CHINA

Evergrande evitó el default por tercera vez: cuánto debe el gigante inmobiliario chino y por qué preocupa al mundo

El gigante inmobiliario chino Evergrande pagó, sobre el filo del período de gracia, deuda por u$s 148 millones. Otro cupón por u$s 255 millones vence el 28 de diciembre próximo.

El gigante chino Evergrande evitó a último momento el default por tercera vez en el último mes, al abonar u$s 148 millones en cupones de deuda a varios tenedores de bonos que habían informado que no recibieron su pago tras el vencimiento del período de gracia a última hora del miércoles.

El gigante inmobiliario debe afrontar una deuda por más de u$s 300.000 millones. De esa abultada cifra, 19.000 millones son bonos emitidos en los mercados internacionales.

Tras Evergrande, otra desarrolladora china preocupa a los mercados: la Fed teme un contagio mundial

Evergrande al borde del default

El medio especializado chino Cailianshe informó de que varios tenedores de bonos recibieron finalmente los pagos de intereses de tres tramos de emisiones que acumulaban un total de más de u$s 148 millones vencidos el mes pasado. 

Los pagos se efectuaron al final del período de gracia de 30 días que acababa este miércoles, similar al caso de otros dos pagos de cupones en el extranjero que vencían a finales de septiembre y cuyos períodos de gracia terminaron a finales del mes pasado.

El incumplimiento habría dado lugar al default formal de la empresa y desencadenado cláusulas automáticas para otros bonos denominados en dólares de Evergrande, agravando una crisis de deuda que se cierne sobre la segunda economía del mundo que ha sacudido los mercados globales.

Evergrande tiene pagos de cupones por un total de más de u$s 255 millones que vencen el 28 de diciembre.

Evergrande: una crisis sin final a la vista

Aunque Evergrande consiguió evitar el default, los problemas del sector inmobiliario chino no muestran signos de revertirse, con una gran cantidad de deuda que vence próximamente.

Evergrande tiene pagos de cupones por un total de más de u$s 255 millones que vencen el 28 de diciembre, y se ha visto presionada por sus otros acreedores nacionales y una asfixiante restricción de la financiación ha ensombrecido cientos de sus proyectos residenciales.

La atención de los inversores se está desplazando ahora a otras promotoras con problemas de liquidez que tienen una serie de pagos en el extranjero que vencen a corto plazo, entre ellos Kaisa Group.

El gigante inmobiliario debe afrontar una deuda por más de u$s 300.000 millones. De esa abultada cifra, 19.000 millones son bonos emitidos en los mercados internacionales.

LA MIRADA HACIA PEKÍN

Aunque la Reserva Federal de los Estados Unidos advirtió esta semana que el problemático sector inmobiliario chino podría plantear riesgos globales, no hubo indicios claros de si Pekín intervendrá con un plan nacional más amplio para abordar el problema.

Sin embargo, los reguladores chinos han intentado en las últimas semanas tranquilizar a los inversores y los compradores de viviendas, diciendo que los riesgos son controlables y que se está corrigiendo la excesiva restricción del crédito por parte de los bancos.

El gobierno de Xi Jinping mantuvo reuniones con las promotoras en las últimas semanas, y el mercado espera cierta relajación en las políticas de crédito y vivienda para evitar un aterrizaje brusco del sector.

El incumplimiento habría dado lugar al default formal de la empresa y desencadenado cláusulas automáticas para otros bonos denominados en dólares de Evergrande

Estas esperanzas y el pago de Evergrande desencadenaron una recuperación de las acciones inmobiliarias chinas, con un índice de acciones clase A del sector inmobiliario que subía casi un 8% este jueves, y el índice Hang Seng Mainland Properties de Hong Kong, que crecía un 3%.

Kaisa, la otra preocupación de los mercados

Kaisa es el tercer desarrollador más endeudado en dólares del país y fue el primero en defaultear sus bonos en dólares en 2015.

Según reportó Reuters, Kaisa habría dicho en una reunión con un grupo asesores del gobierno chino, bancos y empresas inmobiliarias, que necesitaba ayuda para pagar a acreedores, trabajadores y proveedores. "Pedimos sinceramente a los inversores que den a Kaisa más tiempo y paciencia", dijo en un comunicado en su cuenta oficial de WeChat el lunes.

Los 6 países del mundo que se hicieron potencia por el hidrógeno verde

Bloomberg dijo que la empresa también canceló una reunión con inversores en sus productos de gestión de patrimonio, prevista para este miércoles.

Los rumores de incumplimiento arrastraron los bonos de otras grandes desarrolladoras del país. Country Garden (la mayor constructora de China por ventas) y China Vanke (considerada una de las empresas más sólidas del sector, debido a la participación parcial del Estado) registraron las mayores caídas de precios de sus bonos.

La compañía tiene pendiente dos pagos de intereses esta semana por casi u$s 89 millones. Fitch rebajó la calificación de Kaisa de CCC+ a CCC-, citando el deterioro de sus finanzas, las dificultades para vender activos y la deuda no declarada de su unidad de gestión de patrimonio.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.