Llamativa decisión

Esta universidad le dio el título de "Doctor en Literatura" a un gato

Un miembro felino en la academia: más que una mascota, un símbolo universitario.

En un insólito pero encantador acto de reconocimiento, una prominente universidad de los Estados Unidos ha decidido otorgar un homenaje bastante inusual. Max Dow, un gato atigrado que se ha convertido en una figura icónica dentro de la comunidad universitaria, ha sido galardonado con el título honorífico de Doctor en Literatura

Este gesto simbólico no solo destaca la estrecha relación entre el felino y los miembros de la universidad, sino que también subraya el impacto positivo que ha tenido en el ambiente académico.

Max no es un residente permanente del campus de la Universidad de Vermont, pero su presencia es tan constante que muchos podrían pensar lo contrario. 

Max el gato es un integrante muy querido de la comunidad universitaria de Vermont, Estados Unidos. (Imagen: Universidad de Vermont)

A pesar de tener una dueña y una casa en una calle cercana a la entrada principal de la universidad, Max parece saber exactamente cuándo y cómo hacer sus visitas, como si tuviera un horario académico propio. Ashley Dow, su dueña, a menudo escucha a los estudiantes y graduados preguntar por él, evidenciando su popularidad y el cariño que le tienen.

Las mascotas, ¿pueden heredar? La insólita cláusula que tus hijos no quieren que sepas

Evita los malos olores: ¿cada cuánto hay que cambiar la arena de la caja del gato?

Un título con un juego de palabras: Litter-ature

El título de "Doctor en Litter-atura" que recibió Max no es solo un reconocimiento a su presencia, sino también un ingenioso juego de palabras que alude a "litter", la palabra inglesa para "arenero". 

Este reconocimiento es un guiño humorístico que resalta la habilidad de Max para mezclarse y socializar con los estudiantes en el campus de Castleton, fortaleciendo su papel como un miembro afectuoso y estimado de la comunidad.

La decisión de otorgar este título honorífico ha sido muy bien recibida por la comunidad universitaria, que no ha dudado en expresar su aprobación y alegría por tal distinción. 

La universidad incluso ha destacado la contribución de Max a la vida universitaria en su página de Facebook, reafirmando su estatus como un verdadero miembro de la familia Castleton. 

Con este acto, la Universidad de Vermont celebra no solo a una mascota querida, sino también la alegría y la peculiaridad que Max aporta al entorno académico, recordándonos que a veces, los miembros más memorables de una comunidad no son solo aquellos que enseñan o estudian.

¿Los gatos nos aman? La particular respuesta de la ciencia

La investigación científica que demuestra por qué no deberías dejar que tu perro te lama la cara


Temas relacionados
Más noticias de universidad