Salarios

Paga extra de verano: cómo reclamar si no la depositan y hasta cuándo hay tiempo

Conoce cuánto te corresponde cobrar de la paga extra de verano y qué hacer si el empleador no la deposita.

En esta noticia

 Los trabajadores españoles que perciben su salario en 14 pagas prorrateadas reciben un salario extra dos veces al año, conocido como paga extra de verano, que se suele depositar la primera en mayo o junio y la segunda a finales de año, en noviembre o diciembre. Esta variación es los meses de debe a que algunos bancos adelantan el salario.

A pesar de que la mayoría de los empleados ya se les ha depositado en sus sueldos este dinero extra, hay personas que todavía no han cobrado. Por esa razón, es necesario conocer qué hacer en estos casos.

Paga extra de verano: cómo reclamar si no te la han depositado (foto: archivo).

Paga extra de verano: ¿cuándo se cobra por ley?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que el Estatuto de los Trabajadores en su artículo 31 establece que es un derecho de todos los empleados recibir dos pagas extraordinarias al año, una de ellas obligatoriamente en diciembre como fecha límite. 

En segundo lugar, la normativa no se especifica una fecha en concreto del segundo cobro, por lo que las empresas, a través de sus convenios colectivos, pueden abonarla en cualquier mes.

Sin embargo, la mayoría de los empleadores ingresan ese extra en verano, explicó el portal Noticias Trabajo. En base a eso, recomiendan consultar el convenio que se tenga de trabajo para conocer la fecha de abono

¿Cómo reclamar la paga extra de verano?

Los trabajadores y trabajadoras que no hayan recibido su paguilla podrán hacer el reclamo presentando una papeleta de conciliación ante los servicios de mediación y conciliación que corresponda por cercanía en cada comunidad autónoma.

Paga extra de verano: cómo reclamar si no te la han depositado (foto: archivo).

¿Cuánto es el plazo para reclamar la paga extra de verano?

Un dato a tener en cuenta es que el plazo máximo para reclamar es de un año desde el momento en que el empleador tuvo que abonarla. 

En el caso de las pagas extraordinarias no prorrateadas, se cuenta desde junio, julio o diciembre. Si está prorrateada y no han abonado la parte correspondiente a algún mes, se tiene también un año desde que se recibió el salario en el que no se ha incluido.

Para finalizar, cabe que la cantidad correcta equivale al sueldo base que, en ningún caso, puede ser menos que el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), situado en 1080 euros en 2023.

Temas relacionados
Más noticias de depósitos