Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La educación argentina no entiende que educar no es sólo instruir

por  Edgardo Néstor De Vincenzi

Rector UAI y Pte Confederación Mundial de Educación Privada
0
La educación argentina no entiende que educar no es sólo instruir

A partir del contexto y algunos acontecimientos que están sucediendo en el país, parece que reaccionamos por un momento y nos damos cuenta, que la educación argentina está en riesgo. Debemos ser conscientes que desde hace varios años, nuestra sociedad está padeciendo una crisis de formación debido a un insuficiente desarrollo de una personalidad ética, moral, creativa y resiliente.

Mismo con la infraestructura a disposición y los docentes listos para dar clases, en los últimos decenios del modernismo y posmodernismo, se redujo la educación a la información y esto no es posible.

En lo escolar se asegura la lectoescritura y la resolución de problemas matemáticos (lo que mide, por ejemplo, PISA), y se ignora y se desentiende la formación de la personalidad del ser humano que implica la ética, la moral, la creatividad, etc.

Hoy en día se invierten millones de pesos al año en salarios, capacitación de los docentes e infraestructura, pero pocas veces se pone el foco en cambiar la pedagogía y la didáctica de la enseñanza, ya sea en las escuelas públicas, como en las de gestión privada.

Antes el maestro era sinónimo de enciclopedia. Hoy está la informática que supera al profesor en el conocimiento de la ciencia. Lo que no puede la informática es aplicar ese conocimiento para formar personalidades creativas, con sentimientos.

Antes las fábricas tenían personas que realizaban tareas mecánicas. Hoy hay robots en todas las líneas de producción y profesionales al final de esas líneas de montaje que emprenden procesos creativos para la optimización de los resultados.

Hay que entender que educar no es sólo instruir, y las instituciones deberían brindar una educación personalizadora, donde quede en claro que educar no es enseñar matemática o geografía, es mucho más que eso, es enseñar a pensar, conocerse a sí mismo y crear. Es asegurar, a través de la vivencia, el acendrar vínculos, desde el amor, a la resiliencia, pasando por la autoestima, la voluntad, el espíritu de sacrificio, la creatividad y la resiliencia. Esto debe llevarse a cabo en un medio aseado, ordenado y funcional, donde se desarrolle la formación del ciudadano y del sentir patriótico.

Educar es asegurar el saber aprender a aprender creativamente los conocimientos científicos en pos de resolver y ser capaces de crear en todos los ámbitos que se aplique el conocimiento.

La educación debe preparar para la vida, lo que significa asumirla en su complejidad y diversidad, con la capacidad de mantener los rumbos o direcciones esenciales de cada sujeto. Pero con la flexibilidad y apertura a las nuevas alternativas, por lo tanto creativamente, a través de la resiliencia.

El hogar y el colegio tienen que ser laboratorios sociales, para educar al soberano con pertenencia patriótica.

Nada de lo que ocurre es por casualidad, sino causalidad. Familia, Escuela, Sociedad y Estado conforman un todo, en donde cada una de estas partes se encadena y retroalimenta, construyendo el camino por donde pasa el presente, con la historia del pasado y con consecuencias en el futuro.

Por ello, es fundamental el desarrollo en tiempo y forma de estrategias pedagógicas y curriculares institucionales que favorezcan el aprender a aprender, emprender e innovar, como Niño Empresario, Conductor Político, Ciudadano del Mundo y la Persona Resiliente.

Así se creará la inteligencia creativa y la emoción inteligente, acompañado de la implementación de diseños curriculares que favorezcan el desarrollo de competencias personales y sociales en instituciones personalizadoras, de modo de fortalecer sujetos responsables autónomos, solidarios, con juicio crítico y liderazgo democrático y patriota, a lo largo de toda la vida del sujeto.

Para formar a una persona en cualquier ciencia, hay que formarse y formar en la ‘secuencia’ de la filosofía, la política, la psicología y la sociología. No hay éxito en la vida, sin sacrificio y deseo de superación constante.

La sabiduría más importante y calificada es conocerse a sí mismo (yo soy cada momento) y saber lo que podemos hacer (yo puedo), cada día. Esto nos diferencia de cualquier máquina, que aunque es más productiva que el ser humano más capaz, no puede generar un desarrollo del pensamiento creativo.

Educar es enseñar a no llegar nunca a un objetivo final, sino al umbral de otro superador. En cualquier etapa de la vida, el que llega muere, aunque siga viviendo.

En los éxitos y fracasos de la vida, no hay casualidades, sino causalidades. Uno dice lo que sueña, lo que piensa y lo que sabe; pero enseña lo que es y lo que hace

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar