Lunes  09 de Septiembre de 2019

Una máquina de rayos X para las empresas argentinas

Una máquina de rayos X para las empresas argentinas

ANDRÉS KNOBEL

Abogado especializado en secreto financiero - Investigador de Tax Justice Network

La corrupción no discrimina entre partidos políticos, gobiernos ni fronteras. Afecta a todos y beneficia a muy pocos. Con ese diagnóstico lo esperable sería que fuera una prioridad para cualquier sociedad. No es así. Ante una elección presidencial, el bolsillo de la gente pesa más que cualquier acusación de quién fue más o menos corrupto. Y para los gobernantes, ocurre lo mismo. El empleo, la inversión, el precio del dólar, y desde hace poco el “emprendedurismo” son el norte. ¿Y la corrupción y el lavado de dinero? Que quede para los discursos, las cumbres internacionales, o para dibujar un poco los resultados ante una evaluación para entrar a la OCDE o para evitar quedar en la lista gris del GAFI. Porque, al fin y al cabo, si se trata de dinero que va a generar empleo, inversión y recaudación, o llenar las reservas del Banco Central, poco importa si viene del narcotráfico, del blanqueo, del FMI o de la soja.

Hasta el Banco Mundial se preocupa por cuán fácil es hacer negocios en cada país más que por cómo viene en la lucha anti-corrupción. Su conocido informe “Doing business” fomenta por ejemplo la simplicidad y rapidez para crear empresas, sin cuestionarse mucho para qué serán usadas. La lucha contra la  corrupción parecería entonces no tener salida. Los economistas dirían que es un problema de free-riders (los polizontes que se benefician son pagar o contribuir con los costos), las ONGs de falta de voluntad política. Pero contra todo pronóstico, existe un consenso entre organismos internacionales, expertos anti-corrupción, ONGs, instituciones financieras y cualquier empresa con un programa de compliance sobre la solución, o por lo menos una herramienta que facilitaría mucho las cosas: la transparencia de los “beneficiarios finales” de las empresas.

Conocer los “beneficiarios finales” significa identificar a los individuos de carne y hueso que efectivamente son los dueños y controlantes de cualquier empresa o entidad. “Finales” porque requiere identificar toda la cadena de titularidad: la empresa A que es dueña de B que a su vez es dueña C y así sucesivamente hasta llegar a una persona humana.

A modo de analogía, la transparencia de los beneficiarios finales sería como pasar a las empresas por un scanner como los que hay en los aeropuertos. Lo que sucede actualmente en materia de transparencia es preguntarle a la empresa qué hay en el equipaje (quién es el accionista o socio). Pero si luego de abrir la valija en vez de ropa hay otro bolso (otra empresa), se deja de preguntar. Los encargados de seguridad de los aeropuertos se dieron cuenta hace años de que debían ir más a fondo y por eso incorporaron máquinas de rayos X. Como no existe un aparato similar para las empresas, la transparencia de beneficiarios finales exigiría abrir cada valija, y cualquier otro bolso o bulto que haya adentro, hasta llegar al contenido real del equipaje, para verificar que haya solo ropa (y no armas ni drogas).

¿Qué buscaría detectar la máquina de rayos X para empresas? Por ejemplo, si la empresa obtuvo un contrato del Estado pero el dueño es un funcionario público relacionado a la contratación. O que el dueño no sea un narcotraficante o terrorista. La transparencia de beneficiarios finales haría que la lucha anti-corrupción sea prácticamente autosuficiente, o por lo menos daría suficientes herramientas a las autoridades, ONGs y periodistas para descubrir los ilícitos económicos que ocurren a plena luz del día.

Hace más de una década que el Grupo de Acción Financiera (GAFI) relacionado a las recomendaciones anti-lavado de activos y contra el financiamiento del terrorismo viene evaluando a los países en materia de beneficiarios finales. El G-20 adoptó principios sobre transparencia de beneficiarios finales en 2014, y desde 2016 el Foro Global dependiente de la OCDE incorporó el tema para sus evaluaciones.

La transparencia de beneficiarios finales tomó un verdadero impulso luego de los Panama Papers. El Reino Unido ofrece un registro online, público y gratuito de beneficiarios finales desde 2016, y varios países europeos lo copiaron, incluyendo Ucrania, Dinamarca y pronto Noruega y Luxemburgo. La 5ta Directiva anti-lavado de activos de la Unión Europea exige a todos sus miembros establecer registros públicos de beneficiarios finales para 2020.

Más allá de Europa, Estados Unidos tiene un proyecto de ley con apoyo de los principales partidos políticos para exigir la registración de beneficiarios finales. Brasil y República Dominicana exigen suministrar a las autoridades fiscales información sobre los beneficiarios finales de las empresas. Costa Rica y Uruguay ya cuentan con registros de beneficiarios finales en el Banco Central, tanto para empresas como para fideicomisos. Incluso los tradicionales paraísos fiscales como Islas Caimán, Islas Vírgenes Británicas, Jersey o la Isla de Man ya cuentan con registros de beneficiarios finales.

Y, ¿la Argentina? Brilla por su ausencia. Funcionarios del gobierno y los organismos de control expresaron durante las jornadas internacionales sobre Registros Públicos de Beneficiarios Finales organizadas por Fundación SES, Tax Justice Network y la Procelac su interés por avanzar en la registración de los verdaderos dueños de las empresas. Y, aunque la Inspección General de Justicia (IGJ) empezó a requerir una declaración de beneficiarios finales desde la Resolución 7/2015, no ocurre lo mismo en el resto de los registros comerciales provinciales y no puede accederse online ni siquiera a los accionistas o socios de las empresas. Obtener información societaria es engorroso hasta para los fiscales. Esto no es una utopía. La Argentina no necesita ser innovadora. Ni siquiera líder. Simplemente igualar los niveles de transparencia que hasta muchos paraísos fiscales ya ofrecen.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN-0,396857,750062,7500
DÓLAR BLUE1,550464,500065,5000
DÓLAR CDO C/LIQ1,6415-77,9302
EURO-0,031765,591665,6196
REAL-0,202414,294614,3011
BITCOIN0,66448.771,01008.778,3000
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS2,150547,5000
C.MONEY PRIV 1RA 1D-1,327455,7500
C.MONEY PRIV 1RA 7D-1,304356,7500
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000049,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000160,00160,00
CUPÓN PBI EN PESOS-4,25532,252,35
DISC USD NY-7,107274,5080,20
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-0,686033.661,1100
BOVESPA-1,4900108.367,4400
DOW JONES0,000027.691,4900
S&P 500 INDEX0,15653.087,0100
NASDAQ0,26008.464,2770
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,0000332,5306332,5306
TRIGO CHICAGO2,1256189,7813185,8313
MAIZ CHICAGO1,1386148,6161146,9429
SOJA ROSARIO0,9823257,0000254,5000
PETROLEO BRENT-0,257362,020062,1800
PETROLEO WTI-0,105556,800056,8600
ORO-0,17861.452,90001.455,5000