Bienestar

Las 8 posturas de yoga que son perfectas para ganar flexibilidad y se pueden hacer en casa

Seguí estos consejos para mejorar tu salud física. No hace falta que seas un experto en la materia para probarlas

A veces es un poco complicado encontrar tiempo para ejercitarnos. Por eso muchas personas optan por entrenar desde casa mediante tutoriales, programas y rutinas ideales, entre otros planes de ejercicios.

Y nosotros hoy te traemos estas posturas de yoga que son perfectas para trabajar en tu flexibilidad y fuerza central y para las que no necesitás salir desde casa ni hacer un esfuerzo muy grande para conseguir hacerlas.

Cuánto pesa la tierra y cuáles son los motivos por los que se está volviendo cada vez más liviana

Hallazgo científico: un grupo de investigadores descubre una estructura microscópica que es una nueva forma de vida

Flexibilidad y entrenamiento desde la comodidad de tu casa con estas posturas de yoga

  • Postura del pretzel sentada: ideal para trabajar tu movilidad de rotación externa. Sólo tenés que sentarte en el suelo con las piernas flexionadas y descansando hacia un lado. Los muslos deben formar un ángulo de 90 grados entre sí: uno debe apuntar hacia el frente y el otro hacia un lado.
    De ahí vas a levantar la rodilla de la pierna que apunta al lateral lo más alto que puedas. Probablemente tardes un poco de práctica para aguantar un tiempo prudente, pero vas a conseguirlo.

Con estas posturas, vas a ganar flexibilidad en tu cuerpo

  • Postura del cordón: te vas a sentar en el piso y de ahí cruzar las piernas, de manera que las rodillas queden una sobre la otra de modo vertical. Vas a separar los pies lo más que puedas para profundizar en el estiramiento y yendo hacia adelante vas a redondear la columna con suavidad.

  • Postura del camello: arrodillada en el suelo, con las pantorrillas tocando completamente el suelo y el resto del cuerpo en posición erguida, vas a colocar las manos en el inicio de la columna y llevar el rostro hacia el cielo para después inclinarte hacia atrás con la idea de tratar de alcanzar los talones. Para sentir un poco mejor el estiramiento podés probar con levantar los talones y juntar los omóplatos.

El ranking de los 10 países más antiguos del mundo: cuál es el único que queda en Latinoamérica del listado

La investigación científica que descubrió la que podría ser la comida del futuro: conozcan el arroz de vaca

  • Estiramiento de cuello: te vas a sentar con las piernas cruzadas y postura erguida para luego comenzar a mover suavemente el cuello en círculos hacia un lado y luego vas a cambiar el sentido. Después vas a guiar la cabeza al centro y llevar la oreja derecha hacia el hombro derecho. Vas a buscar que la cabeza se relaje y luego de estar no más de dos o tres minutos en esa posición vas a desarmarte suavemente y luego repetir hacia el otro lado.
  • Postura de gato y vaca sentada: sentándote en posición indio vas a colocar las manos sobre las rodillas y luego arquear la espalda a la vez que inhalás y levantás el pecho en la posición vaca. Para exhalar vas a meter la barbilla mientras redondeás la espalda para la posición gato. De esta manera vas a promover la flexibilidad de la columna y aliviar la tensión de la espalda.

  • Pliegue sentado hacia adelante: te vas a sentar con la espalda derecha y las piernas extendidas. Inhalás estirando la columna y exhalás llevando tu cuerpo hacia adelante, vas a alargar la coronilla hacia adelante y mantener la espalda derecha para estirar del modo correcto. Es importante mantener la posición por al menos 5 minutos.
  • Postura de la cuna: sentada derecha con las piernas al frente vas a doblar la rodilla derecha, levantar y flexionar el pie para tomarlo con la mano izquierda y mecer suavemente de un lado a otro mientras la rodilla busca acercarse a la axila derecha. Luego vas a repetir del otro lado.
  • Postura del barco: te vas a sentar con las piernas flexionadas y después inclinarte hacia atrás para probar el equilibrio sobre tu cadera. Vas a levantar las piernas del piso empezando por las rodillas dobladas y las pantorrillas en paralelo con tu cadera, después vas a estirar los brazos hacia adelante. De esta manera vas a reforzar un poco de tu fuerza central y trabajar en la estabilidad de tu cuerpo.




Temas relacionados
Más noticias de Salud
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.