Fiasco en las acciones argentinas: cómo moverse en el juego de la Bolsa

Hace unas semanas escribí en este medio acerca de la oportunidad de comprar acciones argentinas.

La operación fue redituable en un determinado momento. Efectivamente, el rumor del acuerdo con los bonistas ley NY impulsó a las acciones argentinas, en especial a los bancos, hasta que se confirmo qué sucedería.

Cuando uno se dedica a la operatoria de los mercados financieros tiene que estar dispuesto a cambiar de opinión rápidamente, si los precios se mueven en una dirección diferente a la esperada. Y lo que han hecho los precios desde el martes pasado hasta ayer ha sido muy negativo.

Para comenzar, el mismo martes 4 de agosto todas las acciones abrieron en el máximo y cerraron en el mínimo. Esto indica que el mercado no aplaudió la aprobación del canje. Muy distinto hubiese sido que las acciones hubieran abierto un 10% arriba y cerrado un 20% arriba.

Como dije, en los mercados financieros uno debe tener la flexibilidad de cambiar de opinión cuando los precios así lo indician.

Ahora desde ese máximo la apertura del martes de la semana pasada hasta ayer miércoles, las acciones cayeron un 20% en promedio. Y eso es una pésima señal.

En todos los casos, aquel que opera con acciones tiene que trabajar siempre con stops y sobre todo con los traling stops (subiendo los stops a medida que las acciones suben).

Cuando escribí aquella nota, Galicia estaba entre 11.5 y 12 y desde allí trepó un 20%. Pero no tiene sentido seguir comprado en acciones argentinas cuando el mercado mismo muestra que no esta interesado en ellas.

Sin dudas podríamos haber apelado al razonamiento fundamental sabiendo que el canje solo se trataba de tirar la pelota para adelante y que en verdad ese ha sido el único objetivo del gobierno: evitar pagar durante este mandato, quedando pendiente la negociación con el FMI y los bonistas locales. Y ni hablar de la deuda intra estado que pareciera que nunca se va a pagar (deuda con el BCRA, Anses y Banco Nación).

Pero hay que entender que la bolsa es un juego y en este juego podríamos haber visto un recorrido alcista más pronunciado (aunque injustificado) en acciones. Es un juego de tendencias: el mercado puede enamorarse mas allá de cualquier análisis fundamental.

Si algo nos enseñan los mercados financieros mundiales, es que mirar los fundamentals no tiene sentido y hay que mirar las tendencias. En EEUU estamos viendo valuaciones descabelladas y no era disparatado pensar también en algunas semanas de euforia para Argentina. Pero eso simplemente no sucedió.

En consecuencia, no tiene sentido estar comprado ni en acciones ni bonos de locales. Es momento de estar en cash y esperar mejores posibilidades que sin duda llegarán mas adelante.

Cuánto más adelante no lo sabemos. Lo mejor es dejar que el mercado, a través de los precios, nos indique el momento en el que esto pueda tener sentido. Pero sobre todo desde el punto probabilístico, jugando siempre con la tendencia a nuestro favor.

Tags relacionados

Más de Columnistas

Compartí tus comentarios