Salud

Ni nueces ni salmón: el alimento lleno de fibra y antioxidantes que ayuda a bajar el colesterol

Se trata de un producto en particular que muchos españoles tienen en sus cocinas y aporta grandes beneficios a la salud.

En esta noticia

Si bien el colesterol es una sustancia necesaria para el organismo, para producir hormonas y vitamina D, entre otros puntos, cuando se suma una ingesta excesiva de grasas inadecuadas, puede resultar perjudicial para la salud.

En ese sentido, consumir alimentos que contribuyan a disminuir los valores en caso de que se encuentren muy elevados, implica un gran aporte al cuerpo. Existe un producto en particular que muchos españoles tienen en sus cocinas y aporta grandes beneficios en este sentido.

El alimento que ayuda a bajar el colesterol

Las propiedades de la avena. (Foto: Shutterstock).

Se trata de la avena. Si bien ha pasado a lo largo de la historia bastante desapercibida, en los últimos tiempos se ha comenzado a valorar y consumir mucho más por sus múltiples propiedades.

La avena es un cereal rico en grasa vegetal, con un alto porcentaje de ácido linoleico, que ayuda a regular el metabolismo del colesterol. Esto la convierte en un alimento importante para las dietas cardiosaludables.

Por otra parte, las avenantramidas, unos polifenoles que se encuentran casi exclusivamente en la avena, hacen que este alimento sea un potente antioxidante. Según un estudio publicado en Archives of Dermatological Research también ayudan a reducir la inflamación de la piel, efecto que se debería a la acción antiinflamatoria de estas sustancias.

Los especialistas recomiendan consumir la avena en su versión integral, sin azúcares, sodio ni aditivos para aprovechar al máximo sus beneficios. Al comprarla, podemos elegir entre avena en salvado, copos o láminas, siendo la integral menos procesada y por lo tanto más saludable.

Los beneficios de la avena para la salud

La OMS recomienda el consumo de avena. (Foto: archivo).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda su consumo diario, entre unos 25 a 30 gramos, preferiblemente cocida para aprovechar todos sus nutrientes aunque también se puede consumir cruda.

La ingesta diaria de avena ofrece numerosos beneficios para la salud. Puede mejorar la energía, reducir la inflamación, controlar el colesterol y cuidar la salud intestinal.

La avena es una excelente fuente de energía debido a su alto contenido en lípidos y ácidos grasos insaturados, y también tiene una composición proteica única con un 11-15% de proteínas.

Además, la avena contiene compuestos fenólicos y fitoestrógenos que actúan como antioxidantes potentes, reduciendo los efectos de la inflamación crónica y siendo especialmente beneficiosa para la salud cardiovascular.

Cómo se consume la avena

Hay muchas formas de incorporar avena a la ingesta diaria. Algunas maneras sencillas son las siguientes:

Porridge de avena

El porridge de avena (o gachas) es la forma más conocida de consumirla. Se suelen incluir en el desayuno y se preparan mezclando los copos con agua o leche. A esta se le puede añadir fruta, frutos secos y especias al gusto.

Smoothie de avena

Smoothie de avena. (Foto: archivo).

Una alternativa deliciosa, principalmente para preparar en verano, es hacer un smoothie de avena.  Puede realizarse con:

  • Cacao en polvo.
  • 5 cucharadas de hojuelas de avena (50 gramos).
  • 1 taza de leche de avena (125 mililitros).
  • 1 cucharadita de vainilla (2,5 mililitros).

Simplemente se deben colocar todos los ingredientes en una licuadora y mezclar hasta que se logre la uniformidad.

En rebozados

Otra de las formas de usar la avena consiste en incorporarla a los rebozados en sustitución de la harina. Dependiendo de la receta y las preferencias, se puede usar la harina de avena o bien dejar los copos enteros.

Leche de avena

Cómo preparar leche de avena. (Foto: Shutterstock).

También es ideal para aquellas personas que llevan una dieta vegana o no toleran la lactosa o les cuesta digerir la leche. Se prepara en casa de una manera sencilla, con un vaso de agua, dos cucharadas de avena y miel o el endulzante que se prefiera.

Hay que batir una cucharada sopera de copos de avena por un vaso de agua a temperatura ambiente durante al menos un minuto, hasta que veamos que el agua se tiñe de blanco. Se debe dejar reposar algunas horas en la heladera y luego colar con una malla o colador los copos que hayan quedado.

Temas relacionados
Más noticias de alimentos