Las inventó un químico

La historia detrás de la particular forma de las Pringles y el fraude en el que casi caen

Se gestaron en el laboratorio de investigación de P&G, aunque tardaron más de una década en salir al mercado. Los detalles del origen de uno de los snacks boom de los 90.

Inventaron el concepto de "papas apiladas" y son los protagonistas globales de este negocio. Sus tubos se venden en más de 140 países, pero en Argentina este segmento vivió un boom en los últimos años con múltiples jugadores que lanzaron su versión. Pringles nació en el laboratorio de una multinacional y tuvo que adaptarse para poder sobrevivir en la industria de los snacks.

A fines de los 50 el holding P&G buscaba ingresar al complejo negocio de los snacks, en particular al segmento de las papas fritas, sin embargo se encontró con algunos obstáculos a superar. Los usuarios se quejaban de que, en los paquetes de otras marcas, los chips siempre llegaban destruidos. La firma quería salir con un producto que resolviera este problema y sabían exactamente a quien pedírselo.

El químico de la idea

Fredric Baur tenía un doctorado en química y se había especializado en investigación y desarrollo dentro de la empresa. Su misión era encontrar la manera de poder lanzar al mercado unos snacks que no se rompieran. Rápidamente el experto se dio cuenta que la clave para evitar esto era apilarlas, entonces el empaque tenía que ser redondo. Así desarrolló un tubo lo suficientemente resistente y además sellado para que el producto se preservara.

Fredric Baur, el autor del packaging y forma de las Pringles

Luego llegó otra duda: ¿Cómo se podían apilar las papas sin que se movieran por todo el paquete? Para esto Baur utilizó sus conocimientos matemáticos y les dio forma de paraboloide hiperbólico, más conocida como la forma de silla de montar. Una vez resueltos estos dos problemas parecía que el producto podía salir a la luz, no obstante los científicos de P&G no encontraron el sabor adecuado. Esto llevó a la compañía a pausarlo durante varios años.

Recién a mediados de los 60 el proyecto "papas apiladas" volvió a moverse. En 1966 Baur patentó el tubo, el método de empaquetado y la particular forma de los chips y cuatro años después le otorgaron luz verde, según detalla el archivo de P&G.

Adaptarse y efecto Brad Pitt

Al principio la marca salió al mercado bajo el nombre Pringles Newfangled Potato Chips y existen varias teorías sobre la inspiración para esta denominación. Una versión asegura que se inspiró en Mark Pringle, uno de los creadores de una máquina procesadora de papas en los 40, y otra afirma que se trataba del nombre de una calle en Cincinatti, ciudad natal de P&G, en la que vivían varios empleados.

Las papas apiladas tuvieron un debut auspicioso en las góndolas. Según el libro Procter & Gamble: Rising tide, en 1973 registraban ventas por u$s 105 millones y la meta era que alcanzaran los u$s 250 millones pronto, no obstante, el negocio empezó a caer.

Un anuncio de 1975 sobre la nueva marca de snacks de P&G

Por un lado, los fabricantes de snacks se quejaban de que la marca se promocionaba como "papas fritas" cuando en realidad se trataba de una pasta que contenía papa. Además, a los consumidores no los terminaba de convencer su sabor y textura. Para colmo, en 1975 la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) la obligó a incluir en su etiqueta una leyenda que dijera que era un "producto hecho a base de papa deshidratada".

El CEO de P&G, John Smale, tenía pensado discontinuar Pringles si la marca no recuperaba su senda de crecimiento. Y puertas adentras se pusieron a trabajar. Ajustaron su precio para acercarse al de las otras etiquetas de snacks, mejoraron la textura del producto final y lanzaron nuevos sabores. Con estos cambios el panorama cambió. A esto se le sumó una exitosa publicidad a fines de los 80 protagonizada por un joven Brad Pitt.

La venta que no fue

Una vez que empezó a generar ganancias, el holding decidió internacionalizar la marca en los 90. En ese momento llegaron a la Argentina y sus tubos se convirtieron en ícono de una época en la que el consumo de productos importados era moneda corriente. Actualmente las Pringles que llegan al país se fabrican en Jackson, Tennesse, y Bélgica, en el caso de las especialidades.

En 2011 P&G anunció que había llegado a un acuerdo con Diamond Foods por Pringles. Se trataba de una compañía que siempre había operado en el negocio de las nueces y en el último año había intentado expandirse en el segmento de snacks a través de adquisiciones. Pero la fusión quedó en la nada cuando se descubrió un fraude en los números de la compradora.

De acuerdo a lo denunciado por la Comisión de Valores de los Estados Unidos (SEC), Diamond Foods había subdeclarado el dinero que le pagaba a los cultivadores de nueces al retrasar el registro de los pagos para períodos fiscales posteriores. Con este esquema había conseguido inflar sus números para alcanzar las estimaciones de los analistas bursátiles. No solo se cayó la operación, sino que Diamond Foods tuvo que pagar u$s 5 millones para acordar con la SEC y suspendió a su CEO y CFO.

En los 80 Pringles mejoró su textura, ajustó su precio y lanzó nuevos sabores para subir sus ventas.

No obstante, P&G no se quedó con las manos vacías porque al año siguiente encontró nuevo comprador. Kellogg's desembolsó casi u$s 2700 millones para quedarse con Pringles en 2012 y maneja la marca desde entonces.

Boom de competencia

Si bien durante muchos años lideró en soledad el negocio de papas apiladas (que ellos mismos crearon), recientemente se ensanchó el mercado. En 2003 PepsiCo lanzó las Stax, las cuales llegaron al país en 2014. Luego aparecieron las papas DIA, fabricadas en Canadá, que se convirtieron en un boom viral entre los usuarios.

En tanto, un grupo de argentinos viajaron a Paraguay para abrir ahí una fábrica destinada exclusivamente a esta categoría. Hoy CMA Paraguay elabora su marca propia, Capitán Cuac, y tuvo en su portfolio a Carrefour y Cuquets. Otros de los que se sumaron son Coto, Marolio y La Anónima.

Marolio fue uno de los jugadores locales que salió a competir con Pringles por precio

A nivel global su dueño desembolsó más de 140 millones de euros desde 2019 para mejorar su presencia en el segmento. En su fábrica en Polonia inauguró una nueva línea que le permitirá sumar más de 60.000 toneladas de papas por año. Desde ahí las distribuye al mercado de Europa, Medio Oriente y África.

Así como Renato Bialetti pidió que sus cenizas fueran trasladadas en una de las cafeteras creadas por su padre, Baur solicitó algo similar. En 2008 su familia depositó parte de sus restos en un tubo sabor original de Pringles. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios