U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Brasil cumple con holgura el objetivo de presupuesto primario en 2017

La administración logró la meta, luego de que el aumento en los ingresos tributarios provocara que el déficit de diciembre fuera menor de lo esperado. El rojo fue de u$s 39.300 millones el año pasado antes de los ingresos por impuestos, una baja del 23% con respecto a 2016. El de diciembre totalizó u$s 6703 millones, por debajo de lo estimado

por  VALOR

Brasil
0
Brasil cumple con holgura el objetivo de presupuesto primario en 2017

El gobierno central (que incluye al Tesoro Nacional, la Previsión Social y el Banco Central) registró un déficit primario de u$s 6703 millones en diciembre de 2017. Por lo que el resultado fiscal terminó el año negativo en u$s 39.394 millones lo que representa el 1,9% del Producto Bruto Interno (PIB).

Según los datos, el resultado de diciembre es reflejo de un déficit de u$s 3624 millones del Tesoro nacional, de un agujero de u$s 3066 millones en la Previsión Social y de un resultado negativo de u$s 12,67 millones del Banco Central.

El resultado del mes de diciembre representa una mejora en relación a un año antes, cuando el número había quedado negativo en u$s 19.774 millones.

El resultado del año refleja una mejora con respecto a 2016, cuando las cuentas quedaron negativas en u$s 50.500 millones.

El resultado también fue mejor que el permitido por la meta fiscal del año, que preveía un agujero de hasta u$s 50.350 millones. El número fue autorizado por el Congreso en septiembre, cuando los parlamentarios cambiaron el valor anteriormente autorizado, de déficit de u$s 44.007 millones.

El déficit primario también fue menor de lo previsto por el promedio de ocho instituciones consultadas por Valor Data.

Sin embargo, la secretaria del Tesoro Nacional, Ana Paula Vescovi, hizo hincapié en que no hay motivos para celebrar el resultado. "Estamos hablando de un déficit de u$s 39.267 millones, un déficit muy acentuado. Es algo que precisamos revertir. No es para conmemorar", afirmó. Según Vescovi, el gobierno debería registrar un superávit para que la relación entre la deuda y el PBI se estabilice y lleve a un escenario más "sólido" para las cuentas públicas. "Estamos en un período de transición para la consolidación fiscal para que Brasil pueda continuar tomando los beneficios de eso", indicó.

El gobierno cerró el año 2017 consumiendo el 96,2% del techo de gastos establecido para el año. Los pagos sumaron u$s 398.690 millones, mientras que el límite era de u$s 414.000 millones. Es decir, el gasto quedó u$s 15.500 millones por debajo de lo permitido, más que el volumen total de inversiones pagadas en 2017, que sumaron u$s 14.470 millones. Para 2018, el límite del techo de gastos es de u$s 426.870 millones. El año 2017 fue el primero de vigencia de la Enmienda Constitucional del techo de gastos. El límite se definió sobre la base del gasto primario pagado en 2016 (incluidos los restos a pagar), con la corrección inflacionaria del 7,2%.

A partir de 2018, los gastos federales sólo podrán aumentar en relación al año anterior de acuerdo con la inflación acumulada conforme al Índice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) en 12 meses registrado hasta mediados del año.

El gobierno federal tuvo un ingreso de u$s 1.747 millones en dividendos de empresas estatales en el año 2017, lo que contribuyó al resultado de las cuentas del gobierno central. El número representa un crecimiento nominal del 93,7% con respecto a 2016, cuando se habían pagado u$s 901 millones en dividendos por las estatales (precios corrientes).

El mayor pagador en el año fue el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), con u$s 1080 millones. La institución de fomento fue seguida por Banco do Brasil, con u$s 435,42 millones. Además, pagaron dividendos Banco do Nordeste (u$s 31,95 millones), IRB (u$s 23,37 millones) y Caja (u$s 23,15 millones). Otras empresas pagaron u$s 152,57 millones. l

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar