Ciencia

No era como creíamos: así fue el verdadero origen de la vida en la Tierra

Un equipo de investigadores encontró una ruta plausible para la formación y evolución de las protocélulas, las estructuras precursoras de las células vivas.

En esta noticia

El cristianismo sostiene que Dios fue el creador del Universo, una perspectiva que difiere significativamente de la explicación científica sobre el origen de la Tierra.

Según la ciencia, hace aproximadamente 4.000 millones de años, nuestro planeta comenzó a reunir las condiciones necesarias para el surgimiento de la vida, un proceso exhaustivamente estudiado por los expertos. 

En un avance científico sin precedentes, recientemente publicado en la revista Chem, los investigadores han propuesto una vía plausible sobre la formación y evolución de las protocélulas.

Este descubrimiento arroja nuevas luces sobre los procesos químicos que podrían haber tenido lugar en las etapas iniciales de la vida, proporcionando así una base sólida para una comprensión más profunda de la complejidad de la evolución biológica.

Avance científico sin precedentes revela detalles desconocidos sobre la formación de vida en la Tierra. Fuente: FreePik. 

Adiós mala fortuna: los 4 objetos que debes quitar de tu cartera para no perder dinero

Los 4 signos que encontrarán a su alma gemela durante marzo, según el Horóscopo Chino

Descubren cómo las protocélulas simples se transformaron en estructuras complejas

Los hallazgos indican que el proceso químico fundamental de fosforilación desempeñó un papel crucial en el origen de la vida en la Tierra.

Este procedimiento conlleva la incorporación de grupos fosfato a una molécula, lo que conduce a la transformación de las protocélulas iniciales de estructuras simples a complejas de doble cadena.

Estas protocélulas estructuradas poseían la capacidad de alojar reacciones químicas y de dividirse para generar nuevas protocélulas con una variedad de funciones.

Gracias a este descubrimiento, los investigadores pueden alcanzar una comprensión más profunda sobre la evolución de la vida en sus fases primordiales.

"En algún momento, todos nos preguntamos de dónde venimos. Ahora hemos encontrado una forma plausible de que los fosfatos podrían haberse incorporado a estructuras similares a células antes de lo que se pensaba. Esto prepara el escenario para la vida", explicó Ramanarayanan Krishnamurthy, autor principal del estudio.

A pesar de que los expertos tenían indicios de que las protocélulas surgieron a partir de ácidos grasos, carecían de conocimiento acerca del mecanismo preciso que facilitaba la transición de cadenas simples a cadenas dobles más estables a través de la incorporación de fosfatos.

Descubren la clave para la formación de las primeras células. Fuente: FreePik. 

Los científicos descubren una ruta plausible para la formación de las primeras células

Para desentrañar este misterio, los científicos se propusieron replicar condiciones prebióticas en el laboratorio. Es decir, combinar sustancias químicas como ácidos grasos y glicerol, las cuales podrían haber estado presentes en la Tierra. 

De esta manera, observaron detenidamente las reacciones que se desarrollaban, incorporando otros productos químicos para generar nuevas combinaciones. 

Durante la noche, alternaron entre enfriar y calentar repetidamente las soluciones, agitándolas suavemente para estimular las reacciones. Posteriormente, emplearon tintes fluorescentes para examinar la formación de vesículas en cada mezcla.

Estas vesículas, similares a células y compuestas principalmente por lípidos, demostraron la capacidad de cambiar desde un entorno de ácidos grasos a uno de fosfolípidos durante los experimentos.

El autor principal, Sunil Pulletikurti, destacó: "Las vesículas fueron capaces de pasar de un entorno de ácidos grasos a uno de fosfolípidos durante nuestros experimentos. Esto sugiere que la Tierra primitiva tenía una química que podría respaldar esto".

Los resultados indican que los ácidos grasos y el glicerol podrían haber experimentado fosforilación, dando origen a una estructura de doble cadena más estable.

Específicamente, los ésteres de ácidos grasos derivados del glicerol pueden formar vesículas con diversas tolerancias a iones metálicos, temperaturas y pH.

Temas relacionados
Más noticias de descubrimiento