ENTREVISTA

Gustavo Posse: "Los partidos se consumen en una hoguera de vanidades discutiendo ahora mismo candidaturas"

El intendente de San Isidro quiere eliminar las elecciones de medio término. Aunque enfocado en la Provincia, busca nacionalizar el debate.

El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, y un grupo de diputados bonaerenses con él encolumnados, presentaron un proyecto de ley en la Legislatura provincial para modificar la constitución bonaerense y propiciar así una unificación de las elecciones legislativas intermedias con los comicios ejecutivos, de modo que los electores solo acudan a las urnas cada cuatro años, y no ya cada dos. El pedido del espacio fue acompañado, además, por una declaración que apunta a instalar el debate en la esfera nacional.

¿Qué justifica una iniciativa de este calibre?

Estamos con un presente en el que hay una distancia muy fuerte entre la vida diaria de la gente y la dirigencia política. La crisis económica se comió al anterior gobierno, se está comiendo al actual y, si esto sigue igual, destruirá al que viene. Todos sabemos en qué punto están los poderes públicos en la consideración de la gente. Y lo que está en nuestras manos es presentar un proyecto en la provincia de Buenos Aires para modificar las expectativas de cara al futuro.

¿Por qué elecciones cada cuatro años, y no cada dos?

La única encuesta real y fiable es la que releva cómo se encuentran las personas respecto del año pasado, y cómo se ven para el futuro. Y el panorama no es nada alentador. Pero esa tensión entre la dirigencia y la sociedad puede relajarse si quitamos el estrés que significan dos elecciones cada dos años. Hoy por hoy, a siete meses netos de la elección anterior, los partidos se consumen en una hoguera de vanidades, porque ahora mismo se habla de listas. Y la única lista que tiene la gente en la cabeza es la del súper, y cómo le cuesta llegar a fin de mes.

Por eso, si dos tercios de los integrantes de la Legislatura bonaerense lo deciden, pueden establecerse reformas de rango constitucional y establecer que las autoridades sean votadas cada cuatro años. También invitamos a la Nación a hacer lo mismo. Así, podremos romper con la matriz de la boleta sábana, la elección simultánea y, en nuestro caso, agravada por la ley votada durante la gestión de Daniel Scioli que recortó toda autonomía provincial al fijar que el calendario bonaerense se espeje con el nacional.

Las PASO o las elecciones desdobladas también suponen un gasto operativo...

Votar ser cada cuatro años, reduciríamos muy fuerte el gasto del Estado. Pero también evitaríamos la desviación de recursos en campañas políticas encubiertas. Hay como un PBI dedicado a la política, y es inevitable si siempre hay elecciones. Hoy, la elección cada dos años, dos veces, es un dispendio.

¿Imagina apoyo de Axel Kicillof a este proyecto?

Si yo fuese gobernador, lo aceptaría y buscaría mejorarlo, para integrarlo. Esto es una acción de empatía fuerte con la gente. Este es un proyecto para que todos los partidos lo comparamos y le hagamos mejoras.

¿Con esto recogen el guante del malestar con la política, que enarbolan figuras como Milei o Espert?

Claro que sí. Vamos para 40 años de democracia. Algunos problemas se solucionaron, pero los problemas que prometían resolverse con la famosa proclama de Raúl Alfonsín todavía no lo están. Yo creo que es hasta un acto saludable que surjan nuevas corrientes por el descontento de la gente. Pero creo que la misma crisis que describo se los va a llevar puestos.

¿Hay que introducir cambios a las reelecciones de intendentes?

Dentro de las reformas pendientes en la provincia de Buenos Aires está la cuestión de la autonomía municipal. Si se implementa, serán los vecinos los que decidan si va a haber reelecciones, cuándo deben ser, y adherir o no adherir.

¿Qué lugar ocupa en la discusión política de la UCR, cuya conducción, en la Provincia, usted desafió?

En esa elección reflejó resultado de casi dos 50 por cientos. Yo pertenezco a la mitad que integra el partido y trata de ofrecer planes a quienes conducen. A comparación con otros espacios, el radicalismo está viviendo un buen momento, con dos candidatos a presidente, bien definidos: un hombre de Estado, Gerardo Morales, y otro candidato fuertemente radical, Facundo Manes, disruptivo, y cuyo mérito siempre fue trabajar por la positiva y por el reencuentro de los argentinos en un programa de políticas de Estado. Queremos que el próximo Presidente de la Nación sea radical, dentro de Juntos por el Cambio (JxC) y un gobernador en el mismo sentido.

Posse: "Hay que expandir Juntos por el Cambio y que la UCR sea un socio pleno"

¿Hay Posse candidato en 2023, entonces?

Este año no estoy concentrado en eso. Estoy enfocado en mi gestión, en mis vecinos, y dedico obviamente parte de mi tiempo privado a la construcción de JxC. Después las cosas se dan o no se dan. Yo califico para ser gobernador, pero este no es el año para discutirlo.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios