Alerta alimentaria

Exigen que se retiren diez toneladas de carne fresca y pescado no aptos para la comercialización

Las autoridades de la Guardia Civil han detectado diez toneladas de productos cuya fecha de caducidad y consumo preferente había expirado.

La Guardia Civil ha intervenido en Manises (Valencia) diez toneladas de alimentos etiquetados en idioma no europeo y sin respetar las medidas de frío requeridas, con el riesgo para la salud humana que conlleva.

Los agentes han llevado a cabo la inspección en un centro de alimentación minorista de productos para consumo humano junto con agentes de control oficial de la Conselleria de Sanidad de la Generalitat en el polígono industrial "La Cova" de Manises.

La nueva alerta alimentaria que preocupa a toda España

Las etiquetas estaban únicamente en idioma no europeo, lo que impide al consumidor elegir correctamente los productos que se consumen, y carecían de información sobre alérgenos, dos requisitos exigidos por la legislación vigente.

En total, han sido inmovilizadas 42 referencias por la existencia o sospecha razonable de riesgo inmediato y extraordinario para la salud pública, ha informado la Guardia Civil.

La nueva alerta alimentaria que preocupa a toda España. Imagen: shutterstock.

También se comprobó que en el establecimiento se estaban ejerciendo las actividades de almacenamiento, distribución polivalente y envasado de productos de origen vegetal, almacenamiento frigorífico y almacenamiento en congelación de productos de origen animal, todos ellos para consumo humano, sin autorización de registro general sanitario de empresas (RGSEAA).

De acuerdo con la normativa no se pueden ejercer las actividades descritas sin la correspondiente autorización sanitaria condicional.

La cámara de congelación del establecimiento ha sido precintada como medida cautelar hasta la concesión, en su caso, de la autorización administrativa.

También había productos cuya fecha de caducidad y consumo preferente había expirado.

Todas estas acciones están orientadas a proteger la salud de las personas en relación con las enfermedades transmitidas por los alimentos.

Finalmente, han sido aprehendidas 99 referencias de productos para consumo humano de las 300 inspeccionadas, entre los que había carnes frescas y congeladas, preparados de carne, productos cárnicos, pescado congelado, derivados de la harina, galletas, productos hortícolas, caramelos, chicles y golosinas, huevo procesado y marisco congelado.

Todas las infracciones detectadas han sido notificadas a la Conselleria de Sanidad. 

Fuente: EFE

Temas relacionados
Más noticias de alerta