Debate

Elecciones en España: Sánchez y Feijóo tuvieron su cara a cara, ¿qué opinan los expertos?

El presidente del Gobierno y el candidato del PP debatieron en la pantalla de Antena 3, a semanas de las Elecciones Generales. Qué dejó este cara a cara, analizado por un reconocido politólogo.

En esta noticia

El esperado debate televisivo entre el presidente del Gobierno y candidato del PSOE a la reelección, Pedro Sánchez, y el candidato del PP, Alberto Núñez Feijóo ha puesto de manifiesto que ambos han apostado sobre seguro con guiños estilísticos vinculados a la imagen corporativa de cada partido.

Así lo ha explicado el politólogo y miembro de Acop (Asociación de Comunicación Política) Ignacio Martín Granados, quien ha señalado a EFE que el debate de Atresmedia era una convocatoria con grandes expectativas para la que los dos "estaban curtidos", definida al milímetro desde el tiempo de participación hasta la altura de las sillas.

Vox y PSOE, ¿la alianza más inesperada? La fuerte acusación del PP de cara a las elecciones generales

Elecciones en España: The New York Times advierte sobre un fuerte avance de la derecha

Los candidatos han llegado sonrientes, arropados por su equipo y en el caso del candidato popular con documentos en la mano. Un gesto que Martín Granados interpreta como de "mal estudiante antes de un examen, con las tareas por hacer" que, sin embargo, después ha sabido resolver.

Un sonriente Pedro Sánchez (Madrid, 1972) acudía al cara a cara con traje azul, camisa blanca y corbata burdeos, "ha ofrecido una imagen más presidencial en el debate que cuando ha acudido a otros programas televisivos".

La intención ha sido no desentonar en un ambiente con cierto grado de solemnidad. Teniendo en cuenta que es el único cara a cara entre ambos candidatos "se convierte, de momento, en el acto más importante de la campaña".

"Pedro Sánchez tiene buena planta, no desentona con prendas más informales", la camisa blanca fue su seña de identidad en los momentos claves tras ser nombrado secretario general del PSOE y después al optar a la presidencia del Gobierno en 2015, remangada hasta el codo.

Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo tuvieron su cara a cara en la pantalla de Antena 3 (Fuente: EFE)

"Cuando eliges una prenda, lo haces buscando un objetivo. El blanco color de la pureza y transparencia, te presentas como una novia. Es un color muy amable", señala el experto, quien añade que ha utilizado la misma corbata de los debates de 2019, "quizá a modo de talismán. Y además es 'rojo Sumar'".

Feijóo (Ourense, 1961) ha vestido un traje azul marino, combinado con una camisa del mismo tono al igual que la corbata. "Azul corporativo, 'verano azul'", indica en referencia a la campaña lanzada por el PP.

Qué mensaje quiso dar cada candidato

Los complementos dan pistas muy determinantes sobre el mensaje que se quiere transmitir.

Pese a su gusto por lucir significativos pins en la solapa, como el referente a la Agenda 2030, en esta ocasión Sánchez no ha incorporado ninguno, tampoco Feijóo llevaba. "No han querido que ningún elemento distraiga la atención".

Aunque los asesores de imagen aconsejan a sus candidatos no utilizar reloj, ya que se puede correr el riesgo de mirar la hora, lo que significa que "puede estar deseando que termine o que le resulta aburrido", ambos llevaban uno de muy distinto estilo en su mano izquierda: Sánchez un modelo clásico de agujas y Feijóo se ha decantado por un modelo más deportivo, menos tradicional.

Un debate en el que no ha habido "descalificaciones personales, pero el tono ha sido intenso, agresivo a veces", donde en el apartado gestual Feijóo ha estado "más calmado, más presidencial, porque era el que menos arriesgaba".

Martín Granados ha subrayado que tras la serie de entrevistas en que se ha visto "brillar a Pedro Sánchez, en esta ocasión no se ha encontrado cómodo en ningún momento, ha estado nervioso y agresivo para intentar desactivar las críticas y datos de Feijóo".

Desde 1993 ha habido seis debates a dos que, según los especialistas, pueden llegar a hacer oscilar el voto entre un 5 y un 7% del electorado, que representa alrededor de 800.000 votos.

Como influye este debate en el resto de la campaña

Martín Granados ha señalado que durante la campaña Pedro Sánchez tiene más difícil marcar la diferencia con su vestuario como presidente del gobierno y candidato al cargo, y lo hace "jugando con su imagen en cada evento al que acude, bien para atraer la atención de los más jóvenes o de otro tipo de público".

En este caso el politólogo alude a su intervención programas de televisión como el de Jordi Évole y "El Hormiguero" donde repitió camisa vaquera, "más acorde a un programa de entretenimiento con un público variado", y donde, según el experto, se permitió hacer el guiño de ir vestido igual que cuando participó por primera vez hace cinco años.

Isabel Rodríguez hace un llamado a las mujeres a votar por el PSOE en las elecciones generales

Los contratos públicos que revelan cuánto costarán las elecciones generales 2023 en España

"Una imagen informal con la que pretende enviar un mensaje: no he cambiado, sigo siendo el mismo", señala.

Sin embargo, cuando acudió al programa de Ana Rosa Quintana lució americana con camisa rosa, sin corbata, "tratando de dar una imagen más cuidada, en una franja horaria donde el público es muy diferente y está menos politizado".

Alberto Núñez Feijóo es casi diez años mayor que Sánchez y "no arriesga tanto con la vestimenta", siempre le acompaña una chaqueta.

"Me recuerda a Mariano Rajoy, no sé si es el componente gallego, pero si le ha funcionado su estética para qué cambiarla", admite Martín Granados. 

Fuente: EFE

Temas relacionados
Más noticias de debate