Población envejecida

El Parkinson se duplicará en los próximos años por el envejecimiento de la población

Uno de los mayores retos en la investigación del Parkinson es reducir el tiempo que pasa desde que se inicia el proceso neurodegenerativo hasta que se diagnostica la enfermedad.

En esta noticia

Más de 3000 neurólogos y especialistas de todo el mundo, así como pacientes, participan desde hoy en Barcelona en el sexto Congreso Mundial de Parkinson (WPC 2023), una enfermedad que afecta a 8,5 millones de personas en el mundo, 150.000 en España, y que se duplicará en los próximos años por el envejecimiento de la población y los efectos del estilo de vida.

Así lo ha explicado a EFE la neurocientífica y bióloga del Vall d'Hebron Institut de Recerca (VHIR) Ariadna Laguna (Barcelona, 1980), que ha participado en la organización del congreso como embajadora científica de la World Parkinson Coalition, entidad que organiza el WPC, que durará hasta el 7 de julio.

Prevención de enfermedades: 5 alimentos para aumentar las defensas y fortalecer el sistema inmunológico

Estos son los virus mortales que no tienen vacuna y podrían provocar una nueva pandemia, según la OMS

El Parkinson, la enfermedad neurodegenerativa más frecuente después del Alzheimer, se caracteriza por la pérdida de grupos neuronales esenciales para funciones como el control motor y la presencia de síntomas motores -temblores, rigidez y lentitud de movimiento- y no motores -trastornos de conducta, de percepción, sexuales, gastrointestinales...-, como consecuencia de esta pérdida de neuronas.

El Parkinson puede manifestarse con rigidez o lentitud en el movimiento, así como con síntomas que no son físicos.  

Según ha explicado Laguna, el diagnóstico de la enfermedad no se da sin la aparición de al menos uno de los tres síntomas motores, pero "hay que romper con la idea de que el Parkinson es sólo temblor".  

Detección precoz del Parkinson 

Uno de los mayores retos en la investigación del Parkinson es reducir el tiempo que pasa desde que se inicia el proceso neurodegenerativo hasta que se diagnostica la enfermedad.

Este periodo puede alargarse hasta 20 años, ante lo que Laguna ha remarcado: "Sabemos que el proceso degenerativo en el cerebro ya está muy avanzado en el momento que se diagnostica la enfermedad".

"Los esfuerzos de los investigadores están dedicados a buscar biomarcadores que ayuden a identificar personas que ya han empezado un proceso de neurodegeneración aunque no presenten síntomas motores, un proceso que puede empezar 20 años antes del diagnóstico clínico", según Laguna.

La neurocientífica está investigando actualmente en dos líneas, la mejora del diagnóstico precoz y el desarrollo de estrategias terapéuticas que modifiquen el curso de la enfermedad y no únicamente los síntomas.

Para mejorar el diagnóstico precoz, desde el VHIR han impulsado la Vall d'Hebron Iniciativa para el Parkinson (VHIP), que busca identificar biomarcadores tempranos a través de personas con riesgo de desarrollar la enfermedad, que es multifactorial y en cuyo desarrollo inciden la genética y un componente ambiental que comprende desde hábitos de vida, hasta estrés, consumo de drogas o exposición a toxinas y pesticidas.

"En el mundo hay ocho millones y medio de personas afectadas por Parkinson, pero se espera que esta cifra se doble, debido al envejecimiento de la población y a los efectos del estilo de vida, durante los próximos años", ha advertido la neurocientífica.

Vivir 100 años: este poderoso alimento puede aumentar la esperanza de vida hasta una década, según un estudio

La mano de Fátima: cuál es su origen, qué significa y para qué sirve este poderoso amuleto de protección

¿Cómo es el tratamiento de esta enfermedad? 

Para tratar la enfermedad, Laguna ha concretado que existen terapias que palían los síntomas y mejoran la calidad de vida de los pacientes, pero que no pueden parar el proceso neurodegenerativo y modificar el curso de la enfermedad.

"El principal tratamiento farmacológico para el Parkinson es la levodopa, que restablece los niveles de dopamina en el cerebro, deficitarios por la neurodegeneración", ha detallado.

También hay tratamientos que van más allá de la administración de fármacos y "el ejercicio físico es beneficioso para el transcurso de la enfermedad".

Según la investigadora, la estimulación cerebral profunda es "la intervención más establecida" para tratar el Parkinson y consiste en estimular ciertos grupos neuronales mediante electrodos para conseguir un mejor control del movimiento.

Laguna ha informado de que hay "muchos tratamientos", farmacológicos y no farmacológicos, con los que están experimentando, dirigidos a mejorar el sistema inmunitario, la función de las mitocondrias, los procesos de autofagia o la salud gastrointestinal, entre otros.

Para la bióloga, los recursos que se destinan a la investigación en Parkinson son "insuficientes", aunque "cada vez hay más iniciativas privadas que ayudan a conseguirlos", y cree que los medios dedicados a investigar en alzhéimer son más porque la enfermedad "es más frecuente"

Fuente: EFE.

Temas relacionados
Más noticias de España