Franquicias

Las medialunas de Atalaya ahora tienen local en Buenos Aires: el plan para competir con Havanna

Atalaya, el histórico parador de Ruta 2 en Chascumús, finalmente aterrizará en la Ciudad de Buenos Aires. Inaugurará un local en Aeroparque. Cómo sigue su expansión. Por qué invierte $ 100 millones para duplicar su producción. Con qué productos quiere competir contra Havanna

Las medialunas de Atalaya aterrizará en dos meses en Aeroparque. La mítica marca de la Ruta 2, con 80 años de historia busca, a través del sistema de franquicias, expandirse y su objetivo final es llegar a Uruguay en los próximos cinco años.

 "La idea de expansión surgió en 2018, con nuestra primera apertura en la ciudad de La Plata, en la salida de la autopista Buenos Aires-La Plata. Abrimos ese local en diciembre de ese año", recuerda Juan Ignacio Castoldi, vicepresidente de Atalaya.

Atalaya es, para muchos, la parada obligada camino a la Costa Atlántica. El parador más famoso nació 1942, en Chascomús, como una empresa familiar dedicada a la elaboración artesanal de sus propios productos. Hoy, cuenta con dos plantas de producción y más de 200 empleados de forma directa.

El clásico arco en el kilómetro 113 en la Ruta 2, sentido a Mar del Plata, fue el parador pionero. En 2014, abrió un local del otro lado de al ruta, frente al original, en la mano hacia Buenos Aires. Y, en los últimos años, activó su plan de expansión: hoy, tiene seis franquicias; todas. en la provincia de Buenos Aires. Planea abrir tres más antes de fin de año.

"Nuestra apuesta fuerte está en Aeroparque. Es una propuesta que nos llegó hace mucho pero que, hoy, está a punto de ser una realidad. Será un local chico, un parador sin comedor, donde se podrá comprar nuestros productos y consumirlos bajo el sistema de take away", explica Esteban Irrazabal, gerente de Franquicias.  

Así será el Aeroparque Jorge Newbery desde junio, con una inversión de u$s 70 millones

eVtols: Eurnekian se suma a la llegada de los taxis aéreos eléctricos a la región

El plan de expansión de la marca familiar llegó con una fuerte inversión en la planta de producción. "Estamos destinando más de $ 100 millones para duplicar la capacidad productiva y de almacenamiento, focalizados, sobre todo, en las medialunas", explica Castoldi.

Según calcula, las mejoras estarán listas a principio del año que viene. "Hay ciertas demoras en las maquinarias que estamos adquiriendo, como consecuencia de las trabas a las importaciones", agrega el empresario.

En verano, Atalaya llega a producir 1,5 millones de medialunas por mes

La capacidad de producción hoy es de 10 millones anuales de medialunas. No se trata de un número estable mes a mes porque el verdadero boom se vive en la temporada de verano, cuando se alcanzan volúmenes récord. De hecho, en el verano de 2021, se llegaron a producir 1,5 millones de medialunas por mes.

Con la inyección de dinero anunciada, se busca es duplicar estos números. "Queremos llegar a 20 millones anuales. De esta forma, podremos abrir, en promedio, cinco nuevos locales por mes, bajo el sistema de franquicia", agrega Irrazabal.

La marca, actualmente, cuenta con un parador en La Plata, dos en Zárate (uno en la Ruta 9 de la Panamericana, en el kilómetro 84,5, y el otro en la Ruta 193), uno en General Guido (altura 249 de Ruta 2), uno en el acceso a Mar del Tuyú y otro en Canning.

La empresa también produce alfajores y conitos; busca competir con Havanna en esas categorías

La estrategia de la empresa para seguir creciendo es mantener la calidad pero con precios accesibles. "Los insumos aumentaron muchísimo en el último tiempo. El trigo subió 80% en tres meses. Sin embargo, nosotros planteamos mantener estables los precios. De abril a hoy, aumentamos el precio de la medialuna un 6%, cuando en la industria ese valor se duplicó", indica Castoldi.

La medialunas son el core del negocio. Todas son producidas en la fábrica de Chascomús. "Después, en cada local, se hornea el producto. Para nosotros, es clave mantener la calidad porque es lo que nos destaca", explica.

La empresa también fabrica todo tipo de productos de panadería, que van desde las palmeritas a variedad de facturas. Además, produce conos y alfajores, que en el último tiempo han ganado protagonismo. "Son productos premium. Buscamos competir con Havanna, aunque sabemos que somos una empresa con menos recursos", resumen en Atalaya.

El paso de la pandemia

Si bien la empresa logró hacer el gran salto de la Ruta 2 hacia otros destinos, el desembarco a Capital Federal, todavía, es una asignatura pendiente. La pandemia retrasó los planes. "Es una plaza complicada por la densidad. El objetivo es llegar en el corto plazo y el primer paso se está dando con Aeroparque. También queremos llegar a Zona Norte, a Vicente López y Olivos".

Foto familiar de la empresa en sus inicios. En 2022, cumple 80 años.

El primer acercamiento a la Ciudad de Buenos Aires se hizo en pandemia. "Conseguimos un partner para instalar un centro de horneado en Coghlan. Él hacía viandas y el negocio le había caído mucho.Así que empezamos a despachar medialunas para que se cocinaran en Buenos Aires y se vendieran online. Llegamos también a Villa Crespo y Mataderos", explica Castoldi.

"El paso próximo es abrir locales en Capital. Seguramente, serán paradores chicos para tomar café y unas ricas medialunas", finaliza.

¿Cuál es el precio de una franquicia?

"Estamos recibiendo todos los meses propuestas para abrir nuevas franquicias. Cada una es analizada", explica Irrazabal, sobre el crecimiento de la marca.

Según detalló el ejecutivo,el capital de inversión es de u$s 90.000 con contratos por cinco años, con locales que van desde los 150 a 300 metros cuadrados. 

"La facturación promedio es de $ 70 millones netos por local al año, por lo que calculamos una recuperación de la inversión en 24 meses", finaliza. 

Tags relacionados

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios