AySA denunció que Cambiemos demoró una obra clave

Se trata del Sistema Riachuelo, que mejorará el transporte de efluentes de Buenos Aires y alrededores. Es la obra más importante que financia el Banco Mundial en el país

Es la obra más importante que financia el Banco Mundial en el país y es responsabilidad de AySA ejecutarla. La presidenta de la empresa Malena Galmarini recorrió el Sistema Riachuelo junto al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y denunciaron que el macrismo ralentizó los trabajos.

El Sistema Riachuelo consiste en la construcción de un colector - Colector Margen Izquierdo- al que arribarán las tres cloacas principales de la ciudad de Buenos Aires (primer tramo). De allí, a través de túneles subterráneos, los desagües llegarán a la Planta de Pretratamiento Riachuelo (segundo tramo) en Dock Sud, donde se procesarán para luego ser trasladados a través de un emisario de 12 kilómetros adentro del Río de la Plata donde se desagotarán (tercer tramo).

La inversión total es de u$s 1200 millones, financiada por el Banco Mundial (u$s 840 millones para el tramo uno y tres) y por el Ejecutivo (u$s 360 millones para el tramo 2). La fase 1 y 3, confirmaron desde AySA, están realizadas casi en su totalidad, mientras que la 2 lleva dos años frenada en un 20%. Es esta etapa la que el Gobierno sostiene que Cambiemos demoró.

Galmarini y Cafiero estuvieron acompañados por el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis y el titular de la ACUMAR, Martín Sabbatella. La presencia del jefe de Gabinete significó la intención del Gobierno de aportar los fondos necesarios para concluirlo.

Durante la presidencia de Mauricio Macri la obra ocupó un lugar especial en la agenda. A dos años de haber iniciado su mandato, Cambiemos se jactaba de haberla puesto en marcha luego de que el kirchnerismo la demorará. Según pudo reconstruir El Cronista en 2017, tenía orden de inicio para enero de 2015, pero comenzó en junio de 2016. El kirchnerismo postergó su inicio, evaluaba el macrismo, porque se trataba de un emprendimiento que no llegaría a inaugurar Cristina Kirchner. Mientras, el Banco Mundial, que había aprobado el préstamo en 2009, cobraba intereses y multas por no ejecutarse.

Tags relacionados
Noticias del día