Nos subimos al híbrido de Toyota: qué es lo mejor del Prius

Con un impulsor a combustión que está combinado con un eléctrico para mejorar el consumo de combustible. Más allá de su motorización desconocida para nuestro mercado, se caracteriza por un buen confort de marcha y gran espacio interior.

La cuarta generación del Toyota Prius, que llegó al país hace unos dos años, estuvo a prueba en RPM. Un modelo que resulta llamativo por las calles argentinas por su condición de híbrido que muchos desconocen lo que significa. Y lo mejor para explicar el funcionamiento de esta mecánica es hacerlo simple. Es un auto naftero que tiene un segundo motor eléctrico que se conecta en algunas ocasiones para mejorar el consumo de combustible.

Su diseño exterior está mejorado con respecto a la generación anterior. Sus líneas están desarrolladas para hacerlo lo más aerodinámico y funcional posible. Con esas premisas, Toyota logró que el Prius tenga un coeficiente aerodinámico de Cx 0,24.

Toyota Prius
Tiene dos motorizaciones que trabajan en conjunto.

Tiene unos faros rasgados en la parte delantera con proyectores LED, una parrilla casi inexistente, una línea lateral ascendente que se marca en la parte trasera, una terminación de la luneta en dos partes que dificultan la visión del conductor y una faros traseros estirados en forma vertical que se separan del portón. No hay mucho más para decir del diseño, el Prius es una mezcla entre un sedán y un hatchback.

El último detalle de su diseño son las llantas de aleación. Cuando todas las marcas buscan estéticas diferenciadoras, Toyota incorporó una tazas aerodinámicas que cubren las llantas. ¿Te quedó claro? No se busca diseño sino rendimiento.

Una de las mejores características de este modelo es el interior. No hablamos de su diseño sino del espacio que tiene que es comparable a los mejores del segmento C. Los pasajeros traseros tiene lugar para estirar sus piernas y la posición de manejo es baja pero se puede regular en altura. El volante multifunción es grande y está forrado en cuero. La calidad de los materiales y las terminaciones también son buenas, combinando plásticos duros y blandos.

La estética del habitáculo es lo más parecido que tiene con los otros modelos de la marca. Todos los indicadores están ubicados en el centro. El velocímetro, el indicador de energia y algunas otras informaciones están en una especie de tablero que está por encima de la consola central. La consola tiene la misma pantalla y el mismo sistema operativo que ofrece la Hilux en nuestro mercado. Mejoró con respecto a su antecesor, pero sigue siendo lento y antiguo. Por debajo de la pantalla hay una zona blanca donde se ubica la selectora de marchas. R, N o D... no hay P en la palanca. El freno de mano está ubicado en un pequeño pedal del lado izquierdo como tenían antes las pick-ups.

Toyota Prius
El interior es espacioso y confortable.

El guarda objetos de la parte central tiene un cargador inductivo de celulares que, sin el teléfono es compatible, se carga solo con apoyarlo. El baúl es amplio con una capacidad de carga de 502 litros y tiene un auxilio similar a los neumáticos que están equipados.

Lo destacado del Prius es su mecánica. Equipa un motor naftero 1.8 litros que alcanza una potencia máxima de 98 CV y un torque de 142 Nm de torque. A este se le asocia un novedoso eléctrico con baterías de níquel-metal con una potencia de 72 CV y un torque a 163 Nm. La combinación de ambas unidades da como resultado una potencia final de 122 CV. Toda esta "mezcla" está combinada con al caja automática con variador continuo (CVT).

Este híbrido se maneja igual que cualquier otro modelo convencional. Utiliza los dos motores para combinarlos automáticamente de la manera más eficiente posible para reducir los consumos y la emanación de gases.

Un aspecto distintivo del Prius es que se enciende mediante botón y aunque no parezca el auto está en marcha sin emitir ningún tipo de sonido ni vibración. Definitivamente, es una sensación rara para quien está acostumbrado al típico sonido del motor.

Toyota Prius
El tablero, que está ubicado por encima de la consola central, muestra algunos detalles "híbridos".

Tiene un confort de marcha agradable y mucho de ello se lo debe a la suspensión independiente en las cuatro ruedas y a las regulaciones de los amortiguadores. El Prius transita sin ruidos hasta que se enciende el silencioso motor de combustión. A nafta, tampoco se sienten las vibraciones. Por último, en ruta también tiene un buen rendimiento pero no le pidas reacciones deportivas. Los 122 caballos alcanzan para andar cómodo a 130 Km/h.

A diferencia de los modelos convencionales, el Prius tiene su mejor rendimiento de consumo en ciudad. En un ciclo combinado, siempre con el modo ECO activado, el híbrido consiguió unos 4,8 litros cada 100 kilómetros.

El equipamiento de seguridad está al nivel de lo que necesita un modelo de este segmento. En cuanto a seguridad activa, cuenta con un sistema ABS con distribución electrónica de frenado (EBD) y asistencia de frenado de emergencia (BA), control de estabilidad (VSC), control de tracción (TRC), y faros antiniebla delanteros y traseros de LED. En relación con la pasiva, dispone de siete airbags y los sistemas de anclajes ISOFIX en los asientos traseros.

Toyota Prius
Su líneas están desarrolladas pensando en el aerodinámica.

Por el lado del confort, dispone de tapizado y volante forrado en cuero, el ya mencionado sistema multimedia con GPS, Bluetooth, CD, MP3 y USB que se ofrece también en la Hilux, el cargador de teléfono inalámbrico, control crucero, ECO Driving, cierre centralizado a distancia y el selector de modo de conducción (ECO, Power, Normal y EV). También ofrece el Head-Up Display, un pequeño panel de vidrio por detrás del volante que te brinda información.

La conclusión es que el Toyota Prius es un modelo a considerar si estas pensando en un vehículo del segmento C con un reducido de combustible. Su diseño exterior no es de los más agraciados pero mejoró con respecto a su antecesor. El habitáculo es una de sus mejores características con buen espacio y un confort envidiable. El equipamiento está al nivel de lo que ofrece el segmento C en este momento.

La diferencia con respecto a sus competidores es su mecánica híbrida. En cuanto a su conducción, el Prius no cambia nada con respecto a un modelo convencional. Se tiene que cargar con nafta y el paso al modo eléctrico lo hace automáticamente. No se enchufa ni se carga eléctricamente (en otros lugares del mundo existe uno que se carga que se denomina Plug-In) porque el motor de combustión y el frenado trabajan en conjunto para regenerar la potencia eléctrica. ¿Qué se gana con esta combinación? Un reducido consumo de combustible.

A pesar de tener algunos beneficios impositivos, el Prius cuesta unos u$s36.500-.

Comentarios1
Osvaldo Fab
Osvaldo Fab 23/09/2018 10:28:01

Me estan jodiendo,tiene el mismo consumo que un Corsa Clasis


Recomendado para tí