En medio de reclamos

El debate por los biocombustibles se instala en Diputados

Esta tarde, la Comisión de Energía se reúne mientras la oposición y sectores del oficialismo piden que se prorrogue el régimen de promoción para el sector. Máximo Kirchner estaría trabajando en una nueva ley, que ya despertó críticas.

Esta tarde, la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados se reúne bajo el siguiente lema: "Régimen Regulatorio de Biocombustibles y otras cuestiones conexas". La reunión fue convocada el viernes, de manera sorpresiva, en medio de los reclamos por parte de la oposición, sino incluso por sectores del propio oficialismo, para que la Cámara baja sancione la prórroga del régimen de Regulación y Promoción para la Producción y Uso Sustentable de Biocombustibles, que vence en mayo y que mantiene en vilo a las empresas del sector. Pese a que la prórroga ya cuenta con media sanción, se le adjudica al diputado Máximo Kirchner el borrador de una nueva iniciativa, que ya despertó críticas.

La oposición unió sus fuerzas y unificó el pedido de dos sesiones especiales para este jueves para avanzar sobre tablas con la prórroga de la iniciativa impulsada durante el gobierno de Néstor Kirchner, que establece que tanto las naftas como el diésel que se despacha en los surtidores de las estaciones de servicio deben contener un porcentaje de bioetanol (12% en el caso de la nafta) de caña y maíz y de biodiesel (10% en el caso del gasoil) de oleaginosas.

La semana pasada, el bloque de Córdoba Federal había convocado a una sesión para las 11, mientras que Juntos por el Cambio había hecho lo propio, pero para las 12. Esta mañana, presentaron una nota para unificar la sesión y que sea a las 11.30. 

Esta convocatoria pondrá al oficialismo entre la espada y la pared: dependerá de los diputados oficialistas que, en caso de lograrse el quórum, se alcancen los dos tercios para el tratamiento "sobre tablas". 

A esta convocatoria se le sumó que una diputada de la propia bancada oficialista, la jujeña Carolina Moisés, presentara el viernes un proyecto para prorrogar por 10 años más el régimen que vence en mayo.

En este contexto, el viernes se disparó la citación para una reunión de la Comisión de Energía hoy a las 17, con la presencia del secretario de Energía Darío Martínez junto a representantes de la industria del sector. La excusa del oficialismo, si no da quórum el jueves, sería que la oposición se niega a tratar un nuevo proyecto para el sector.

De acuerdo a los trascendidos, el oficialismo estaría trabajando en un nuevo proyecto para el sector que llevaría el sello del líder de la bancada oficialista, Máximo Kirchner. Según pudo saber El Cronista, el proyecto beneficiaría a las pymes y excluiría a las grandes empresas. Salvo en el caso de la caña de azúcar, con epicentro en Tucumán. Para ese caso, las grandes empresas también serán beneficiadas porque, a diferencia del trigo y el maíz, el azúcar no es un tipo de producción exportable.

Asimismo, el proyecto tendría como objetivo que el segmento de pymes esté regulado con plazos, cupos y precios y que el porcentaje de corte del biodiesel y bioetanol se reduzca a 5% y 7%, respectivamente.

En tanto, las petroleras debería agotar ese segmento para adquirir el insumo y, si les faltase producto, podrían pedir autorización a la Secretaría de Energía para comprar en el mercado libre. La pymes podrían participar de ese mercado, al igual que las empresas no integradas, pero no así las grandes aceiteras.

Los trascendidos en torno al proyecto de Máximo Kirchner no habrían caído nada bien en el gobierno de Juan Schiaretti que, días atrás, salió con todo a pedir que el oficialismo pise el acelerador en Diputados y le adjudicó al "lobby petrolero" que la medida esté freezada en la Cámara baja. 

Es que, Córdoba no solo es la principal productora de etanol a base de maíz de la Argentina y sino que además, cuenta con tres grandes plantas, que, justamente, no se verían beneficiadas si el proyecto avanza. Y hacen el siguiente cálculo: si baja al 7% la cantidad de etanol por litro de nafta y no se toca a la caña de azúcar de Tucumán, la mayor parte de ese porcentaje obligatorio saldría de los ingenios, que tendrían prioridad para cubrir esa cuota. 

En tanto, obligarían a las de maíz a tratar de colocar su producción bajo la porción voluntaria de las petroleras, que existiría si optan por cortar por encima del mínimo obligatorio.

En el bloque lavagnista, además, esbozaron la siguiente hipótesis a propósito del asunto. De acuerdo a lo que tuiteó el líder de la bancada, Alejandro "Topo" Rodríguez, "la Provincia de Buenos Aires está marcadamente ausente del protagonismo público en el debate de los Biocombustibles" y aseguró quela decisión del gobierno de Axel Kicillof de "no mover un dedo tiene una explicación".

"Planean hacer de Buenos Aires una ‘provincia petrolera', que participe de la organización de estados federales productores de hidrocarburos. No es un secreto ni constituye una infidencia. Al contrario, es un objetivo explícito que ha trascendido públicamente", continuó el tandilense.

Para luego rematar: "El argumento es que la elaboración e industrialización de hidrocarburos en territorio provincial convierte a Buenos Aires en una provincia petrolera. Siguiendo esa lógica, CABA sería un ‘estado triguero', por su intensa contribución a la producción de pastas, facturas y tortas". 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios