T.H. Escuela Chan de Salud Pública. 

Según publicó el sitio de noticias de la universidad, las almendras brindan beneficios para la salud, incluida la reducción del colesterol LDL "malo". A largo plazo, son una opción mucho mejor para ayudar a prevenir enfermedades crónicas, incluida la diabetes, o retrasar sus complicaciones. 

"Hemos aprendido de muchos estudios durante las últimas dos décadas que los estudios de pérdida de peso que duran menos de un año probablemente den resultados engañosos, por lo que un estudio que dura solo 30 días es menos que inútil", dijo Willett. "Por ejemplo, los estudios de seis meses o menos muestran que las dietas bajas en grasas reducen el peso corporal, pero los estudios que duran un año o más muestran lo contrario".

Titulado "Consumo de papas fritas y balance energético: un ensayo controlado aleatorizado", el estudio fue publicado en The American Journal of Clinical Nutrition. Los investigadores dividieron al azar a un grupo de 165 adultos (edad promedio de 30; 68% mujeres) en tres grupos durante 30 días y les asignaron comer una porción diaria de 300 calorías de almendras o de papas fritas.

Después de 30 días, los cambios en la cantidad de grasa corporal y el peso corporal total fueron similares entre los grupos de papas fritas y almendras. También se midieron los niveles de glucosa e insulina a través de análisis de sangre después del ayuno. Sin embargo, surgió una diferencia clave: los participantes en el subgrupo de papas fritas tenían niveles más altos de glucosa e insulina en la sangre justo después de comer sus papas fritas en comparación con los que comieron almendras.

"El único hallazgo claro fue que el consumo de papas fritas aumentó la glucosa en sangre y la secreción de insulina mucho más que las almendras", subrayó Willett. Y concluyó: "Esto es consistente con estudios a largo plazo que muestran que el consumo de papas está asociado con un mayor riesgo de diabetes tipo 2, especialmente cuando se compara con los granos integrales".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios