Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Lousteau quiere llenar el vacío de renovación generacional en Cambiemos

Conciente de que el núcleo duro de respaldo a la gestión de Cambiemos sigue concentrado entre los mayores de 50, el economista regresó al país para posicionarse en el juego electoral.

Lousteau quiere llenar el vacío de renovación generacional en Cambiemos

Hay diagnósticos que para el PRO han sido irreversibles. Desde su génesis, la fuerza de Mauricio Macri siempre tuvo mayores niveles de aprobación entre los adultos mayores que entre los jóvenes. Sea por su falta de informalidad, o por la penetración ideológica lograda por el kirchnerismo entre los adolescentes en los últimos años, al Presidente siempre le costó seducir a las nuevas generaciones y las cosas no cambiaron con su llegada a la Casa Rosada. El núcleo duro de respaldo a la gestión de Cambiemos sigue hoy concentrado entre los mayores de 50 años, según un informe de la consultora OPSM.

El dato suelto cobra relevancia electoral si se lo hilvana con proyecciones del Indec. Según el organismo, cerca del 45% de la población del país estará integrada en 2019 por la franja etaria que va de los 16 a 40 años. Y ese peso que los votantes jóvenes tendrán en el padrón electoral es hoy inversamente proporcional a la generación de cuadros políticos que representan a ese sector.

Martín Lousteau llegó a la misma conclusión al decidir abandonar la comodidad de la Embajada en Washington y desafiar al oficialismo en la Ciudad como candidato a diputado nacional. Se sabe; el marido de Carla Peterson es un hombre talentoso, seductor, mediático, vanidoso hasta el tuétano y con una ambición política tan grande como una casa. No iba a sacrificar la oportunidad de convertirse en ese referente de recambio generacional. Aún sabiendo que desde Cambiemos no le abrirían la puerta para participar en las PASO con su fuerza ECO (Energía Ciudadana Organizada) -como viene reclamando- y que el destino lo llevaría irremediablemente a enfrentar con dudosas chances al oficialismo porteño por afuera de esa alianza.

Quedó claro cuando sus principales mentores -Enrique ‘Coti’ Nosiglia, su hijo Juan y gran parte del radicalismo local- le armaron hace una semana un acto en Córdoba con los jóvenes del centenario partido, algo que abrió una grieta interna con la dirigencia radical alineada a la Casa Rosada.

"Su participación en el Congreso Nacional de la Juventud Radical en Córdoba, junto a más de 4000 jóvenes de todo el país, mostró su empatía con los jóvenes, representa un cambio generacional en la política argentina y la vocación de muchos de discutir el rumbo del cambio y protagonizar el futuro", le dice a 3Días, Juan Nosiglia, legislador porteño de ECO y secretario de la UCR Nacional.

Su padre, el legendario ‘Coti’, un experto en operar en la sombras en los últimos 30 años, tiene planes más ambiciosos: el de fabricar a un candidato con el que los radicales vuelvan a soñar como en el ‘83. Pero sabe que el posicionamiento político requiere tiempo y dinero.

En esa línea, los analistas consultados por 3Días coinciden en que la decisión estratégica tomada por Lousteau de volver a presentar batalla fue acertada.

"Es notable el sesgo de edad que se ve en los electores del PRO. Tiene poca llegada a los menores de 50 años. Y en ese sentido, Lousteau es un candidato joven, con formación y alto perfil, que busca llegar a ese sector esquivo para el macrismo", afirma Enrique Zuleta Puceiro, titular de OPSM.

El consultor Jorge Giacobe coincide: "Desde el punto de vista estratégico, la decisión es impecable. Es un hombre joven y la Argentina se está quedando sin dirigencia política. El gran problema que tiene el país es cómo sigue en dos años. No hay generación de recambio. Desde el punto de vista táctico, habrá que ver cómo sale en los resultados de las elecciones. Si pierde, ver cómo pierde", remarca.

Para el analista Hugo Haime, Lousteau buscó con su salida de la Embajada ser nuevamente protagonista de la política argentina. "Desde ese punto de vista, es una decisión acertada porque si no hubiera quedado totalmente fuera del juego electoral de la Capital", destaca.

Carlos Fara, en cambio, es más cauteloso. "Está claro que desde el plano electoral, hoy parece una quimera ser exitoso en la Ciudad. Pero si apuesta a una construcción de largo plazo, hay que pasar necesariamente por una situación que en el corto plazo no sea rentable electoralmente", explica.

Lousteau está dispuesto a dar esa pelea y presentarse por afuera de Cambiemos. Pero junto a su equipo prefiere por ahora no rompen lanzas con el Gobierno. Los Nosiglia -junto al titular del radicalismo porteño, Emiliano Yacobitti-, reclaman que el macrismo acepte a su ex embajador como competidor en las PASO del 13 de agosto frente a Elisa Carrió, la postulante del jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta. "Las primarias forman parte del ADN de Cambiemos y que el PRO le niegue la posibilidad al radicalismo de la Ciudad de presentar su propio candidato es un retroceso y rompe con la regla fundacional del espacio", dice Nosiglia hijo.

Es cierto que en la Ciudad se malogró la alianza Cambiemos para los comicios a jefe de Gobierno de 2015 en las que se impuso Rodríguez Larreta, tras ir a un ballotage con Lousteau. Pero como en la elección nacional de octubre se terminó confomando ese frente, los radicales porteños piden ahora las mismas condiciones.

El PRO -que anda con las defensas altas- acusó recibo ante el raid mediático que encaró Lousteau esta semana. En un comunicado, Larreta ratificó el miércoles que la propuesta electoral para octubre "estará encabezada por Elisa Carrió" y aclaró que Lousteau "no fue ni es parte de Cambiemos", pese a haberse desempeñado como embajador en los Estados Unidos. "Las aspiraciones personales no pueden estar por encima de los objetivos colectivos", disparó. Así, terminó de bloquear una interna de Cambiemos en el distrito para conformar las boletas.

Riesgos propios y ajenos

En el Gobierno miran con recelo al ahora ex embajador e incluso reconocen el peligro que representa, aunque no lo admitan en voz alta. Pero eso no es todo. Hay quienes creen que Lousteau podría transformarse en el candidato del "círculo rojo" -nombre con el que Macri bautizó a grupos de poder y económicos que influyen en la política y operan tras bambalinas- con la intención de marcarle la cancha al Gobierno, ante la falta de candidatos peronistas que asomen como alternativa.

En la Ciudad, están convencidos de que tomarse esa sopa demasiado densa que es la alianza con ‘Lilita’Carrió rendirá sus frutos y no correrán riesgos. Aunque no quieren ni pensar en la posibilidad de que Lousteau encierre a la diputada en un debate sobre los ‘errores’ del Gobierno que ella suele criticar.

Creen, además, que la dispersión opositora los beneficia. Carlos Fara coincide con ese análisis. "Hay una fragmentación estructural importante en el electorado de la Ciudad. Y por eso Lousteau no es por ahora un problema para el oficialismo. En números gruesos, el PRO en la Capital podría obtener un 45%. El PJ / Frente para la Victoria (FpV) no va a bajar del 20% porque en una elección legislativa difícilmente sus electores miren otra cosa. Y hay un 10% integrado por distintos fragmentos y la izquierda. Así, el espacio de Lousteau tiene hoy entre 20 y 25% de votos potenciales", destaca.

Hugo Haime también tiene los mismos números. "Con una intención de voto de 20%, Lousteau está hoy peleando el segundo lugar con el FpV, que reúne entre 18 y 22 puntos. Y no veo que esa fuerza -que está competitiva en la Ciudad- deje de presentar una candidatura para ir detrás de Lousteau". Sí cree, en cambio, que el joven economista se podría quedar con los electores de Sergio Massa, si el Frente Renovador no llegara a jugar en la Ciudad.

Está por verse cuáles serán los pasos del hombre de Tigre en aras de su vieja amistad con Rodríguez Larreta.

Más notas de tu interés

Comentarios11
victoriaelt Tejada
victoriaelt Tejada 08/05/2017 07:52:53

Cuantos años tiene Peña? Cuantos Carolina Stanley? Gladys González etc.. Etc

Penguinnews Wolcoff
Penguinnews Wolcoff 08/05/2017 03:41:33

GISELLE, ¡¡¡QUÉ BONITA QUE SOS!!! BUSCAME Y TOMEMPS UN FECA JUNTOS. https://penguinnews700.wordpress.com/

Cristina Martín
Cristina Martín 07/05/2017 04:20:25

¿De qué recambio generacional hablan?? Tienen todos casi la misma edad que este seudo joven. Vidal 43, Bullrich 47, Peña 40, Frigerio 47, Triaca 43.

Chris MB
Chris MB 07/05/2017 03:56:01

Martín Lousteau: “Mi candidata a presidente es Margarita Stolbizer” http://diariohoy.net/politica/martin-lousteau-mi-candidata-a-presidente-es-margarita-stolbizer-53789

Chris MB
Chris MB 07/05/2017 03:55:05

Carrió es fundadora de Cambiemos. Lousteau nunca estuvo en Cambiemos, ni siquiera es radical. De hecho tiene un bloque opositor en la legislatura de CABA, y en el orden nacional se alineó con Stolbizer. MEMORIA

demian baus
demian baus 07/05/2017 10:19:42

Lousteau no tiene algo que la gente en general necesita ver que el candidato tenga identidad y sentido de pertenencia. Cuál de estas dos tiene él, si estuvo con radicales, peronsitas y del Pro....

Juan Sluman
Juan Sluman 05/05/2017 06:04:54

Con una columnista tan bonita me resulta imposible leer ahora... Intentaré mañana; si puedo.

Yo Ime
Yo Ime 05/05/2017 02:48:09

¡tremendo cambio generacional! Lousteau tiene 46 años, Santilli 50 y Rodríguez Larreta 51. Son de la misma generación.

Eduardo Hartinger
Eduardo Hartinger 05/05/2017 10:01:07

Que pruebe con Cabandié, Recaldito, etc., en Cambiemos no queremos advenedizos.

Mario Wahlberg
Mario Wahlberg 05/05/2017 07:03:40

The future is with you Martín!

Chris MB
Chris MB 07/05/2017 03:57:43

Por fuera de Cambiemos.