Una pizzería explicó con porciones las brechas de género y la campaña explotó

Se trata de la filial paraguaya de la firma Sbarro. Las explicaciones estaban en las cajas y hablaban no solo de salarios sino de violencia y acoso sexual.

Las diferencias entre varones y mujeres pueden verse a simple vista en la sociedad o también, para los más descreídos o dubitativos, a través de las estadísticas. A diferencia de la perspectiva personal, lo que permiten los datos es instalar los temas como un problema social, estructural, y no como experiencias individuales o "anécdotas de vida" de las mujeres. Incluso, permiten visibilizar esas realidades y a veces hasta darles existencia.

Ahora, ¿cómo se pueden reflejar esas estadísticas y, sobre todo, cómo pueden las marcas aportar al debate y la instalación de los temas en la sociedad? Un buen ejemplo es una campaña de la filial paraguaya de Sbarro, que a través de la impresión especial de esas cifras en las cajas en las que envían las pizzas, lanzaron una campaña que tuvo mucho rebote en las redes sociales.

El slogan de la campaña, que funcionaba como hashtag, fue  #ProPorciones.

"Hace años que la desigualdad de género no cambia sus proporciones. Pongamos el tema sobre la mesa", es la explicación que la marca ponía como referencia a cada una de las cifras que eligió representar, que abarcaban datos desde violencia, a salarios o acoso sexual.

Proporciones de la desigualdad. GENIOS! pic.twitter.com/hOLLnwpl5s

— Dalmirón (@DalmaBenitez) 2 de septiembre de 2017

Los datos, como la campaña era en Paraguay, hablan de la realidad paraguaya. Pero no describen una realidad particular de ese país, sino que estos números suelen replicarse a lo largo de toda América latina, o incluso en el mundo.

Los datos elegidos por Sbarro Paraguay para representar son contundentes: el 86% de las denuncias por violencia son de mujeres y niñas; el 76% de las mujeres son víctimas de acoso laboral y las mujeres paraguayas ganan 28% menos que los varones. 

En Argentina, por ejemplo, la brecha salarial entre los varones y las mujeres es del 27%, por lo que las mujeres tendrían que trabajar un año y hasta el 9 de abril del año siguiente para ganar lo mismo que un varón recibe por su trabajo de 12 meses. Si a esto le sumamos la cantidad de tiempo que ellas le dedican a las tareas domésticas (6 horas versus 3 horas ellos, aproximadamente), la jornada de trabajo y carga de tareas para las mujeres son extenuantes.

 

Temas relacionados
Más noticias de Sbarro

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés