Para tener en cuenta

Chau timidez: 9 consejos para relacionarse sin miedos y sin problemas con otras personas

Conocé cómo podés hacer para vincularte si sos una persona tímida.

En esta noticia

La timidez puede ser un obstáculo en nuestras relaciones interpersonales, impidiéndonos disfrutar plenamente de la vida social. Sin embargo, no es una sentencia definitiva. 

Lourdes Mantilla, psicóloga clínica de Cuerpo Mente, ofrece 9 valiosos consejos para superar la timidez y relacionarnos sin miedos ni dificultades con los demás. Estas estrategias, respaldadas por la experiencia y el conocimiento profesional, prometen abrirnos camino hacia una mayor confianza y comodidad en nuestras interacciones diarias.

Emigrar: el país europeo que le abre las puertas a los jubilados argentinos y les ofrece beneficios impositivos a los que soliciten la visa

Jugo de apio: la receta para preparar la bebida que tiene múltiples beneficios para la salud y cuándo conviene tomarla

9 consejos para superar la timidez 

Es importante que las personas tímidas se esfuercen por mejorar sus habilidades sociales para disfrutar de interacciones más placenteras. Los siguientes consejos ofrecen herramientas para ese proceso de crecimiento personal.

  • Planteamiento de objetivos: superar la timidez requiere paciencia y optimismo. Establecer metas alcanzables, como hablar por teléfono con un amigo, puede ser un primer paso hacia una mayor confianza interpersonal.

  • No rebajarse: evitar reacciones excesivas ante críticas o comentarios desagradables. Es fundamental no dejar que las emociones negativas nos dominen y recordar que todos experimentamos momentos de rechazo.

  • No autocrítica excesiva: dejar de criticarse de manera destructiva y enfocarse en la automejora constructiva. Reconocer que todos tenemos defectos y aspectos negativos, pero no permitir que nos limiten.

  • Utilizar técnicas de relajación: incorporar técnicas como yoga, meditación o ejercicios de respiración para reducir la ansiedad asociada a la timidez.

  • Trabajar en la expresión corporal: desarrollar una mejor expresión corporal para superar el excesivo control físico característico de las personas tímidas.

  • Aceptar el miedo al ridículo: reconocer y aceptar el temor al juicio ajeno como parte del proceso de abrirse emocionalmente y expresarse libremente.

  • Salir de la zona de confort: enfrentar el desafío de salir de la propia burbuja de confort, aunque resulte incómodo al principio, es esencial para evitar el aislamiento social.

  • Apertura a otras opiniones: estar preparado para recibir críticas u opiniones divergentes en situaciones sociales y entender que no reflejan necesariamente un juicio personal.

  • No disimular: ser auténtico y transparente en cuanto a la propia timidez, evitando la tendencia a ocultarla o actuar de manera artificial, lo cual puede resultar contraproducente en las relaciones interpersonales.

La timidez puede dificultar la capacidad de expresarse libremente y establecer nuevas relaciones. (Foto: Freepik)

El ayuno intermitente inteligente: cómo es esta dieta, por qué es la mejor para después de los 50 años y cuáles son los alimentos que hay que comer

El misterioso crucero abandonado a orillas del Río Paraná: la historia del barco argentino que viajó por América y terminó como un hotel flotante

Ser tímido tiene ventajas 

En el contexto social, la timidez se presenta como una faceta común de la personalidad. Muchas veces afecta a las personas en situaciones como hablar en público o enfrentar entrevistas desafiantes. Esta característica se puede entender dentro de dos tipos de personalidades: extrovertida e introvertida.

  • Personalidad extrovertida: caracterizada por su apertura, alegría y facilidad de expresión, las personas extrovertidas son vistas como sociables y aptas para liderar grupos, ya que no encuentran obstáculos para comunicarse con otros.

  • Personalidad introvertida: quienes se identifican con este perfil tienden a ser más reservados, centrados en sus sentimientos, y pueden experimentar dificultades para expresar sus pensamientos y emociones, lo que a menudo les dificulta establecer nuevas relaciones y amistades.

    La timidez no es un obstáculo insuperable, sino un desafío que puede ser abordado con determinación y apoyo. (Foto: Freepik) 

Los tímidos se ubican en este segundo grupo, admirando en ocasiones la habilidad social de los extrovertidos y lamentando su propia dificultad en las interacciones sociales. Sin embargo, la timidez conlleva ventajas propias.

En contraposición a la superficialidad de algunas relaciones extrovertidas, los jóvenes más introvertidos pueden cultivar vínculos más profundos y duraderos con un círculo selecto de amigos cercanos. Además, cierto grado de timidez puede resultar atractivo y encantador, generando sentimientos de ternura y protección en los demás.

En última instancia, la timidez puede ser una virtud, brindando prudencia en las acciones y evitando errores impulsivos, a diferencia de las personas extremadamente extrovertidas. 

Temas relacionados
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.