Guerra con Rusia: Ucrania se prepara para una nueva ofensiva rusa en el este

El presidente ucraniano, Volodímir Zelensky, advirtió que decenas de miles de tropas rusas se están concentrando para lanzar un ataque inminente la región del Donbás. Europa se prepara para enviar más armas.

A casi siete semanas de que Rusia lanzara la invasión sobre Ucrania, el gobierno de Volodímir Zelensky está advirtiendo que las tropas rusas iniciarán pronto un nuevo ataque en el este del país, en el Donbás.

"Los rusos no están frenando su ofensiva" dijo Zelensky ante el Parlamento de Corea del Sur, en una nueva aparición para tratar de sumar apoyo internacional. Según el presidente ucraniano, Rusia estaba concentrando decenas de miles de soldados para un nuevo ataque sobre la región.

El vocero del Ministerio de Defensa, Oleksandr Motuzyanyk, confirmó que esperan que el "combate activo" en esas áreas empiece muy pronto.

Guerra Rusia-Ucrania, EN VIVO, Día 47: el Pentágono confirma que Rusia está enviando cientos de vehículos militares y artillería al este de Ucrania

Karl Nehammer, el canciller de Austria y el primer líder europeo en tener un encuentro presencial con Vladimir Putin después de la invasión, planteó un escenario similar: "En general, no tengo una impresión optimista que pueda reportar de esta conversación con el presidente Putin", dijo y agregó: "la ofensiva [en el este de Ucrania] se está preparando a gran escala, evidentemente".

Estados Unidos también cree que Rusia está tratando de reforzar y reabastecer a sus tropas en el Donbás, según afirmó un alto funcionario en Washington.

Tras casi dos meses de guerra, Rusia tomó Jersón pero no ha logrado avances sobre ninguna de las grandes ciudades del país. Luego de un fallido intento por llegar a Kiev, el ejército ruso decidió retirar las tropas desplegadas cerca de la capital y en el norte de Ucrania, para enfocarse en el este, donde se ubican los territorios pro-rusos de Luganks y Donetsk. Rusia le exigió a los ucranianos que cedan el control de la región del Donbás a los separatistas.

La mayor victoria para Rusia en el Donbás sería capturar Mariúpol: el principal puerto del este, ubicada sobre el Mar de Azov. Hace semanas la ciudad se encuentra sitiada por las tropas rusas, que cortaron el acceso a la energía, agua y comida.

El alcalde de Mariúpol, Vadim Boichenko, le dijo a Associated Press que más de 10.000 civiles han muerto allí desde el comienzo de la invasión y que el número incluso podría llegar a los 20.000. Boichenko dijo que los cadáveres habían "cubierto las calles de nuestra ciudad".

Boichenko también denunció que las fuerzas rusas han llevado crematorios móviles para deshacerse de los cuerpos y las acusó de negarse a permitir la entrada de convoys humanitarios en un intento por ocultar las matanzas.

Por qué cualquier cosa que no sea una victoria en Ucrania puede ser el fin del reinado de Vladímir Putin

Si Mariúpol finalmente cayera, Rusia podría unir mejor las tropas que avanzan desde el este con las de Crimea e intentar rodear a las fuerzas ucranianas desde allí.

Mientras tanto, cada vez son más los expertos que pronostican que, en estas condiciones, la guerra podría extenderse durante varios meses, incluso años. Frente a esa situación, los países europeos están llevando su estrategia más allá de la diplomacia y las sanciones económicas, con un nuevo enfoque de armar urgentemente a Ucrania, y tratar de forzar un cambio en las decisiones de Putin.

El canciller alemán, Olaf Scholz, dijo que su país enviará más apoyo militar a Ucrania. Se trata de un punto de inflexión que rompe con una larga tradición alemana de no suministrar armas a otros países. Scholz, no dio detalles sobre en qué consistiría el apoyo militar, pero su ministra de Relaciones Exteriores, Annalena Baerbock, instó a enviar "armamento pesado" y dijo que no había tiempo para excusas.

El cambio se produce en medio de una encrucijada para Europa: las sanciones han hecho poco por frenar la invasión rusa y al mismo tiempo se está agotando el margen de acción, ya que varios países se resisten las medidas más duras -como el bloqueo al gas ruso, que ha sido fuertemente rechazado por Alemania; o la prohibición de importación del petróleo ruso, que cuenta con un apoyo restringido- por temor a que también afecten a sus propias economías. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.