Llamativo

Ozempic y Wegovy: las drogas más famosas para controlar la obesidad y la diabetes tienen un efecto inesperado

Nuevos medicamentos para la pérdida de peso: un cambio radical en la lucha contra la obesidad y la diabetes

En esta noticia

Durante la mayor parte de su vida, Claudia Stearns temía la llegada del Día de Acción de Gracias. Lidiando con la obesidad desde su infancia, Stearns detestaba la ansiedad anual en torno a la comida y la culpa por excederse en una festividad centrada en ella.

Ahora, tras perder unos 45 kilos (100 libras) gracias a medicamentos como Wegovy, un potente nuevo tratamiento contra la obesidad, Stearns encuentra que el "ruido alimentario" en su mente ha disminuido considerablemente.

"El año pasado fue maravilloso disfrutar de mi comida, concentrarme en estar con amigos y familiares, y en la alegría del día", dice Stearns, de 65 años, de Somerville, Massachusetts, a la agencia AP. "Fue una experiencia completamente nueva."

Con millones de estadounidenses con obesidad accediendo a una nueva generación de fármacos para perder peso, la experiencia de Stearns se vuelve más común y notoria, especialmente en épocas del año donde cocinar y comer definen las reuniones sociales.

Para algunos, significa un mayor control mental sobre sus comidas. Otros sienten que disminuye el disfrute en situaciones sociales, incluyendo festividades tradicionalmente centradas en la comida como Acción de Gracias, Pascua y Navidad.

"Realmente cambia muchas cosas en sus vidas", dice el doctor Daniel Bessesen, jefe de endocrinología en Denver Health. "Pasaron de tener la comida como enfoque central a simplemente no tenerlo más."

Los medicamentos que afectan a los estadounidenses

Los nuevos fármacos para la obesidad, diseñados originalmente para tratar la diabetes, incluyen semaglutida, usada en Ozempic y Wegovy, y tirzepatida, en Mounjaro y recientemente aprobada como Zepbound

Ahora enfocados también en la pérdida de peso, estos tratamientos funcionan de manera distinta a las dietas. Imitan hormonas que regulan el apetito y la sensación de saciedad entre el intestino y el cerebro. Los usuarios pueden perder hasta el 15% al 25% de su peso corporal, según estudios.

"Eso es cómo funcionan: reducen los aspectos gratificantes de la comida", explica el doctor Michael Schwartz, experto en metabolismo, diabetes y obesidad de la Universidad de Washington en Seattle, a la mencionada agencia de noticias internacional.

Para Stearns, quien comenzó el tratamiento en 2020, los medicamentos significan poder disfrutar de unos bocados de sus tartas favoritas de Acción de Gracias y luego detenerse. "No me siento llena", dice, "pero sí satisfecha".

Sin embargo, este cambio tiene implicaciones más amplias, tanto religiosas como culturales, ya que altera la experiencia de festividades y días festivos construidos en torno a la comida.

Ozempic y Wegovy, las drogas más famosas para controlar la obesidad y la diabetes, tiene un efecto inesperado. (Imagen: archivo)

"Soy italiano. Para nosotros, es como ir a la iglesia, ir a la mesa", dice Joe Sapone, de 64 años, un jubilado de Atlantic Highlands, Nueva Jersey, quien perdió unas 45 kilos (100 libras) con dieta y Mounjaro. Ya no necesita lo que él llamaba "la orgía alimenticia" de una festividad, pero reconoce que fue un ajuste. "Parte del éxito en esto es desvincular un buen momento de lo que comes", dice. "¿Seguiré divirtiéndome si no como tanto?"

Los cambios en el disfrute a la hora de comer

Muchos usuarios acogen lo que dicen es un mayor control sobre lo que comen, incluso durante la emocional temporada de festividades.

"Quizás sea más selectiva con lo que pongo en mi plato", dice Tara Rothenhoefer, de 48 años, de Trinity, Florida. Perdió más de 90 kilos (200 libras) tras unirse a un ensayo clínico probando Mounjaro para la pérdida de peso en 2020. "El pan ya no me importa tanto. Todavía como lo que disfruto."

Pero otros pierden completamente el apetito o sufren efectos secundarios -náuseas, vómitos, diarrea- que socavan el placer de cualquier comida.

Ozempic y Wegovy: las drogas más famosas para controlar la obesidad y la diabetes tienen un efecto inesperado. (Imagen: archivo)

"He tenido pacientes a lo largo de los años que estaban realmente miserables porque no disfrutaban la comida de la misma manera", dice la doctora Katherine Saunders, experta en obesidad de Weill Cornell Medicine y cofundadora de Intellihealth, una empresa de software y clínica centrada en tratamientos contra la obesidad.

Sin embargo, añade que la mayoría de las personas que recurren a medicamentos para perder peso han pasado años luchando contra las cargas físicas y mentales de la obesidad crónica y se sienten aliviadas al descubrir una disminución del apetito y agradecidas por perder peso.

Temas relacionados
Más noticias de diabetes