Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Congreso: del cupo a la paridad

SOLEDAD ZÁRATE Coordinadora de Instituciones Políticas de Cippec

0
Congreso: del cupo a la paridad

A comienzos de la década del 90, la Argentina fue pionera a nivel sudamericano en materia de igualación de derechos al sancionar una ley nacional de cupo femenino. La medida facilitó la llegada de las mujeres a la arena legislativa (la Cámara de Diputados pasó de tener 4% a 34% de mujeres). Pero, en el mediano plazo, demostró sus limitaciones y se convirtió en un techo.

El año pasado fue de progresos en lo que respecta a las condiciones de acceso de las mujeres al poder en las provincias. El mapa de la paridad cambió. Cuatro provincias (Buenos Aires, Salta, Chubut y Neuquén) sancionaron sus propias leyes y se sumaron a las otras tres donde esta regla ya se encontraba vigente (Santiago del Estero, Río Negro y Córdoba). También la Ciudad de Buenos Aires y algunas provincias presentaron proyectos legislativos para incorporar la regla a su legislación, por lo que la paridad a nivel provincial tendría posibilidades de ampliarse este año.

A diferencia de lo que sucedió con la ley de cupo a comienzos de la década del 90, cuando el puntapié inicial provino del ámbito nacional; con la paridad, las provincias son precursoras.

Argentina no posee aún una ley nacional de paridad y, puertas adentro del Congreso, se vive una situación que deja en evidencia la falta de coordinación existente entre ambas cámaras. Existen dos proyectos -ambos sancionados el 19 de octubre de 2016-, uno en Diputados y otro en Senadores- que buscan incorporar la paridad. Si los legisladores retomaran estos días la discusión, habría que ver si se inclinan por que la ley entre en vigencia para el proceso electoral de este año. De no ser así, nuevamente la mayor parte de las listas legislativas nacionales serán encabezadas e integradas mayoritariamente por políticos de sexo masculino.

Los desafíos a los que se enfrentan las mujeres, sin embargo, no terminan con el acceso al poder. Se reproducen también en su ejercicio. Si se analiza la situación actual de muchas legislaturas provinciales e incluso del Congreso Nacional, se observa una marcada división del trabajo basada en el género: la mayoría de los bloques son presididos por hombres y lo mismo ocurre con las cámaras. Además, los horarios nocturnos de inicio de sesiones resultan incómodos porque el resto de las instituciones sociales como escuelas, jardines, supermercados, bancos, etc. funcionan a contramano. Dentro de los partidos también existen resistencias, como lo puso en evidencia un fallo reciente de la Cámara Nacional Electoral. La Cámara dispuso la intervención judicial del partido político Unión Popular con el fin de regularizar la conformación y el funcionamiento de su Junta Directiva Nacional porque incumplía con lo establecido en la ley de cupo.

La paridad garantiza el acceso de las mujeres al poder legislativo y en este sentido, constituye un notable avance en términos de representatividad democrática. La Argentina ya ha comenzado a transitar ese camino a nivel subnacional, pero la nación está aún rezagada. Si se lograra sancionar la ley nacional de paridad durante 2017 sería un gran progreso.