Salud

Adiós a los químicos: así se presentan en tu cocina estas sustancias peligrosas y los consejos para evitarlas

Sustancias creadas por el hombre y que son nocivas para la salud están dispersas en una gran cantidad de productos.

En esta noticia


Los químicos que se encuentran en sartenes y otros utensilios de cocina antiadherentes fueron puestos en discusión por investigaciones debido a que en muchas ocasiones producen daño en la salud. Sin embargo, se siguen utilizando.

Las PFAS (por sus siglas en inglés) son sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas que forman parte de compuestos fabricados por el hombre. Son llamadas "químicos permanentes", porque pueden permanecer indefinidamente en el medio ambiente y el cuerpo humano y a veces con efectos tóxicos.

Adiós malos hábitos: las 4 cosas que deben dejar de hacer las personas cuando llegan a los 50 años

Las 5 eses: el particular método japonés para desprenderse de las cosas que ya no usás y mantener la casa limpia y ordenada

Linda Birnbaum, ex directora del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental del gobierno de Estados Unidos, asegura que se sentía cada vez más incómoda con los utensilios de cocina fáciles de limpiar ya que frecuentemente contienen PFAS.

Estos químicos ya se encuentran dispersos por casi todos los rubros del mercado: recibos de la farmacia, en un sofá resistente a las manchas, espumas de los extinguidores, tanques de agua y en los utensilios de la cocina.

Químicos: ¿Qué son las PFAS?

"Los PFAS son una enorme familia de sustancias químicas que llegan hasta 15.000 compuestos diferentes o más. Cada uno contiene un enlace flúor-carbono que les confiere propiedades únicas de resistencia a las manchas, a la grasa y al agua", explica Tasha Stoiber, científica principal del Grupo de Trabajo Ambiental.

Oficialmente, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. dicen que los efectos de la exposición a PFAS en la salud humana requieren más investigación. Pero reconocen que los estudios en animales indican que pueden afectar el sistema inmunológico y dañar el hígado, entre otras enfermedades.

"Hay suficiente historial médico para decir que estos compuestos causan problemas de salud bastante graves. Sería difícil encontrar a alguien que diga que esto no tiene un impacto en la salud", explica Keith Vorst, director del Consorcio de Protección de Polímeros y Alimentos de la Universidad Estatal de Iowa.

Para evitar químicos que pueden hacer daño a la salud se recomienda no recalentar comida en envases plásticos. (Fuente: Archivo).

Químicos: ¿qué diferencias hay entre PFAS y el BPA?

El BPA (bisfenol-A) proviene de una clase de productos químicos completamente diferente al de las PFAS y se utiliza para fabricar plásticos. El químico se encuentra en protectores de las latas de alimentos, gaseosas, selladores dentales, juguetes de plástico y otros productos.

Al igual que sobre las PFAS, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades  alegan que los efectos del BPA sobre la salud son "desconocidos", a la vez que reconocen que se ha demostrado que afecta los sistemas reproductivos de los animales de laboratorio.

"Es básicamente un estrógeno ambiental. Puede alterar las hormonas del cuerpo y provocar problemas, como un mayor riesgo de cáncer de mama, problemas de fertilidad, cosas así", afirma Stoiber.

Químicos: dónde se encuentran

Las distintas investigaciones realizadas son contundentes: estos químicos pueden encontrarse en todos lados. Las sartenes antiadherentes son las más conocidas, pero hay una variedad de recipientes de alimentos que pueden contener algún tipo de PFAS o BPA.

Los PFAS son más engañosos y frecuentemente pueden encontrarse en cajas de pizza y bolsas para microondas. "Sabemos que las personas que consumen más comida rápida tienden a tener niveles más altos de PFAS, que las personas que comen mayor cantidad de alimentos recién preparados", dice Birnbaum.

La denominada comida chatarra tiene más posibilidades de contener químicos nocivos. (Fuente: Archivo/Free Photo).

"Los alimentos también pueden estar contaminados con PFAS a través del suelo, el agua y el aire donde se cultivan", informó el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales . Esto incluye productos agrícolas, pero también pescados y mariscos .

 Adiós a los químicos: ¿cómo hacemos para evitarlos?

  • Usar sartenes sin revestimiento antiadherentes.

  • Cocinar en nuestras casas con ingredientes integrales.

  • Si usás sartenes antiadherentes, no sobrecalentar la comida ya que si quemás la comida quedá más expuesta a los químicos de la sartén o los vapores.

  • No calentar la comida en recipientes de plástico.

Estos consejos pueden ayudar, pero probablemente no generarán una cocina completamente libre de contaminación, ya que el mundo está demasiado saturado con químicos permanentes. "Es imposible salir de esto comprando", dice Stoiber.

Sin embargo, estudios demuestran que pequeños cambios pueden reducir las cantidades mensurables de PFAS en la sangre de una persona. De esta manera, muchos de estos comportamientos marcan la diferencia.

Ni Nueva York ni Londres: estas son las 3 ciudades del mundo más caras para viajar en 2024, según los especialistas

Dormir mejor: los sencillos hábitos diarios que los japoneses hacen todas las noches antes de ir a dormir

Los especialistas aseguran que el uso de PFAS y BPA no se interrumpe porque hasta el momento no se ha creado una química alternativa que sea tan rentable y que tenga el mismo rendimiento de estos materiales.

Por el momento evitar consumir estos químicos corre pura y exclusivamente por cuenta de los consumidores.

Temas relacionados
Más noticias de químicos
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.