Incertidumbre

Massalin espera definiciones electorales para decidir si retoma un proyecto de inversión de u$s 300 millones

La compañía espera que se regulen los productos de tabaco calentado en el país, para avanzar en el plan que generaría más de u$s 100 millones en exportaciones anuales

Cuando en marzo pasado, el Ministerio de Salud decidió prohibir en la Argentina los dispositivos de tabaco calentado, la multinacional Philip Morris (PMI), dueña de Massalin Particulares, puso en espera un proyecto de inversiones de u$s 300 millones para fabricar en el país las cápsulas de tabaco. El objetivo era abastecer el mercado local y exportar a la región, lo que generaría ingresos por unos u$s 100 millones al año. Ahora, la compañía está a la expectativa de lo que suceda el domingo para decidir si retoma el plan o si, finalmente, se realiza en otro lado.

"La disposición nos tomó por sorpresa. Estábamos trabajando en el lanzamiento y tuvimos que frenar todo. En el contexto de la Argentina, nuestro plan no era prioridad para nadie. Ahora estamos pendientes de cómo evolucione la situación política, pero el plan sigue siendo que el proyecto se haga en la Argentina", explicó Mario Masseroli, presidente para América latina de PMI.

De concretarse, la Argentina sería uno de los primeros países de la región en producir los dispositivos de tabaco sin humo, centrales en la estrategia de la compañía para los próximos años. Hace algún tiempo, la tabacalera había anunciado que su objetivo era dejar de fabricar cigarrillos en el futuro. Y, aunque todavía no saben cuándo llegará ese hito, lo cierto es que hoy el 35% de los ingresos mundiales de la empresa provienen de los que se denominan productos sin humo.

Masseroli participó del evento que organizó Philip Morris International en Cartagena, Colombia.

Masseroli señaló que el principal problema que tienen las medidas restrictivas como las que dispuso el gobierno argentino es que se genera un mercado ilícito de dispositivos. De hecho, pese a que están prohibidos desde 2011, en el país hay cerca 500.000 usuarios de vapeadores, que usan  líquidos que no tienen ningún control de calidad, ni control sanitario.

"Si no somos nosotros, alguien más va a llenar el hueco, por eso insistimos en la búsqueda de diálogo con todos los sectores políticos. Queremos que el Estado regule, pero además, entendemos que ese cambio será mejor y más duradero si se hace por ley. Por suerte, empezamos a tener algo de eco", agregó el ejecutivo.

Matar al cigarrillo

La compañía, agregó el ejecutivo, está determinada a matar el negocio del cigarrillo y espera poder ofrecer a los fumadores (unos 1000 millones en todo el mundo y 7 millones en la Argentina) alternativas menos nocivas para la salud. Entre ellas se destaca el Iqos, la nueva apuesta que se quería lanzar en el país, que consiste en un sistema que calienta el tabaco sin llegar a la combustión y reduce en un 95% promedio las partículas dañinas en comparación con un cigarrillo convencional.

En la región todavía son pocos los países que ya apostaron por la regulación de estos nuevos dispositivos. Colombia, Uruguay y Chile son los países que tomaron la delantera. En el resto se oscila entre la ausencia de controles y la prohibición total, como en la Argentina.

PMI ya comercializa el Iqos  en más de 70 mercadosEn América latina, el dispositivo ya se vende en Colombia, Guatemala, México, Curazao, República Dominicana y El Salvador.

En la compañía destacan que los productos de tabaco calentado y sus dispositivos para calentarlos representan una alternativa para las más de 1000 millones de personas adultas que fuman alrededor del mundo. Se trata de una política que permite minimizar el daño para aquellas personas que no pueden o no quieren dejar de fumar. Se estima solo 1 de cada de 10 fumadores logra la abstinencia total de tabaco.

Philip Morris inició el despliegue de su nuevo negocio en 2014, cuando lanzó la prueba piloto de Iqos en Japón e Italia. En el país oriental, desde el lanzamiento del dispositivo, las ventas de cigarrillos convencionales tuvieron una caída del 55%, mientras que las cápsulas de Iqos ocupan hoy cerca del 40% del mercado.

PMI lleva invertidos u$s 10.700 millones en sus productos libres de humo. Además, de Iqos, el portafolio está compuesto por las unidades de e-vaper (con su marca Veev) y oral smokeless (unas bolsas de nicotina que se colocan en la parte superior del labio y son muy populares en los países nórdicos).

Temas relacionados
Más noticias de Philip Morris

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.